Femicidio

Fiscal pidió extender prisión preventiva para hombre que asesinó a su exesposa en la calle

La familia presentó pruebas con la intención de demostrar que el acusado cometió el crimen con premeditación, lo que implicaría un agravante para su condena.

Julia Olivera segunda víctima de femicidio de 2018

La fiscal Adriana Umpiérrez solicitó en la tarde de este jueves una ampliación de 90 días de la prisión preventiva que cumple el hombre acusado de matar a Julia Olivera, la profesora que fue asesinada en Fraile Muerto en febrero de este año.

Hace 30 días el hombre, exesposo de la víctima, confesó ante la Justicia que fue él quien mató a Olivera cuando pasaba con su camioneta por la localidad de Fraile Muerto. Según su declaración, el hecho lo cometió por un "impulso". 

Sin embargo, la confesión llegó 20 días después de que la familia de la mujer aportara pruebas que lo incriminaban en el hecho. "Cuando él se vio acorralado pidió para declarar, hizo una declaración donde reconoció ser el autor del hecho, pero en una versión decorada”, indicó a El País Gustavo Silveira, abogado de la familia.

Si bien se consiguió el primer objetivo que tenía la familia de la víctima -la confesión- lo que buscan ahora es demostrar que el asesinato se cometió con premeditación, lo que conformaría un agravante y por tanto más años de prisión. 

Dentro de las pruebas presentadas por la Policía había “guantes que fueron encontrados con restos de pólvora en su casa luego del allanamiento", indicó el abogado, y agregó que también se encontró un casco en la zona donde la asesinó de tres disparos así como un arma sin huellas digitales.

“Dejó abandonado un casco en la zona donde la mató para intentar desvincularse ya que él nunca anduvo en moto, siempre en camioneta”, explicó el profesional.

Por su parte, la familia recorrió todas las casas de ventas de motos de Melo. Tras indagar logró saber que el hombre había adquirido la moto en un comercio la misma tarde del asesinato y que le habían el regalado el casco que luego fue encontrado al lado del cuerpo de la víctima.

“La familia pudo conseguir la filmación de ese comercio donde probaba que con la misma ropa que estaba la noche del hecho, había adquirido la moto y había recibido el casco”, dijo Silveira.

El abogado indicó además que lograron determinar que el hombre había dejado la camioneta a dos cuadras del lugar donde mató a Olivera.

El aporte de la familia a la investigación según el abogado "fue determinante para el esclarecimiento del hecho", ya que en una primera instancia consiguieron que el exesposo aceptara ser el autor del crimen.

“Aprovecharon algunas ventajas que el nuevo Código del Proceso Penal permite y reunieron elementos probatorios”, indicó Silveira. “Esta familia estuvo desde el primer momento frente a un asesino que creía que no se iba a comprobar lo que había hecho", indicó.

Los familiares “sienten la tranquilidad de haber tenido la oportunidad de trabajar en la investigación reuniendo pruebas, y ese es el aspecto positivo que uno le encuentra en el nuevo Código”, consideró el abogado.

La fiscal pidió la extensión de la prisión preventiva ya que al momento no se analizaron todas las pruebas presentadas para poder acusarlo y pedir una condena.

El asesinato ocurrió cerca de las 21:00 horas cuando la mujer regresaba a la casa de sus padres, donde estaba viviendo transitoriamente luego de que se hubiera separado de su pareja hacía siete días. Allegados a la joven dijeron a El País que ella puso punto final a la relación que había iniciado cuando tenía 15 años y él 28.

El homicida, que está vinculado a actividades ecuestres en la zona de Tupambaé, se acercó a la víctima con un revólver 357 y la asesinó de tres disparos, a media cuadra de su vivienda y a una del liceo donde trabajaba. 

La pareja tenía un hijo en común de 13 años, que desde la separación vivía con su madre y sus abuelos. “Ella lo había dejado hacía una semana porque él era violento, pero pidió que nadie dijera nada y que no hicieran denuncia para no hacer pasar malos momentos a su hijo”, había explicado la alcaldesa de esa ciudad, Graciela Echenique.

Información útil

Línea para asistencia a víctimas de violencia doméstica:

Desde una línea fija 08004141
Desde celulares *4141


El servicio es gratuito, confidencial y anónimo y la llamada no queda registrada en la factura. En función de la situación y la demanda planteada se deriva a la persona a servicios y recursos públicos o privados especializados.

Horarios: Lunes a viernes de 8:00 a 24:00hs , sábados y domingos de 8:00 a 20:00hs.

¿Qué hacer ante una situación de violencia? (Red Uruguaya de violencia doméstica)

• Hablalo con personas de tu confianza: familiares, amigas/os, vecinas/os.
• Si decidís hacer una denuncia policial buscá antes el asesoramiento y apoyo de los servicios especializados en violencia doméstica que te dan el Estado y las organizaciones civiles.
• Irte de tu casa porque te maltratan no es abandono de hogar. Si decidís hacerlo dejá una constancia en la Seccional Policial.
• Si estás lastimado, recurrí a cualquier centro asistencial, policlínica o emergencia móvil y pedí un certificado por las lesiones constatadas.
• Evitá estar solo cuando percibas que pueden agredirte.
• Alertá a alguna vecina/o para que pueda ayudarte. Dejá alguna ventana abierta y la puerta sin llave.
• Si el agresor ya no vive en tu casa, no le abras la puerta y si insiste llamá al 911.
• Cuando visite a tus hijos/as evitar estar solo
• Cambiar las rutinas si te persiguen.
• Pedí que te acompañen al salir del trabajo, fijate si el agresor se encuentra en las cercanías para evitarlo y/o llamar a la policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos