JUSTICIA

Tras entrega de bandera robada, baja la tensión entre hinchadas de Peñarol y Nacional

Justicia procesó a dos parciales tricolores por hurto agravado. Tras acuerdo entre el fiscal y el defensor, cumplirán una pena de 13 meses de libertad vigilada.

Fiscal Carlos Negro. Foto: Francisco Flores
El fiscal Negro imputó por hurto a dos hinchas albos. Foto: Francisco Flores

Se disputaba un partido clásico en el estadio “Campeón del Siglo” y las banderas estaban prohibidas. En el correr del partido, la hinchada aurinegra desobedeció la orden y desplegó una bandera de más de 100 metros y otras cuatro más pequeñas. Ello molestó a los barrabravas tricolores que juraron venganza.

En la noche del 27 de marzo de este año, dos camionetas con ocho parciales tricolores se dirigieron hacia el estadio de Peñarol. Sabían que en el lugar solo había un guardia. Ingresaron a un depósito por un portón de los fondos del estadio, según la investigación realizada por el fiscal Carlos Negro.

Los hinchas tricolores entraron en el depósito y se apoderaron de la bandera. Luego la cargaron en una de las camionetas. Tras conocerse el robo, la tensión en la parcialidad aurinegra aumentó. En la interna del club se sabía que podrían ocurrir represalias violentas.

El abogado de dos hinchas que participaron en el robo, Pablo Casas, se comprometió con el fiscal Negro a tratar de recuperar la bandera para descomprimir la situación.

Casas se comunicó con los líderes de la barra brava de Nacional e hizo gestiones para la devolución de la bandera. Poco después, una camioneta trasladó la bandera en seis enormes bolsas y Casas la entregó en la sede de la Fiscalía.

Negro pretendía que la Justicia procesara con cárcel a los defendidos de Casas por la magnitud del hecho y su eventual impacto en el relacionamiento entre ambas barras bravas.

Ante el juez Huberto Álvarez, el fiscal Negro y Casas señalaron que habían llegado a un acuerdo en cuanto a la tipificación del delito y a la pena que debían cumplir los dos imputados. Álvarez los condenó a cumplir una pena de 13 meses de prisión por hurto agravado. Tras acuerdo entre el fiscal y el defensor, dicha sanción fue sustituida por 13 meses de libertad vigilada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados