NARCOTRÁFICO

Fiscalía acusó a tres personas por tráfico de 500 kilos de cocaína en un jet privado

La Justicia ordenó ayer el inicio del proceso penal contra los imputados. Suboficial policial está dispuesto a colaborar con la investigación de Fiscalía.

Audiencia de formalización por el caso de la cocaína enviada a Europa desde el aeropuerto de Carrasco. Foto: Marcelo Bonjour
Un funcionario de la Fuerza Aérea admitió a la Fiscalía que recibió un sobre con US$ 30.000 para “hacer la vista gorda”. Foto: Marcelo Bonjour

Los movimientos del suboficial policial dentro del Aeropuerto de Carrasco parecen ser sacados de una película. Las filmaciones obtenidas por la Fiscalía de la Ciudad de la Costa revelan que el agente ingresó a la terminal aérea un día que tenía libre. Como conocía al dedillo el aeropuerto, caminaba por “puntos ciegos” para evitar ser filmado.

El policía se dirigió a la Sala VIP. Su presencia -jamás iban a ese lugar agentes de Interpol- y las preguntas que hizo llamaron la atención de los funcionarios de ese sección. “¿De acá salen los vuelos privados?”, inquirió el suboficial pese a que hace más de dos décadas que trabaja en el aeropuerto.

Semanas más tarde, la fiscal de la Costa Patricia Rodríguez interrogó a todos los funcionarios de la Sala VIP. Uno de ellos le relató que el suboficial mantuvo un intercambio con uno de los pasajeros extranjeros que viajó en el avión jet cargado con 500 kilos de cocaína detenido en Europa.

En tanto, un funcionario de la Fuerza Aérea acusado recibió llamadas a su celular de parte del suboficial. Como tenía el cargo de supervisor, abandonó sin problemas su puesto de trabajo en el sector BHS, ubicado en el entrepiso, donde se controla el equipaje despachado por los pasajeros de los vuelos comerciales. Y caminó una buena distancia hasta la Sala VIP. Como había terminado el horario de un subalterno, ocupó su puesto de control. Ayudó a los empleados de la Sala VIP a cargar las valijas con drogas y no dio la alarma a la Brigada Antidrogas cuando estas pasaron por el escáner con cocaína pura escondida debajo de unas pocas ropas.

El policía, un funcionario de la Fuerza Aérea y su exesposa, fueron acusados ayer por la fiscal Rodríguez. El suboficial y el militar fueron imputados de los delitos de cohecho (coima) y tráfico de drogas por la jueza de la Ciudad de la Costa, María Elena Iriarte, a pedido de la Fiscalía. La exesposa del militar fue acusada de un delito de receptación.

Dejar pasar.

A mediados de este año, el suboficial entregó al funcionario de la Fuerza Aérea US$ 30.000 dentro de un sobre para que “hiciera la vista gorda” cuando las valijas con drogas pasaran por el escáner. El militar guardó en la casa de su exmujer, en Montevideo, la suma de US$ 24.000. Gastó los US$ 6.000 restantes en reparar su casa y en adquirir electrodomésticos.

El suboficial y el funcionario de la Fuerza Aérea enfrentarán una prisión preventiva de 180 días. La jueza María Elena Iriarte coincidió con la Fiscalía sobre que ambos podrían obstaculizar la investigación y había riesgo de fuga.

La prisión de los dos funcionarios públicos cayó como un balde de agua fría en el Aeropuerto de Carrasco y en la ciudad de Toledo, Canelones. El suboficial era una persona muy querida. Su padre es un retirado policial y tres de sus hermanos también son policías.

Quedó viudo hace dos años y tiene una hija. Su actual pareja, a quien se le encontraron US$ 11.300 en su vivienda y alegó que eran suyos, trabaja en una repartición policial en el Aeropuerto de Carrasco. No fue acusada ayer por la Fiscalía.

En la audiencia, el suboficial vestía una campera de cuero, un buzo con cuello tipo polera de lana, pantalones amarillos y zapatos deportivos amarillos. Lucía un corte de pelo elegante. En todo momento mantuvo un rostro pétreo.

Juzgado donde se realizó audiencia por caso de cocaína a Europa. Foto: Marcelo Bonjour
Un suboficial y un militar fueron acusados. Foto: Marcelo Bonjour

Al finalizar el trámite judicial, el abogado del suboficial, Ramón Ramírez, trasmitió a la fiscal Rodríguez, que su cliente estaba dispuesto a colaborar con la investigación.

