Justicia

Fiscal apuntó a complot y a un pago por audios

El intermediario Walter Alcántara declaró como indagado.

Denuncia: el lobista Walter Alcántara testificó durante tres horas ante la fiscal Silvia Pérez sobre los pedidos de dinero a Wilmar Valdez. Foto: Darwin Borrelli
Alcántara testificó durante tres horas ante la fiscal Silvia Pérez. Foto: Darwin Borrelli

"¿Por qué usted tiene tantas llamadas de (José Luis) Palma?", fue una de las primeras preguntas de la fiscal de Flagrancia de 3er Turno, Silvia Pérez, al intermediario Walter Alcántara.

La fiscal tenía en su poder cientos de hojas de Policía Científica que contenían los registros de llamadas realizadas por Alcántara entre 2015 y 2018.

El lobista, que declaró en calidad de indagado tras una denuncia presentada por el expresidente de la AUF, Wilmar Valdez por una supuesta extorsión o chantaje con audios de conversaciones privadas, sostuvo que Palma no escuchó ni quiso recibir los audios.

Según Alcántara, el único que recibió 21 audios editados fue Arturo del Campo, entonces candidato a presidir la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). "Palma no estaba de acuerdo en que llevaran los audios (Del Campo y Julio Ríos) a Valdez", señaló Alcántara.

Dijo que Palma le trasmitió que Del Campo y Ríos se precipitaron a llevar los audios al entonces presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Wilmar Valdez. Foto: Darwin Borrelli
Wilmar Valdez. Foto: Darwin Borrelli

La indagatoria a Alcántara comenzó a las 12:30 horas y finalizó a las 15:30 horas de ayer.

En una primera parte, la Fiscalía pretendió dilucidar si hubo un concierto entre Alcántara, Palma y Del Campo para perjudicar a Valdez y obligarlo a renunciar a la AUF.

"La teoría de que hubo una trama para obligar a Valdez a renunciar se cayó por la dilucidación de los hechos", dijo una fuente del caso a El País.

Según el expresidente de la AUF, Edgar Welker, Valdez le trasmitió que Julio Ríos fue el "autor intelectual" de la "extorsión" que lo obligó a dejar su cargo en la AUF y a renunciar a su reelección. Es posible que, en los próximos días, la Fiscalía cite a declarar a Welker, al abogado de la AUF, Guillermo Piedracueva, y a Julio Ríos.

Edgar Welker
Edgar Welker. Foto: Gerardo Pérez

Para la abogada de Alcántara, Silvia Etchebarne, las declaraciones de Welker "son meridianas" porque "exculpan a mi cliente" de extorsión a Valdez. Y recordó que, el día anterior, había presentado una denuncia penal contra el expresidente de la AUF por culpar a Alcántara de extorsión sin tener pruebas.

La fiscal Pérez insistió en la denuncia de Valdez donde señalaba que Alcántara le había exigido que le entregara dinero.

En la Fiscalía se escucharon varios audios sobre el tema. En uno de ellos se escuchó la voz de Alcántara que decía: "Dame 90 días y te lo devuelvo".

Alcántara señaló que no entendió la razón por la cual Valdez dejó de atenderle el teléfono. "Yo trabajé (para concretar el negocio de la iluminación del Franzini). Gasté en comida y hoteles. Me enojé en una actitud casi infantil", expresó.

La fiscal señaló que, en uno de los audios, Alcántara le dijo a Valdez que nunca lo iba a traicionar y, sin embargo, luego lo conmina a que le dé dinero.

El lobista expresó que se molestó al ver que no cobraría su comisión por la obra del estadio Luis Franzini. "Trabajé dos años en el tema e, inexplicablemente, Valdez no me atendió más el teléfono", insistió.

Una jugada.

Otro tema abordado ayer por la fiscal Pérez fue si Alcántara tenía alguna vinculación con la empresa Tenfield.

La indagatoria de la Fiscalía tiene su origen en los testimonios de otros dirigentes del fútbol, los que señalaron que, detrás de los audios, había "una jugada" para desacreditar a Valdez y a Del Campo.

Comparecencia: Arturo del Campo llega a la sede de la Fiscalía a declarar como indagado. Foto: Francisco Flores
Arturo del Campo. Foto: F. Flores

Alcántara negó haber sido contactado por algún jerarca de Tenfield. "No recibí ni un peso de Tenfield", insistió.

La Fiscalía sacó a colación llamadas y un mail que Alcántara envió a un director de Tenfield. El lobista pretendía que la empresa participara en la obra de iluminación del estadio Luis Franzini de Defensor-Sporting.

También ofreció a la empresa una asociación con Hyundai para remodelar el Estadio Centenario y los servicios de su arrendadora de autos.

Nadie le devolvió las llamadas ni le respondió el mail, según relató a El País una fuente que participó en la indagatoria de Alcántara.

"No trabajo para nadie; lo hice por voluntad"

A la salida de la Fiscalía, el intermediario Walter Alcántara expresó, en rueda de prensa, que desde que comenzó el "caso de los audios" iba a tener una pelea difícil.

"Yo no soy nadie. Estoy peleando contra grupos muy poderosos con intereses espurios, a los que le va a servir todo esto", dijo el lobista. Y señaló que no cobró para grabar a Valdez. "Increíblemente lo hice por nada. No trabajo para nadie. Lo hice por mi propia voluntad", dijo Alcántara.

Agregó que, durante la indagatoria, se escucharon audios aportados por él y otros que Policía Científica recuperó de su teléfono celular.

Alcántara dijo que no tuvo la intención de extorsionar a Valdez con los audios de conversaciones grabadas entre 2015 y 2016.

"Los audios involucran a un grupo de poderosos", dijo el lobista en alusión a varios dirigentes de fútbol.

Desmintió las versiones que apuntaban que trabajaba para Tenfield. "Tuve un programa denominado Deporte Total que nada tenía que ver con esa empresa", expresó el intermediario.

La abogada de Alcántara, Silvia Etchebarne aclaró que cuando este habla de grupos de poder se refiere a que esta situación fue utilizada por "una gran cantidad de gente". Agregó que Alcántara no extorsionó a Valdez. "Tratamos de aportar todo lo que se pueda para dilucidar esa situación. Hoy la investigación trata de determinar si los audios fueron determinantes para que Valdez se bajara de su candidatura", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º