ABUSO SEXUAL

Difundió 334 fotos eróticas de su nieta de 11 años; el material era enviado a Puerto Rico

Al ser interpelada por el video, la abuela le dijo a su hija que filmó a la niña como una broma y que, por error, esa filmación fue difundida en la red social.

Mujer mayor de edad usando celular. Foto: Shutterstock
La abuela intentó borrar las imágenes de la niña pero estas fueron recuperadas por la Policía. Foto: Shutterstock

Una abuela de 63 años llevaba a su nieta de 11 a su casa con el supuesto propósito de cuidarla. Sin embargo, durante varios meses de este año, la mujer le sacó a la niña cientos fotos obscenas con su teléfono celular.

En algunas imágenes aparece la menor desnuda o realizando poses sexuales. La mujer también fotografió a la pequeña mientras dormía.

A su vez, la abuela se desnudaba y le pedía a la nieta que le sacara fotos a ella. También filmó un vídeo obsceno que incluía a la menor y lo difundió a sus contactos de una red social a través de un chat.

Ese video fue visto por 14 personas antes de ser bloqueado por la empresa, según dijo la Fiscalía en el Juzgado Penal.

Esto pasó luego de que la propia madre de la niña recibiera en su chat el video. Cuando pasó esto se dirigió a la casa de su madre, que estaba a pocas cuadras, y allí las encontró a ambas encerradas en una habitación.

Al ser interpelada por el video, la abuela le dijo a su hija que filmó a la niña como una broma y que, por error, esa filmación fue difundida en la red social.

Tras sacar a la menor de la casa de su madre, retornó a su domicilio y luego fue a una seccional policial a denunciar el caso.

Esto ocurrió a principios de junio de este año, según relató la fiscal de Delitos Sexuales de 6° Turno, Mariano Alfaro ante el juez penal Marcelo Souto.

Pedido a Interpol.

El 8 de junio de este año, por orden de la fiscal Alfaro, la abuela fue detenida y llevada ante la Justicia.

En su relato ante el juez Souto, la Fiscalía dijo que las fotos eróticas de la niña fueron enviadas a un hombre con capacidades diferentes llamado Ángel (43) que reside en Puerto Rico.

“Envié esas imágenes para hacerle la vida más fácil a ese hombre”, declaró la abuela en la Fiscalía.

Alfaro solicitó a Interpol que, a través de la cooperación internacional, ubicara al puertorriqueño e incautara celulares y computadoras para probar que la abuela y la niña mantuvieron videoconferencias con el hombre cuando ambas estaban desnudas.

En una audiencia realizada el 11 de junio de este año, la Fiscalía solicitó al juez Souto el procesamiento de la abuela por reiterados delitos de abusos sexuales agravados por tratarse de una menor; fabricación de material pornográfico con imágenes de una menor, y difusión de material pornográfico donde aparecen imágenes de una niña.

La fiscal Alfaro también pidió la prisión preventiva de la abuela por considerar que podría entorpecer la investigación, ya que estando en libertad tiene la posibilidad de comunicarse con Ángel y de pedirle que destruya todas las imágenes recibidas.

La Fiscalía también sostuvo que podría haber peligro para la víctima si la abuela quedaba en libertad.

Intentó borrarlo.

La fiscal Alfaro dijo que, de informaciones sustraídas del celular de la imputada por parte de efectivos de Delitos Informáticos, se desprende que la abuela almacenó las fotos en el aparato y luego trató de borrarlas.

“Algunas quedaron sin borrar y otras fueron recuperadas por la Policía”, dijo Alfaro en la audiencia.

Ante una pregunta del juez Souto a la Fiscalía sobre la razón por la que le imputaba un delito de fabricación de material pornográfico, Alfaro respondió que hubo varias secuencias de fotos donde las imágenes mostraban el rostro de la menor haciendo poses sexuales.

La fiscal también advirtió que las conexiones entre la abuela y esta persona en Puerto Rico concuerdan con las fechas de las imágenes tomadas por el celular de la mujer.

En el correr de la audiencia efectuada ese 11 de junio pasado, la Fiscalía relató que las fotos encontradas y recuperadas del celular de la abuela totalizaban 334.

La abuela se defendió y dijo: “Esa cantidad no es real. Fueron 14 o 15 fotos”.

Cuando sucedió esto el juez Souto preguntó a la imputada si quería hablar con su defensa y ésta dijo que sí. El magistrado ordenó una pausa de la audiencia. Al retomarse esta, la defensora pública de la abuela, Inés Bustillo, dijo que las desavenencias con la Fiscalía sobre el monto de fotografías se iban a dilucidar en el juicio y durante el proceso de investigación.

Justicia condenó a la abusadora a casi tres años de penitenciaría

En una audiencia realizada el 8 de noviembre pasado, el juez penal Marcelo Souto hizo lugar a la prórroga de 60 días de prisión preventiva de la abuela imputada, la que fue solicitada por la Fiscalía.

La finalización de esta medida estaba prevista para el próximo 7 de diciembre, según consta en el audio de la audiencia judicial.

Para pedir esa medida cautelar, la fiscal Mariana Alfaro esgrimió los mismos argumentos planteados en audiencias anteriores: posible entorpecimiento de la investigación y peligro para la víctima. También señaló que las pericias psiquiátricas realizadas a la abuela concluyeron que ésta contaba con “total discernimiento” y “tiene capacidad como para comprender la ilicitud de sus actos”.

En sus relatos en el Juzgado Penal, la Fiscalía expresó que la abuela declaró que sacó fotos pero lo justificó advirtiendo que lo había hecho a pedido de su propia nieta.

El miércoles 11, en una nueva audiencia, el juez Souto condenó a la abuela a dos años de prisión preventiva y nueve de libertad vigilada por reiterados abusos sexuales, fabricación de material pornográfico y difusión de material pornográfico donde aparecen imágenes de una menor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados