POLÉMICA CON PROGRAMA RADIAL

Denunciantes a La mesa de los galanes: "Seguiremos adelante" con la demanda penal

Cotelo y el resto de los integrantes del programa La mesa de los galanes, pidieron ayer disculpas. Pero la carta no apagó el incendio en Rivera.

Rafa Cotelo en Del Sol FM junto a Camilo Fernández, otro de los integrantes del programa. Foto: @DelSolUy
Rafa Cotelo en Del Sol FM junto a Camilo Fernández, otro de los integrantes del programa. Foto: @DelSolUy

La indignación de un grupo de riverenses con un cuplé humorístico del personaje Edison Campiglia, encarnado por Rafael Cotelo y que calificaba a los fronterizos como “retardados”, desató un terremoto en las redes sociales, con derivaciones en la Justicia y en el Parlamento.

Cotelo y el resto de los integrantes del programa La mesa de los galanes (Del Sol FM) donde se emitió la humorada el 29 de mayo pasado, pidieron ayer disculpas. “A las personas que se hayan sentido ofendidas e insultadas por mis palabras a través del personaje Edison Campiglia, particularmente a los riverenses, les pido disculpas”, leyó Cotelo.

Luego añadió: “No pretendo que quienes detestan al personaje o a mí mismo, cambien de opinión, pero siento que es bueno aclarar que lo que dice Edinson Campiglia no es representativo de ningún pensamiento mío ni de ninguno de los que participamos en el programa”.

Pero la carta de disculpas no apagó el incendio en Rivera. El abogado y exdiputado blanco Fernando Araújo, que presentó junto a otros demanda penal contra el programa, dijo que mantiene su denuncia por apología del delito e incitación al odio.

“Comunicacional y humanamente, el pedido de disculpas es aceptable. Pero los delitos que nosotros denunciamos no se persiguen a instancia de parte. Pusimos en conocimiento al fiscal del hecho y él determinará. Nosotros vamos a seguir adelante. La opinión de las personas que nos han pedido que hiciéramos la denuncia es la de seguir hasta que la Justicia se expida”, dijo Araújo a El País.

El senador colorado y riverense Tabaré Viera se pronunciará hoy en el Senado condenando el espacio de Campiglia, al que calificó de “agresivo, humillante, xenófobo, discriminatorio y que incita al odio”. Añadió a El País que solicitará el envío de una desgrabación de sus palabras y de lo dicho por Campiglia a la Fiscalía, el Instituto de Derechos Humanos y la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec) con el objetivo de que esos tres organismos se pronuncien al respecto.

Si bien el legislador no rubricó la denuncia penal, considera que algunos de los dichos de Campiglia pueden “configurar delito”. “La libertad de expresión es un derecho fundamental, pero se ejerce y tiene sus consecuencias. Mi derecho termina donde empieza el del otro. No hay derecho a hacer humor en base a denigrar un pueblo”.

Sobre las disculpas, las consideró de “recibo”, pero insuficientes. “No fue un pedido contundente ni arrepentido como nos hubiera gustado. Creo que fue más bien el susto y el compromiso. Fue un pedido de disculpas leído, seguramente escrito por un abogado, abriendo el paraguas. A nosotros no nos basta eso. Cuando se comete una falta, a veces no basta con una disculpa. Tiene que haber una sanción”.

En La mesa de los galanes, Jorge Piñeyrúa y Diego González consideraron un “exceso” la denuncia penal. “Nos podemos equivocar en el estilo de humor, lo que no vamos a permitir es que se nos cargue con un delito. Esto no fue un delito”, acotó González. “No es en la justicia penal donde debemos discutir si el humor es bueno o malo”.

Darwin Desbocatti, otro personaje de humor de la misma emisora y encarnado por Carlos Tanco, también se pronunció sobre el caso. “Está muy feo para el bobo que hace chistes. Desde que empezaron los chistes con mensaje, la gente confunde los chistes con el sistema educativo”, aseguró. Y el edil riverense Larry Martínez, quien de algún modo inició el escándalo porque fue el primero en responder a Campiglia con un video en Rivera el sábado, dijo a El País que, en lo personal, da por superado el episodio con las disculpas. Con una salvedad: “No comparto cuando dice que bajo el escudo del humor y de un personaje se puede decir cualquier disparate. El mensaje tiene que ser ese y que les sirva para aprender”.

Penalistas discrepan en si cabe un delito

¿Los dichos de Campiglia pueden configurar un delito? El abogado penalista Andrés Ojeda, integrante del Partido Colorado, opinó: “Entiendo la molestia de los riverenses, pero me parece que no hay un ribete delictivo”. “Se puede condenar éticamente y, si se quiere, civilmente. Si alguien argumenta un perjuicio económico, está en su derecho de reclamarlo, pero no se puede penalizar el humor de mal gusto. Cruzar esa línea implicaría penalizar cualquier cosa, empezando por los chistes de judíos o gallegos”, añadió.

El penalista Gumer Pérez se expresó en términos similares: una condena “cercenaría la libertad de expresión”, dijo. Para el abogado Pablo Schiavi, la libertad de expresión se debe ejercer con “responsabilidad”. A su juicio, el caso amerita un pronunciamiento de la Justicia. “Si alguien se sintió agraviado, tiene derecho de ponerlo a consideración de un juez. Sería interesante que se analicen los límites entre el humor y la ofensa”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados