Derivaciones inciertas

Para Gonzalo Fernández la investigación no lleva a nada

Alcántara mandó audios a otra persona y los reenvió a Del Campo, dijo.

Audiencia: Gonzalo Fernández dijo que Arturo del Campo actuó con prudencia y mostró los audios a Wilmar Valdez en una actitud “caballeresca”. Foto: Darwin Borrelli
Gonzalo Fernández dijo que Arturo del Campo actuó con prudencia y mostró los audios a Wilmar Valdez en una actitud “caballeresca”. Foto: Darwin Borrelli

La secuencia cronológica es clara. El intermediario Walter Alcántara no veía al dirigente de fútbol Arturo del Campo desde hace varios años. Solo este una vez le había dado una pequeña ayuda económica sin verlo.

Cuando se anuncia la postulación de Del Campo a la presidencia de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Alcántara lo llama telefónicamente y lo elogia. Le dice que es la única persona honrada y adecuada para el cargo.

Del Campo le agradece el llamado. Pero le dice que cuenta con solo cuatro votos de clubes y que es muy difícil que pueda ganar la presidencia.

Después de eso, Alcántara lo vuelve a llamar y le envía mensajes de audio a través de Whatsapp que Del Campo no toma en cuenta por estar inmerso en la campaña electoral.

Después Alcántara le envía otro mensaje diciendo que tenía grabaciones vinculadas a la gestión de Wilmar Valdez en la AUF. Del Campo escucha un par de mensajes. Luego Alcántara lo invita a que vaya a su casa a escuchar por lo menos cuatro horas de grabaciones. Del Campo le contesta que no tiene tiempo esos días para ir a escuchar ese material y si tiene que ver con la gestión de la AUF, le mande lo que considere oportuno.

"En la Fiscalía quedó claro que quien tenía las grabaciones y las ofreció a Del Campo fue Alcántara. Mi cliente aceptó recibirlos", dijo ayer a El País el abogado de Del Campo, Gonzalo Fernández.

Grabaciones generan dos líneas de investigación

En 50 días, la fiscal Silvia Pérez indagó a los dirigentes de fútbol, Wilmar Valdez, Arturo del Campo y José Luis Palma y al periodista Julio Ríos sobre la eventual existencia de un complot para obligar al expresidente de la AUF a renunciar a su cargo y bajarse de su candidatura. Los audios generarán, además, que la fiscal indague lo que estos dejan traslucir: la existencia de sobreprecios en obras en el fútbol uruguayo. La fiscal dijo a El País que esa será una investigación de largo aliento.

Ante la fiscal Silvia Pérez, Alcántara declara haber editado algunas partes de cinco grabaciones que realizó a Valdez en 2015 y 2016. El lobista envía 21 audios editados a Del Campo. En el momento en que del Campo los recibe, se encuentra en una reunión de fútbol. A su lado se encuentra el presidente de Liverpool, José Luis Palma. Cuando escucha los audios que involucrarían a Valdez, Del Campo se pone muy nervioso. "Primero, Del Campo no sabe si esos audios son ciertos o no. Segundo, no tiene idea de dónde provienen. Tercero, son grabaciones de un par de minutos de duración y no puede conocer el contexto general de los mismos", agregó Fernández.

Walter Alcántara llega a la Fiscalía de Cerrito. Foto: Fernando POnzetto.
Walter Alcántara.Foto: Fernando Ponzetto.

Ante ello, Del Campo consulta al abogado Juan Andrés Ramírez, especializado en Derecho Civil. El profesional escucha lo que le enviaron y señala que, a su juicio, no existe ningún elemento probatorio firme de delito y que además no tiene ninguna obligación de denunciar penalmente porque no es un funcionario público.

Del Campo comenta este asunto con Julio Ríos con quien tiene una relación de amistad. Julio Ríos le dice que también recibió audios de un teléfono que comienza con la característica 093. Es igual que la característica del número de Alcántara, aunque eso no quiere decir nada. Julio Ríos le sugiere consultar a un abogado penalista amigo, que es el doctor Jorge Barrera. Este profesional escucha los audios y coincide con Ramírez. Pero les aconseja que, dada la relación de amistad y de conocimiento que tienen con Valdez, vayan en forma caballeresca a hablar con él y a decirle lo que les han mandado. "Sobre todo porque en el caso de los audios que recibe Del Campo, estos aparecen reenviados. Quiere decir que hubo otro envío", dijo Fernández en una entrevista concedida a El País.

—¿Quiere decir que Alcántara mandó los audios a otra persona y los reenvió a Del Campo?

—Aparentemente. Ríos convence a Del Campo y van a ver a Valdez. Le hacen escuchar los audios. Valdez escucha uno o dos audios y les dice que ya sabe quién es Alcántara. Que hace tiempo que lo viene presionando, chantajeando. El asunto queda ahí.

—¿Valdez le dijo a Del Campo y a Ríos que Alcántara lo estaba chantajeando?

—Sí. El asunto queda ahí. Incluso Valdez continúa haciendo campaña por la reelección en la AUF. En la declaración que ha hecho en la Fiscalía, Valdez en dos oportunidades consecutivas declaró que descarta todo tipo de mala intención por parte de Del Campo por hacerle escuchar la grabación. Creo que eso no tiene ninguna relevancia penal. Y la prueba más concluyente es que luego Valdez presenta una denuncia contra Alcántara.

¿La insistencia de Alcántara genera alguna sospecha a Del Campo?

—Alcántara manda mensajes y mensajes a Del Campo. Este sospecha que Alcántara puede ser instrumento de alguien. Y entonces le dice a Palma, que estaba con él el día que recibió los mensajes, que trate de averiguar si había o no alguien atrás de los audios.

—¿Eso motivó que Palma fuera a la casa de Alcántara?

—Sí. Y después de la conversación, Palma salió con la convicción de que era un acto individual de Alcántara. Que a su vez ha declarado que a él le ofrecieron toda y que por una cuestión ética no quiso vender esas grabaciones. Francamente creo que de parte de Del Campo hay un actitud prudente como haría cualquier ciudadano que le mandan esos audios.

—¿Cree que hay una intencionalidad de dañar la imagen de Del Campo y afectar su candidatura a la AUF?

—Hay un daño moral, a la imagen, a la honra y a la reputación de Del Campo. Si acá hay algo orquestado detrás por terceros, que no lo sé, lo real y lo concreto es que Del Campo es una víctima más de este asunto.

Esta investigación ya lleva 50 días. ¿Va a terminar en algo?

—Ha sido una investigación muy meticulosa. Me parece que es una investigación que no conduce a nada. A mi juicio se debería archivar el caso.

"Pueden querer matarnos a los dos de un solo movimiento"

Arturo del Campo, Walter Alcántara y Wilmar Valdez. Foto: El País
Arturo del Campo, Walter Alcántara y Wilmar Valdez. Foto: El País

El País accedió a tres conversaciones de Whatsapp entre el dirigente Arturo del Campo y el periodista Julio Ríos. La charla revela que Del Campo ya sospechaba que alguien buscaba desacreditarlo y afectar su imagen pública al enviarle los audios grabados por el lobista Walter Alcántara al entonces presidente de la AUF, Wilmar Valdez.

Del Campo: Lo que tenemos que hacer es tratar de pensar con tranquilidad. Lo que tenemos que pensar es cuál es la jugada detrás oculta en esto. Julio, quedate tranquilo que algo hay. Después te llamo. Mirá, Julio, tenemos que ser muy cautos porque estos tipos tienen una estrategia y se están jugando millones de dólares. Y lo único que no debemos hacer es apresurarnos y ser tontos útiles de algo que de repente nos puede perjudicar.

Julio Ríos tenía la convicción de que había que hablar con Valdez y mostrarle la existencia de los audios enviados por Alcántara. En ese momento, Del Campo creía que la mejor salida era quedarse quietos. Finalmente, primó la posición del periodista deportivo.

Ríos: Arturo, si vos pensás de esa manera me parece perfecto. Yo no pienso de esa manera. Considero que, al contrario, el quedarte quieto te puede llegar a perjudicar. Una charla de amigos, ir a comentar con alguien una cosa, no creo bajo ningún punto de vista que sea negativo. Pero bueno está bien.

Del Campo: Me aconsejan que no vaya a hablar con Wilmar. Me dicen que tal vez es lo que ellos (los supuestos autores de la maniobra) quieren. Lo único que te pido que no lo comuniques a más nadie. Ni al Puma (presidente de Nacional, José Luis Rodríguez) ni a más nadie. Tenés que entenderme, Julio. No es un tema de indecisión. Ni siquiera los abogados están de acuerdo en el tema. Por alguna razón me mandan a mí los audios. Un paso mal dado puede tener repercusiones insospechadas. No son boludos. Y pueden querer matarnos a los dos con un solo movimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º