Indemnización por prisión indebida

Padecía de trastornos psiquiátricos, pasó siete años preso y era inocente

Lo alojaron en Libertad; cobrará reparación de US$ 246.000.

Pese a que Víctor F. explicó su situación a jerarcas, igualmente lo dejaron ir. Foto: archivo El País
Pese a que Víctor F. explicó su situación a jerarcas, igualmente lo dejaron ir. Foto: archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Víctor F. tenía 20 años en 2004 cuando fue procesado por un homicidio en Rivera que no cometió. En ese momento, el joven tenía una hija de pocos meses, trabajaba con su padre y padecía de trastornos psiquiátricos. El 17 de febrero de 2012, la Suprema Corte de Justicia -luego de 2.717 días de prisión indebida- dispuso su absolución ese mismo día.

El Tribunal de Apelaciones en lo Civil de 6° Turno ratificó un fallo del juez de lo Contencioso Administrativo, Carlos Aguirre Danielle, que condenó al Estado a pagar una indemnización equivalente a 2 Unidades Reajustables ($ 2.176) por cada día de prisión indebida. Es decir, Víctor F. percibirá una reparación que ascenderá a 5.434 Unidades Reajustables ($ 5.912.000) más intereses.

El miércoles 28, el juez Aguirre Danielle libró un oficio al Juzgado de 6° Turno de Rivera, ya que a esa sede le corresponde poner a disposición el crédito que tiene Víctor F. a su favor en una cuenta bancaria.

El abogado de Víctor F., Hugo Lavecchia, dijo a El País que el juzgado de ejecución de sentencias dispuso que se pagará a su cliente 7.249 Unidades Reajustables, equivalentes a US$ 246.000.

“En este momento, Víctor F. cobra una pensión en el BPS y su hermano trata que pase lo mejor posible.”, agregó el profesional.

El infierno.

El 8 de setiembre de 2004, Víctor F. fue procesado y posteriormente condenado por un delito de homicidio, decisión que generó discordias entre los ministros de un tribunal de apelaciones en lo Penal.

Víctor F. fue alojado en la cárcel de Rivera.

Según un informe psiquiátrico que consta en el expediente penal, Víctor F. sufría desde antes de su procesamiento de “alteración psíquica” pudiendo tratarse de “brote psicótico o depresión severa”.

Y pese a ello, el 28 de enero de 2008, “no se encontró mejor camino” que trasladarlo al Penal de Libertad donde sufrió “condiciones inhumanas y degradantes en las que estuvo recluido en forma indebida”, según dos sentencias a las que tuvo acceso El País. En el Penal de Libertad, la vida de Víctor F. fue un infierno similar a la película “Atrapado sin salida”. Aunque la realidad difiere en un matiz con el film: Víctor F. era inocente y el protagonista Randle McMurphy (Jack Nicholson) era un criminal que fingía estar loco para escapar de los trabajos forzados de la cárcel.

Penal de Libertad: allí se alojan los presos más peligrosos del sistema. Foto: D. Borrelli
Penal de Libertad: allí se alojan los presos más peligrosos del sistema. Foto: D. Borrelli

Los compañeros de celda del Víctor F. relataron al juez de lo Contencioso Administrativo, Carlos Aguirre Danielle, que este nunca fue alojado en el Sector de Seguridad o aislamiento del Penal de Libertad. Hasta el 7 de enero de 2009, el riverense estuvo alojado en el Módulo E celda 112, del módulo de acero. Dos años más tarde, Víctor F. fue derivado al Comcar. Seis meses después, retornó al Penal de Libertad.

El exrecluso Alex C., detalló las pésimas condiciones de reclusión que padeciera, la violencia física generada por el personal policial y otros presos, la insalubridad de la comida recibida, la falta de abrigo y su contrapartida un calor que describió como “descomunal”. Y agregó que pasaban cinco o seis meses sin salir al patio.

Relató que Víctor F. “estaba mal de la cabeza” y que “no le daban atención”.

César H., quien compartió celda con el demandante en Rivera, testificó que las condiciones de higiene, alimentación y trato policial eran pésimas. También señaló que Víctor F. no recibió atención médica por su patología psiquiátrica.

Gerardo T., otro preso, declaró que Víctor F. hablaba incoherencias. Y agregó: “Cuando ladraba como perro lo bajaban, lo tiraban al piso, lo esposaban y lo llevaban al calabozo”.

Desapareció 14 días

A Víctor F. se le otorgó la libertad sin aguardar a que familiares lo fueran a esperar y con $ 100, señala el fallo del Tribunal de Apelaciones. Luego, el exrecluso es- tuvo desaparecido durante 14 días. Fue encontrado perdido en Pueblo Centenario sobre Ruta 5, en estado de “absoluta delgadez y suciedad”. Y expresa que circunstancias personales del demandante (20 años) al momento del procesamiento, era primario, la naturaleza aberrante del delito que se le imputó, su estado de salud y la extensa reclusión en “deplorables condiciones” determinaron una indemnización que contempla “prudencialmente” el impacto de la prisión indebida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)