El funcionario de la Fuerza Aérea también era de Toledo. Era una persona muy apreciada por sus compañeros.

Durante la audiencia se le veía relajado. Al final escuchó por lo bajo a la fiscal Rodríguez durante varios minutos y sonrió en dos oportunidades. Lucía el clásico corte de pelo realizado por un peluquero de la Fuerza Aérea. Vestía una campera de cuerina, un buzo, una pantalón babucha gris y unos championes negros.

Su exesposa vestía canguro gris, calza negra y zapatos deportivos. Su rostro denotaba un gran cansancio.

Valijas llenas.

Según información aportada por Europol a la Fiscalía de Ciudad de la Costa, se pudo establecer que el 16 de mayo de 2019 se incautaron aproximadamente 500 kilos de sustancia estupefaciente, en concreto cocaína, en Suiza.

La droga se encontraba en el interior de 25 valijas pertenecientes al vuelo privado de la empresa Businessair.

El avión arribó al Aeropuerto Internacional de Carrasco el 13 de mayo de 2019 a las 23:51 horas y partió el 15 de mayo a las 19:12 horas con destino a la ciudad de Niza, Francia.

Avión detenido en Francia que transportaba cocaína proveniente de Uruguay. Foto: europol.europa.eu
Avión detenido en Francia que transportaba cocaína proveniente de Uruguay. Foto: europol.europa.eu

Según el relato de la fiscal Rodríguez en el Juzgado de la Ciudad de la Costa, el arribo y salida de los ocupantes se realizó a través de los Servicios Preferenciales del Aeropuerto Internacional de Carrasco (o sea, la Sala VIP).

Las filmaciones muestran que los diez europeos descendieron del avión y después entraron a la Sala VIP. Sus 22 valijas tenían poco peso por la facilidad con la que fueron manipuladas, según concluyeron los investigadores.

En la partida, realizada el 15 de mayo de 2019, las filmaciones establecen que la tripulación pasó por el escáner con su equipaje de mano y una valija de color negro grande.

Luego pasaron 39 valijas, donde se aprecia -por la forma en que fueron manipuladas- que tenían un peso mayor al de la llegada al país. A continuación, pasaron los pasajeros por debajo del arco detector de metales.

Según la fiscal, lo que correspondía era utilizar una paleta detectora de metales para revisar en forma directa al pasajero que ya pasó por el arco. Ello no se hizo.

La fiscal agregó que el militar se ofreció a realizar el control de las valijas de los traficantes con la excusa de llevar a la Sala VIP el curriculum vitae de un familiar y no llevó la paleta detectora de metales.

Expareja de militar: “Estoy apretada, llevate esta plata”

La Fiscalía pidió a la Justicia de la Ciudad de la Costa medidas de interceptación de los teléfonos del suboficial policial y del funcionario de la Fuerza Aérea. Así pudo establecer que el suboficial policial, quien no trabajó ese día en el Aeropuerto, efectivamente se comunicó con el militar el 15 de mayo aproximadamente a las 19:00 horas. Entre el mes de abril y mayo de 2019 tuvieron 16 contactos. Además, el militar mantuvo comunicaciones con su esposa, de quien actualmente se encuentra separado aunque mantiene contacto ya que ambos tienen un hijo en común.

En una conversación mantenida entre ambos el 30 de julio de 2019, la mujer le dijo que se sentía “apretada” (con miedo) por tener US$ 24.000 guardados en su casa.

El funcionario de Fuerza Aérea le señaló que se quedara tranquila, que “no hay prueba de nada”. Luego le preguntó si “quería que saque eso de ahí”.

El 12 de agosto del 2019, personal policial, realizó un allanamiento, inspección ocular autorizada y detención del militar. En su domicilio se incautó un teléfono celular marca Samsung A20 y una laptop marca Acer.

Asimismo, se relevaron fotográficamente reformas en la casa realizadas hace poco y también en curso, así como electrodomésticos que fueron adquiridos recientemente (heladera, equipo de música, televisor, consola de videojuegos, cocina).

Dadas las evidencias obtenidas por la Fiscalía, el militar admitió los hechos. Declaró haber sido convocado por el suboficial para intervenir en la salida de un vuelo privado el pasado 15 de mayo, y que su trabajo consistía en “dejar pasar unas valijas que traían droga”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)