INVESTIGACIÓN SOBRE CARNAVAL DE LAS PROMESAS

Fiscal acusa a exdirector carnavalero por acoso sexual a cinco adolescentes

Surgen tres víctimas más; dos ya relataron abusos en un ómnibus y un baño. Fiscal del caso anunció que pedirá nuevos procesamientos para el imputado.

La Asociación del Carnaval de las Promesas (Adicapro) dio de baja o suspendió a los carnavaleros acusados de abusos. Foto: Fernando Ponzetto.
La Asociación del Carnaval de las Promesas (Adicapro) dio de baja o suspendió a los carnavaleros acusados de abusos. Foto: Fernando Ponzetto.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La fiscal de Delitos Sexuales Darviña Viera informó a la jueza Blanca Rieiro que cinco víctimas de supuestos acosos sexuales por parte del exdirector de un conjunto del Carnaval de las Promesas presentaron denuncias en la Fiscalía. Y anunció que pedirá nuevos procesamientos para el hoy imputado.

En una audiencia realizada el jueves 4, Viera solicitó a Rieiro la prórroga de las medidas cautelares en torno al exdirector carnavalero (prohibición de comunicación y acercamiento a las víctimas) y la ampliación de la investigación en su contra por un año más.

“Aparecieron tres nuevas damnificadas. La Fiscalía ya tiene sus declaraciones, pero todavía faltan muchas evidencias sobre hechos vinculados a las víctimas”, argumentó la fiscal.

El exdirector carnavalero, dijo la fiscal, es investigado por acosos sexuales y utilización de tecnología para contactar a menores de edad con el propósito de que cometan delitos contra su integridad sexual.

Los abogados defensores del imputado, Martín Etcheverry y Daniel Burgos, se quejaron de que la investigación sobre su defendido comenzó hace tres años -el 11 de abril de 2018- y agregaron que la Fiscalía tuvo tiempo de sobra para recabar pruebas.

Ambos penalistas también expresaron que la Fiscalía no les advirtió la aparición de nuevas evidencias en la carpeta investigativa.

“Pretendemos que se archive el caso porque se venció el plazo. Si ello no ocurrió, que se proceda dentro del plazo de un año dispuesto por el Código de Proceso Penal para realizar la acusación. Tenemos pruebas de que nuestro cliente es inocente de todos los cargos”, dijo Etcheverry.

Viera replicó señalando que no es obligación de la Fiscalía avisar a las defensas que hay nuevas pruebas en una carpeta investigativa y agregó que la formalización de la investigación aún no cumplió el año.

Finalmente, la jueza Rieiro hizo lugar a los dos pedidos de la fiscal Viera. Resolvió la instrumentación de nuevas medidas cautelares para el imputado en relación a las víctimas (prohibición de acercamiento y de comunicación) y extendió por un año más el plazo de la investigación.

Etcheverry y Burgos anunciaron que apelarán el fallo.

Trauma. 

El 10 de marzo de 2020 se realizaron las declaraciones anticipadas de dos víctimas. Una de ellas tiene hoy 16 años y la otra 19.

Según la adolescente, los acosos sexuales del director comenzaron cuando ella tenía 13 años. La otra víctima, hoy mayor de edad, sostuvo que el acercamiento del exdirector comenzó luego de que ella cumpliera los 16 años.

“Él me pedía fotos íntimas por el celular y yo le enviaba. Eso fue algo consensuado”, explicó la joven en el juzgado.

Ambos testimonios fueron recogidos por la Justicia en una sala acondicionada para ello en los juzgados de la calle Juan Carlos Gómez y Reconquista. En esa sala solo se encontraba una funcionaria judicial. En otra sala, donde estaban la jueza y los restantes operadores judiciales, se seguía la declaración por un sistema de videoconferencia. A su vez, el imputado estaba en una tercera habitación.

En la audiencia, Gloria (nombre ficticio), de 16 años, testificó que bailaba en un conjunto del Carnaval de las Promesas desde los 13.

“Lamentablemente en el conjunto viví una de las peores vivencias de mi vida con un director al que conocía de chiquita. Para mí él era un referente, un papá”, dijo la adolescente.

El acoso comenzó con besos del carnavalero cada vez más cariñosos en la mejilla, casi en la comisura de los labios.

Poco después, el asedio subió de nivel. En una despedida de una compañera, Gloria consumió alcohol. Como había bebido en pocas ocasiones, enseguida se sintió mareada. Se levantó y fue al baño. “Él entró al baño y me acorraló contra la pared. Me empezó a manosear los pechos por debajo de las ropa y a dar besos”, declaró.

Otra integrante del conjunto, que estaba en la reunión, sabía que el entonces director acosaba a sus compañeras. Se levantó de la silla, fue al baño e intentó abrir la puerta. El carnavalero se asustó y se fue.

Poco después, el conjunto hizo un viaje a Piriápolis.

“Estábamos todas en el agua. Cada tanto, él pasaba por atrás y metía la mano en mi espalda o un poco más abajo”, dijo Gloria.

La adolescente calló por miedo durante dos años hasta que vio que ya no soportaba el asedio. “Él tenía conmigo actitudes cada vez más fuertes y vi que me estaba afectando más de lo que yo creía”, señaló.

Narró los hechos a su madre, que luego realizó una denuncia penal. También advirtió a otras integrantes del conjunto sobre lo sucedido.

La fiscal le preguntó si había sufrido otro episodio además del sucedido en el baño. En una ocasión, respondió la adolescente, el entonces director carnavalero la llevó a su casa al finalizar el ensayo.

“Él se detuvo en una calle y llegó a bajarse los pantalones para que le practicara... (no menciona la palabra). Le dije que no. Después me insinuó que le permitiera entrar a mi casa porque sabía que mi madre había salido a hacer las compras navideñas. Tampoco accedí”, dijo la chica en llanto. Y testificó: “Fui -no sé si es la palabra- muy sumisa. No entendía bien lo que estaba pasando y me escapaba de él cuando podía”.

Shock.

Margarita (nombre ficticio) tiene 19 años. Se integró al conjunto de carnaval con 16.

Cuando tenía 17 años sufrió una situación de acoso dentro de un ómnibus que regresaba de Piriápolis, en el mismo viaje que relató Gloria. Las luces del ómnibus estaban apagadas.

“Yo estaba sola. Él se sentó al lado. Abrió mis piernas y se me tiró encima. Comenzó a manosearme”, declaró la joven.

La chica lo empujó y le dijo que se fuera. El hoy procesado se retiró a otro asiento.

La chica narró el episodio a su madre y esta denunció el caso a la Asociación de Directores del Carnaval de las Promesas (Adicapro), que dio de baja al conjunto. Y explicó llorando: “Lo denuncié para que no hiciera lo mismo con otras compañeras también menores. No tuve apoyo de nadie. Incluso tuve reproches de mis compañeras. En realidad, lo hice por ellas”.

“Muchos adultos sabían que el director nos acosaba”

Margarita, una de las víctimas del exdirector de un conjunto del Carnaval de las Promesas, declaró en el Juzgado Penal que muchos adultos sabían que este acosaba sexualmente a componentes menores de edad, pero no lo denunciaron.

Alrededor del conjunto carnavalero hay adultos que realizan distintas tareas de apoyo. “Un técnico sabía que el exdirector era así. Y una mujer que recaudaba dinero, también. Lo mismo excomponentes que habían pasado por el mismo conjunto que yo. En otros conjuntos también se sabía del acoso”, dijo la joven en el Juzgado Penal. A Margarita le costó referirse al procesado en la audiencia. “Me duele hablar de él. Me cuesta superar lo que viví”, declaró. Señaló que sufría ataques de pánico y agregó que temía que estos afectaran su trabajo en una empresa, ya que se encuentra en un período de prueba.

La fiscal le preguntó si iba a terapia. La joven respondió que no. Entonces, la fiscal le dijo que podía contar con el respaldo de técnicos de la Unidad de Víctimas de la Fiscalía. Margarita expresó que quería hacer terapia para superar el trauma sufrido por el acoso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados