LLAMADO DE ALERTA

Los dueños de salones son responsables ante accidentes

Deben asegurar el cuidado de niños invitados a una fiesta, dicen penalistas.

Juego mortal: el niño Luciano murió asfixiado dentro del inflable. Foto: toyzworld.co.uk
Juego mortal: el niño Luciano murió asfixiado dentro del inflable. Foto: toyzworld.co.uk

El pedido de la fiscal Gabriela Fossati de procesar al dueño de un salón de fiestas del Buceo, su hermano, una animadora y los padres del niño agasajado por la muerte de un pequeño niño en el local, generó una polémica acerca de la responsabilidad en esos lugares en caso de accidentes.

La madre del niño que cumplía años declaró en el Juzgado que había contratado el salón de eventos con un servicio "0 estrés", que según ella incluía todo el servicio: comida, animación, cuidado de niños. En tanto, el dueño del local adujo que el servicio no comprendía la exclusividad en el cuidado de los invitados puesto que son los padres quienes conocen a los niños que invitan y, en consecuencia, deben cuidarlos.

Fossati responsabilizó penalmente a los padres del niño que cumplía años por entender que no vigilaron, atendieron y supervisaron a los pequeños invitados en forma directa.

"El padre (del niño agasajado) se mantuvo junto con los adultos, ingirió cerveza y disfrutó el evento. La madre dedicó especial atención al cuidado de su hijo M. quien tenía un problema de salud (enyesado)", dice Fossati en el auto de procesamiento. El juez del caso todavía no se pronunció sobre dicho pedido.

El abogado penalista, Gastón Chávez dijo a El País que los padres del niño que cumplía años tienen un deber genérico del cuidado de sus invitados. No obstante, advirtió que si existe una persona específica que está a cargo de la seguridad de algún aspecto del evento, la responsabilidad directa recae sobre este individuo.

Chávez puso como ejemplo el caso de una persona que tiene una casa con piscina e invita a otras a disfrutar de la misma, con el cuidado de un guardavidas.

Según Chávez, si se ahoga un invitado, la responsabilidad genérica puede ser del dueño de la casa, pero la responsabilidad específica es del guardavidas porque para eso lo contrataron.

La madre del niño agasajado insistió en la sede penal que había contratado un servicio integral y que la atención y el cuidado de los niños era responsabilidad del dueño del salón.

Chávez dijo que, en esos términos y sin conocer los detalles del expediente judicial, la responsabilidad es de aquella persona especializada en neutralizar los riesgos posibles de accidentes. Es decir, del propietario del local comercial. "El que tenía el conocimiento (sobre el funcionamiento del infl able) no era el padre del niño que cumplía años. Había una persona que se encargaba de ese servicio", dijo Chávez. Agregó que, cuando se contrata un servicio de fiestas, no se pregunta al dueño del local si está habilitado por la IMM, sino que se llama por teléfono.

Por su parte, el abogado Leonardo Guzmán dijo a El País que, al no haber examinado el expediente entero, no podía emitir opinión sobre el fondo del asunto. No obstante, el profesional expresó que el dictamen de la fiscal Fossati "aparece ampliamente fundado" en cuanto a los hechos y a las conductas típicas que reprocha.

Guzmán expresó que siempre podrán discutirse algunas apreciaciones, pero la muerte del niño y el pedido de enjuiciamiento penal ponen a la vista una desgracia muy repetida hoy: se forman agujeros negros en la responsabilidad, por delegarla o repartirla y al final, unos por otros termina en que nadie responde por el buen fin de lo que tiene entre manos.

"La relevancia penal de esta tragedia debería servir para que todos revisemos el concepto mismo de responsabilidad, que no debe consistir en ampararse en yo no tengo nada que ver sino —al contrario— en extender la capacidad de alerta, de vigilancia y de respuesta, como parte del desarrollo integral de la persona", advirtió Guzmán.

Seguros totales.

El empresario Germán Surraco es dueño de dos salones de fiestas. Se llaman "Barbacoa del Zoo". Hace diez años que Surraco se dedica a esta actividad. Cuenta con seguros por responsabilidad civil y cobertura médica.

El pedido de procesamiento al dueño del local del Buceo emitido por la fiscal Fossati lo llenó de inquietud.

Surraco se comunicó ayer con su corredor de seguros para preguntarle si la cobertura de los dos salones es ante todo riesgo. El corredor le dijo que se comunicaría con el Banco de Seguros y hoy le contestaría. "No sé el alcance de mi responsabilidad. No sé si me cubre el seguro", expresó el empresario.

Surraco dijo que no pide que traigan inflables a su local ni los ofrece a sus clientes. "¿Qué pasa si sucede algo con esos inflables?", se preguntó.

El empresario Yamandú Silvera, dueño de "Salón Azul", dijo a El País que trata de tomar medidas de seguridad antes de que se realicen las fiestas. Silvera apuesta más a los juegos entre los niños que a los inflables y las camas elásticas porque entiende que ello es más beneficioso para los pequeños. Sostuvo que lo ocurrido en el salón de fiestas del Buceo y el posterior pedido fiscal de procesamiento del empresario es un llamado de alerta para los dueños de los locales.

"Hay que extremar las medidas de seguridad", dijo Silvera.

Él también cuenta con seguros y asistencia médica.

El empresario Roberto Viña, dueño de "Espacio Fiestas", dijo que no le preocupaba el dictamen fiscal.

Viña lamentó la muerte del pequeño dentro de un inflable, pero expresó que se trató de un hecho desafortunado en el contexto dentro de las miles de fiestas que se hacen en Montevideo sin consecuencia alguna.

Viña expresó que tiene asegurado su local contra todo riesgo y contrató un servicio de emergencia móvil.

El director de Desarrollo Ambiental, Fernando Puntigliano, dijo que la Intendencia de Montevideo tiene potestades limitadas para inspeccionar los salones de fiestas. "Solo puede inspeccionar las instalaciones mecánicas y de ventilación de los salones", dijo a Telenoche. Opinó que se debería modificar la normativa para que la IMM pueda supervisar medidas de seguridad de estos locales.

Fernando Puntigliano. Foto: Archivo El País
Fernando Puntigliano. Foto: Archivo El País

La encargada de espectáculos públicos del INAU, Alejandra Pacheco, explicó a Telenoche que en esta situación interfieren los derechos de los privados. A su juicio, las familias tienen derecho a hacer un cumpleaños en un salón porque hay cosas que en su casa no pueden hacer. Enseguida se preguntó: "Pero ¿no habrá que pensar más garantías?", y sugirió comenzar a brindar recomendaciones a los salones para que estén preparados ante situaciones difíciles.

Fiscal pide investigar actuación policial

La fiscal Gabriela Fossati solicitó al juez Tabaré Erramuspe que se investigue la actuación de los dos policías que se encontraban en el cumpleaños donde murió Luciano y la de los efectivos que arribaron al salón. "Los funcionarios policiales presentes en el evento por su proximidad con la familia festejante no intervinieron de ninguna manera para resguardar la escena", dice Fossati en su auto de procesamiento.

La representante del Ministerio Público también señaló que un comisario se conformó con la respuesta del dueño del salón de que no sabía si las cámaras funcionaban. "Igual respuesta brindó el oficial C., extremo que deberá ser investigado administrativamente y penalmente", sostuvo Fossati. Agregó que Policía Científica no hizo el relevamiento de las cámaras del salón.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º