JUSTICIA

Fiscal archivó causa por denuncia a Muñoz tras llamar "plaga" a neopentecostales

El fiscal Carlos Negro explicó que coincide con la postura tomada por la fiscal Silvia Pérez, quien ya había archivado la causa antes de que los denunciantes solicitaran el reexamen por parte de otro fiscal.

María Julia Muñoz. Foto: EFE
María Julia Muñoz. Foto: EFE

El fiscal Carlos Negro, a cargo de la Fiscalía Penal de Montevideo de Flagrancia y Turno de 2º turno, archivó este lunes una denuncia por incitación al odio o desprecio presentada contra la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz.

Negro consideró que no existió un hecho delictivo en las expresiones efectuadas por Muñoz, que realizó a través de WhatsApp en un grupo del Frente Amplio. 

La ministra había definido como "plaga que aumenta" a los "neopentecostales", lo que hizo que los diputados evangélicos del Partido Nacional se dieran por aludidos y decidieran presentar la denuncia, pedir a Tabaré Vázquez su remoción y llamar a Muñoz al Parlamento para exigirle explicaciones. 

El hecho ocurrió en el marco de un debate asociado a la edad de los dirigentes que ocupan cargos de gobierno donde la ministra dijo estar preocupada por los "neopentecostales". "Sector, para no decir plaga que aumenta, y si me preocupa es porque no sabemos crear una utopía de hombre nuevo en siglo XXI y nos pisan los talones", advirtió acerca del avance de los evangélicos.

El fiscal Negro explicó que coincide con la postura tomada por la fiscal Silvia Pérez, quien ya había archivado la causa antes de que los denunciantes solicitaran el reexamen por parte de otro fiscal. 

Según lo expresado en el documento adjuntado por la Fiscalía General de la Nación, el delito no llegó a cometerse ya que las "expresiones analizadas fueron dirigidas a personas determinadas y en una comunicación privada, utilizando para ello un medio electrónico de mensajería, como lo es el WhatsApp". 

Se trata de una aplicación que implica "un sistema de comunicaciones entre personas concretas, y por tanto privado. Así que el uso de lo que se diga debe restringirse a ese ámbito en principio. Que el grupo de WhatsApp sea más o menos grande no quita el carácter privado ni que su divulgación fuera de él no deba ser considerado un acto ilícito”, explicó Negro. 

"Y tal es así, que la filtración de una comunicación de WhatsApp por persona ajena a la conversación, podría concurrir en un delito de violación de correspondencia. (Art. 296 CP). Lo que en cambio no ocurriría si esa divulgación fuere hecha por quien fuera uno de los interlocutores, que si bien podría violar el derecho a intimidad de las personas, no configuraría una intrusión indebida en la comunicación, y por tanto se trataría de una conducta atípica", agregó. 

El fiscal indicó además que en este caso concreto las personas conocieron los detalles de la conversación no porque la propia ministra los hubiese difundido sino por una tercera persona, "la que sin el consentimiento de aquella se las proporcionó a un medio de prensa". 

"La calificación de 'peste' a las religiones pentecostales, bien puede considerarse como ofensiva, y de haberse expresado en forma pública o mediante cualquier medio apto para ello –según reza el art. 149 bis– podría haber configurado el delito de instigación al odio o el desprecio hacia determinadas personas en razón de su religión", expresó el fiscal. 

Finalmente Negro concluyó: "En tanto la comunicación de mensajes tiene la naturaleza de privada y su divulgación excedió la finalidad de la denunciada, sin intención de incitación, siendo el producto de una filtración ajena a su voluntad, no habría medio típico, pero tampoco dolo, y por tanto no se verifica conducta delictiva, quedando las expresiones de (la ministra) en el ámbito de la reserva de la intimidad de las comunicaciones privadas". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)