CON LAS TARJETAS DE TODOS

Fiscal cuestiona actos de De León, pero archiva la causa

Invoca el principio de lesividad y escasa entidad de gastos con las tarjetas.

Leonardo de León por Arotxa
Leonardo de León por Arotxa

El entonces director y luego presidente de ALUR, Leonardo de León, hizo un "uso discrecional de tarjetas corporativas" de la empresa en el país y en el exterior, "por sumas significativas y sin rendir cuentas" y "no es razonable" que la necesidad de incurrir en gastos de representación "se verificara en la cantidad de situaciones en las que quedó acreditado el uso de las tarjetas (151)" ni "tampoco es razonable que en algunos casos se usara la tarjeta con la finalidad de cubrir gastos de alojamiento, pues se supone que tales gastos se hallaban cubiertos por los viáticos recibidos".

Tales son los principales cuestionamientos realizados por el fiscal especializado en Crimen Organizado, Luis Pacheco, al uso de las tarjetas corporativas realizados por el hoy senador de la Lista 711.

Pacheco resolvió ayer archivar el caso porque "le faltaron elementos" para poder procesar a De León, dijo en una entrevista concedida a El País el fiscal especializado de Crimen Organizado.

En su dictamen, Pacheco advirtió que si bien los ejemplos demuestran "un uso claramente indebido de la tarjeta" de ALUR, los principios de lesividad y de intervención mínima del Derecho penal y la relativamente escasa entidad de tales gastos, conducen a la Fiscalía a no requerir el inicio de un proceso penal y a no formular requisitoria por presuntos delitos de apropiación indebida.

Dudas.

Según el fiscal, "párrafo aparte" merecen algunas situaciones puntuales examinadas: por un lado, el gasto de alojamiento incurrido por el denunciado en el Hotel Santa Cristina, de Durazno, el 30 de octubre de 2013, ya que en este caso el motivo de su presencia en dicha ciudad fue el de asistir a un evento de la "Fundación Propuesta Uruguay 2030", ajeno por completo a la gestión de ALUR.

Para Pacheco, surgen "serias dudas" respecto de un gasto en el Hotel Alvear de Buenos Aires, el 6 de agosto de 2014, fecha en la que casualmente se lanzaba en Argentina la fórmula presidencial Vázquez-Sendic, que se hospedó en el mencionado hotel; un gasto en un restaurante de Cataratas del Iguazú el 5 de abril de 2014, y otros, en los que a juicio de la Fiscalía fueron insuficientes las explicaciones brindadas por el indagado, por cuanto invocó reuniones y acuerdos de cooperación con distintos empresarios, pero no específicamente en las fechas de los gastos.

La Fiscalía concluyó que el entonces director y luego presidente de ALUR hizo un uso discrecional de la tarjeta, y puede decirse —en consonancia con las conclusiones de la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep)— que incurrió en conductas contrarias "al principio de probidad" (honradez) en la función pública, por "una despreocupada" administración de dineros que en un 90,79% se trataba de dineros públicos.

Pacheco solicitó a la jueza especializada en Crimen Organizado, Beatriz Larrieu, que cite a De León para indagarlo sobre sus vínculos con un individuo acusado de lavar dinero en España. La Fiscalía entendió, además, que el exgerente de ALUR, Manuel González, no incurrió en delito en la construcción de la planta de bioetanol en Paysandú.

El presidente de la Jutep, Ricardo Gil Iribarne, dijo a El País que respeta el dictamen de Pacheco y no quiso opinar sobre el mismo. De todas formas, Gil Iribarne consideró que "sí hubo violaciones de normas" por parte de De León, pero que estas no se relacionan con el Código Penal. Según el titular de la Jutep, De León "violó normas" de conducta de los funcionarios públicos.

Foto trucada.

En la mañana de ayer, el abogado de De León, Ignacio Durán, dijo a El País que presentaría un escrito ante la Justicia sobre que el senador frenteamplista no posee la foto original que lo muestra dentro de un avión de ALUR. "Como le puse en el escrito a la fiscal, si tuviésemos la foto original ya habría sido agregada en la denuncia", dijo. 

La foto que circuló por las redes sociales y que hoy es investigada por la Justicia tras una denuncia del propio legislador, muestra a De León sonriendo frente a una botella de whisky Chivas Regal.

La semana pasada la fiscal Sylvia Gari solicitó a De León que aportara la foto original sobre la que supuestamente se montó la imagen de la botella de whisky. Una fuente de la investigación indicó a El País que en el expediente no hay ninguna pericia oficial sobre la foto. Y agregó que la defensa de De León no presentó una pericia, sino que agregó un CD con una grabación que carecía de firma.

Durán pidió la clausura del expediente sobre difamación e injurias. La fiscal Gari accedió porque se trata de una instancia de partes. Sin embargo, entendió que debía continuar la investigación sobre una eventual falsificación documentaria.

En un escrito presentado ante la jueza Ana Ruibal, Gari explicó que dicho ilícito supone la investigación de oficio, y advirtió que aún no se ha podido realizar la pericia porque la Dirección de Policía Científica solo cuenta con una captura de pantalla de la fotografía a periciar y, por consiguiente, no es ese el archivo adecuado para tales efectos.

Andrés Ojeda, abogado del ex diputado colorado denunciado Leonardo Vinci, dijo a El País que si se prueba que la foto con la botella de whisky es verdadera, evaluará presentar una denuncia penal por simulación de delito contra De León.

Por su parte, Vinci dijo a El País que De León habrá viajado tanto que no recuerda quién lo acompañó en el avión y sacó la foto en cuestión. Agregó que el senador frenteamplista manejó su nombre como forma de perjudicar al Partido Colorado y agregó. "El daño ya está hecho. Mi credibilidad fue puesta en tela de juicio. O mintió el senador De León o mentí yo. No soy mentiroso".

Ayer Durán dijo que De León no recuerda quién le sacó la foto original. "No lo recuerda, no tiene ni idea. Pasaron muchos años aparte, no lo sabe", afirmó.

Pacheco- Fiscal especializado en crimen organizado
ALUR no denunció a De León
Luis Pacheco en conferencia de prensa. Foto: Gerardo Pérez

—En su dictamen hay cuestionamientos a la conducta de Leonardo de León, pero no tipifica delito. ¿Por qué?

—Primero, porque Ancap es una empresa pública y ALUR es una sociedad privada con participación mayoritaria de dicho ente. Los funcionarios y directivos de ALUR no son funcionarios públicos. Si fueran funcionarios públicos se les aplican una gran cantidad de otras normas de responsabilidad y administración financiera. Por ejemplo, los gastos de representación tienen que estar especialmente previstos en las empresas estatales. Y la otra gran diferencia con Ancap es que ALUR no tenía una reglamentación sobre el uso de tarjetas corporativas.

—¿Pudo exigir a De León que agregase comprobantes de gastos con tarjetas?

—No puedo hacerlo. De León acreditó la mayoría de los gastos; se referían a erogaciones en alojamientos, combustible, transporte y alimentación. Todos vinculados a viajes. Y hay algunos gastos, por ejemplo el del hotel de Durazno, que está comprobado que no tiene nada que ver con ALUR.

—¿Ahí no hay una apropiación indebida por parte de De León?

—El delito que podría caber sería el de apropiación indebida. Pero por dos motivos no pido el procesamiento: primero porque no hay denuncia del propio damnificado que es ALUR. La empresa debió decir acá hay alguien que está usando la tarjeta y la está usando mal. Pero no la estaba usando mal desde el momento que no había una reglamentación en ALUR. ¿Cómo puedo saber que ese combustible que ponía era para él (De León) o para ALUR? Es imposible. El tema empieza a fallar por la ausencia de reglamentación y de legislación sobre el funcionamiento de estas empresas subsidiarias. Algún día eso se debe legislar. Reitero, no pido el procesamiento porque la propia empresa no lo denuncia ni tampoco la accionista minorista (Pdvsa) lo hizo. Segundo, por el monto de lo poco que tengo acreditado que no tiene nada que ver con ALUR que podría ser apropiación indebida.

—¿Cuánto es ese monto?


—Estamos hablando de mil y pocos pesos. No pido el procesamiento por la apropiación indebida de nadie por $ 1.500.

—Entonces no se pide reproche penal por el escaso monto de los gastos.

—De los pocos casos de gastos que no tienen vinculación con ALUR. Hay dudas sobre otros gastos en las Cataratas. Y en Derecho Penal la duda favorece al indagado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)