CASOS

Estafas con casas por US$ 1.500.000

Más de 50 víctimas nucleadas en 26 denuncias contra escribana y empresa de la costa.

Panorama. Una perspectiva de Ciudad de la Costa donde surgieron casos judiciales de estafa con viviendas. Foto: archivo El País.
Panorama. Una perspectiva de Ciudad de la Costa donde surgieron casos judiciales de estafa con viviendas. Foto: archivo El País.

Casas o contenedores fantasmas y títulos falsificados son usados por delincuentes que operan en la Ciudad de la Costa. El sueño de la casa propia se transformó en pesadilla para medio centenar de víctimas. El monto total de las estafas supera el millón y medio de dólares.

En el Juzgado Penal de la Ciudad de la Costa hay nueve denuncias contra una escribana -hoy en prisión preventiva- por apropiarse en forma indebida de US$ 167.600 que le entregó una maestra para que pagara una casa-. Ayer otra víctima la denunció en la misma sede por estafa al quedarse con una cifra millonaria que también le había entregado en el marco de la compra de una vivienda.

Silvia Zeballos, abogada de la maestra Yolanda R., dijo a El País que la escribana cuenta supuestamente con cómplices que se hacen pasar por vendedores de las casas.

“Tengo tres clientes, la esposa y dos hijas, que entregaron US$ 180.000 para comprar dos casas en Atlántida. El hombre estaba enfermo y murió por el disgusto causado por la maniobra. Esa escribana realizó estafas por más de US$ 1.000.000 con títulos falsos o casas con dueños que no eran reales”, dijo Zeballos. Agregó que, en el correr de esta semana, presentará otra denuncia.

Según Zeballos, esta escribana estafó a muchas personas en los últimos 10 años siguiendo el mismo modus operandi: vendía casas a través de compromisos de compraventa, recibía el dinero que le daba la compradora y luego no entregaba los títulos.

La compradora ocupaba la casa y al poco tiempo se enteraba que ésta tenía dueño.

Contenedores en el aire.

El martes 6, tras una denuncia presentada por el abogado del estudio ALS, Ricardo Carbone, en representación de un matrimonio de Colonia y de un comerciante de Montevideo, fueron remitidos a la cárcel los dueños de una empresa y su capataz que vendía contenedores reciclados como viviendas en la costa canaria. Cada vivienda costaba US$ 20.000.

El abogado de los acusados, Marcos Pacheco, acordó un juicio abreviado con los fiscales de la Costa, Fernando Valerio y Matilde Pilar, através del cual reconocieron su responsabilidad en delitos de estafas.

El empresario fue procesado con prisión con una pena de dos años de penitenciaría y a su esposa a dos años de cárcel. El capataz enfrenta una pena de 12 meses de prisión.

Según surge de la investigación realizada por la Fiscalía, hasta el momento existen 17 denuncias por un perjuicio de US$ 421.000, señala la sentencia del juez de la Ciudad de la Costa, Bernardo Bueno.

Los denunciantes realizaban las entregas de dinero estipuladas en los contratos -hasta el 80%-. La empresa, en algunos casos, construía pilares de apoyo o alguna otra pequeña obra y en algunos casos ni siquiera eso. Cuando los denunciantes concurrían a la empresa se les mostraba un contenedor que sería asignado a ellos que lo acondicionaban y desacondicionaban para que concordara con los requerimientos solicitados por los clientes.

“Posteriormente ese mismo contenedor era utilizado para mostrárselos a otros clientes manifestándoles a ellos también que era de su propiedad, por lo cual un solo contenedor tenía más de un dueño”, agrega la resolución.

Cuando comenzaron a llover las acusaciones de víctimas en la Fiscalía, los dueños de la empresa denunciaron hurtos de contenedores.

Sospechan que exista una mafia

La maestra Yolanda R. entregó a una escribana hoy presa la suma total de US$ 167.000 para la compra de una casa en Atlántida. Luego ocupó la vivienda. Un año más tarde apareció una persona que dijo ser dueño de la finca y la intimó a que se fuera. “El dinero lo cobró la escribana. Debe haber una mafia detrás de esas maniobras. Ella (la escribana) también era prestamista”, dijo la víctima a El País. Rosario C. nunca vio los títulos de dos casas que sus padres compraron en Atlántida por US$ 180.000. “Se le dio el dinero a la escribana y se firmó el compromiso de compraventas. Mi padre tenía cáncer. El disgusto sumó y falleció”, dijo la denunciante.

u Una empresa de la Ciudad de la Costa estafó a 17 familias con contenedores reciclados. Eduardo C. y su esposa viven en Colonia. “Yo trabajé 14 horas como mecánico para ahorrar ese dinero Mi esposa también”, afirmó.

El comerciante Oscar A. pagó US$ 17.600 por dos contenedores para una casa de veraneo en Rocha. “Pago la seña y la primer entrega. Me enviaron fotos de mi obra pero “desapareció” el contenedor un día; se lo dieron a otro cliente”, expresó.

Maniobras con steel framing

En Montevideo, la fiscal de Flagrancia, Silvia Pérez investiga una denuncia por una estafa realizada por una empresa de construcción ubicada en Cordón Norte que ofrece en Facebook viviendas construidas con el método de Steel Framing. La empresa cobró US$ 25.000 a una familia del Buceo. La empresa también sufrió demandas laborales de varios empleados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)