AUDITORÍA Y DENUNCIA

Fiscalía investiga compras millonarias del Mides “innecesarias” y “superpuestas”

El fiscal de Delitos Económicos Enrique Rodríguez investiga compras millonarias “superpuestas” e “innecesarias” efectuadas durante la gestión anterior del Ministerio de Desarrollo Social.

El fiscal de Delitos Económicos, Enrique Rodríguez, investiga una denuncia sobre la gestión anterior en el Mides. Foto: Fernando Ponzetto
El fiscal de Delitos Económicos, Enrique Rodríguez, investiga una denuncia sobre la gestión anterior en el Mides. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Una auditoría sobre la gestión anterior del Ministerio de Desarollo Social (Mides) detectó compras millonarias “innecesarias” y “superpuestas” de material de limpieza y equipamiento destinado a refugios. Ese informe hoy es analizado por la Fiscalía.

Según fuentes del caso, el Mides efectuaba cambios de heladeras, microondas, hornos y cocinas de los refugios y luego éstos electrodomésticos no regresaban a los depósitos de la cartera. Hasta ahora se desconoce cuál fue su destino.

La auditoría, que fue agregada a una denuncia presentada por el actual gobierno, señala que no existía supervisión alguna sobre los electrodomésticos entregados a los refugios.

“Los mecanismos de control para el ingreso, almacenamiento y egreso de bienes en los depósitos auditados resultan ser insuficientes, presentan debilidades y, en algunos casos, son inexistentes”, dice el informe en poder del fiscal especializado en Delitos Económicos, Enrique Rodríguez.

Y agrega: “Lo anteriormente mencionado impide asegurar la transparencia y confiabilidad del sistema de registros (de bienes en los depósitos del Mides). Dicho sistema presenta problemas de integridad que podrían evidenciar posibles diferencias materiales entre los inventarios (de productos en los depósitos) y esos registros” documentales.

La auditoría del Mides también señala que “no se puede afirmar” que todos los electrodomésticos adquiridos y donados por el ministerio “lleguen a la población objetivo”, lo que implicaría un “elevado riesgo de posible fraude”,

En ese sentido, un funcionario del Mides, que realizaba los recambios de electrodomésticos en los refugios del “Programa Calle”, relató a los auditores que, en una ocasión, trasladó dos heladeras a uno de los centros. Allí observó que estas, cuyo recambio había sido solicitado por el refugio, no estaban rotas sino sucias.

El funcionario dijo que entregó las heladeras nuevas como le habían ordenado y se llevó las antiguas. Una de ellas hoy está en un depósito del Mides y la otra es utilizada por personal de un sector de la cartera, agregó.

Ese es uno de los decenas de ítems de la denuncia presentada el 4 de febrero de este año por el entonces director General de Secretaria del Mides y hoy asesor directo del presidente Luis Lacalle Pou, Nicolás Martinelli, y el abogado penalista Gustavo Bordes.

Sobrestock de productos.

El trabajo de la auditoría, incluida en la denuncia penal, menciona también la compra de bienes de alto valor que luego quedaron abandonados en los depósitos del Mides.

La denuncia señala que, en 2016, el Mides adquirió en US$ 67.000 dos máquinas enfardadoras de material para los recicladores. Una de ellas quedó abandonada en los depósitos de dicho ministerio.

Otra compra destinada a los recicladores fue la de siete generadores de energía. Solo uno de ellos fue entregado a recicladores, pero como no tenían dinero para la nafta lo devolvieron. Los siete hoy se encuentran en los depósitos del Mides. Costaron un total de US$ 31.500.

Las compras “superpuestas” y “sin control de stock” también serán investigadas por el fiscal Rodríguez, quien establecerá si en la gestión anterior, en el gobierno del Frente Amplio, existieron hechos delictivos o no.

Fachada del Mides. Foto: Fernando Ponzetto
Fachada del Mides. Foto: Fernando Ponzetto

Por ejemplo, el Mides adquirió 1.760 litros de cera para piso en $ 100.000. La auditoría constató que la cartera utilizaba 240 litros por año. Es decir, el Mides compró cera para siete años y tres meses. Sin embargo, ese material vence a los tres años.

Hoy, en los depósitos de la cartera, hay cera vencida y botellas rotas.

También llamó la atención de los auditores la compra de 63.000 esponjas de aluminio en $ 50.000, destinadas a los refugios. Según la denuncia, gran parte de esas esponjas están oxidadas.

Entre 2018 y 2019, el Mides adquirió 75.000 pañales para bebés prematuros. Esas compras se hicieron en tres ocasiones. En lugar de detectar el error y cambiarlos por pañales para geriátricos, muchos pañales para prematuros se vencieron y otros fueron donados al Hospital Pereira Rossell.

Según las fuentes, las compras de pañales para bebés prematuros superaron largamente las adquisiciones del propio Pereira Rossell. La Unidad de Atención Temprana del hospital atiende a 1.800 bebés al año, la mayoría prematuros.

Daños.

La falta de control en la cartera de Desarrollo Social no era solo de los stocks de materiales, advierte la denuncia.

La auditoría realizada por este gobierno detectó que funcionarios del Mides arrancaron de los camiones un equipo informático denominado Sistema de Control Vehicular (Siscove), el que fue desarrollado por Ancap, que permite sistematizar el consumo de combustible y establecer, gracias a un GPS, la ubicación de los vehículos. Al no tener esos dispositivos, nadie podía controlar a dónde iban esos camiones.

La denuncia también incluye pagos del Mides a médicos cubanos en función de un borrador de un contrato en lugar de hacerlo en base al original acordado por las partes. Ese supuesto error o negligencia llevó que se pagara US$ 72.000 más a los profesionales en un plazo de tres años, según el escrito.

La auditoría también encontró 7.000 tickets de alimentación vencidos por un total de $ 600.000.

La denuncia, además, incluye el hallazgo en el puerto de Montevideo, al inicio de la pandemia en marzo del 2020, de un contenedor abandonado con insumos médicos como máscaras para respiradores, tapabocas, tubos de oxígeno y jeringas, entre otros materiales.

Otro tema a estudio de la Fiscalía es la presencia de un empleado de una empresa de ascensores que tenía una oficina montada en una sala de máquinas del Mides.

Precisión: En una primera versión de este artículo se publicó que la auditoría detectó 7.000 tickets de alimentación vencidos cada uno por un valor de $ 600, cuando lo correcto es que se encontraron 7.000 tickets vencidos por un valor total de $ 600.000.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados