JUSTICIA

Denuncian plagio en un proyecto del Centenario

Médico personal de Vázquez envuelto en un polémico caso.

El mosaico de Uruguay en las tribunas del Centenario en la despedida a la selección. Foto: Francisco Flores
El mosaico de Uruguay en las tribunas del Centenario en la despedida a la selección. Foto: Francisco Flores

El partido de fútbol entre Uruguay y Uzbekistán en el Estadio Centenario disputado el jueves pasado, no solo representó la despedida de la selección celeste rumbo al Mundial de Rusia 2018, sino que sirvió de ensayo para la implementación, por primera vez en la historia del país, de un programa de salud que busca prevenir y atender paros cardíacos de los propios jugadores o de los espectadores.

Pero el proyecto de la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular denominado "Espacio Cardioprotegido en el Museo del Fútbol del Estadio Centenario" que prevé rescatistas apostados en todas las tribunas del estadio con un equipo Desfibrilador Externo Automática (DEA), reveló una latente polémica entre médicos deportólogos, representantes de clubes deportivos y hasta de autoridades de instituciones del gobierno y del mundo del deporte.

Es que según narró a El País, el deportólogo Gladimir Melo, el proyecto que impulsó la comisión es igual a un trabajo personal suyo que se presentó en una tesis en un centro educativo de Argentina y que luego fue enseñado a distintas autoridades uruguayas, incluidos el presidente de la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular, Mario Zelarayán; el subdirector de la Secretaría de Deportes, Alfredo Etchandy y el director general de la Comisión Administradora del Field Oficial (CAFO), Mario Romano.

El proyecto se titula "Deporte Uruguayo Cardioprotegido" y precisamente apuesta a la creación de una red de rescatis- tas en las tribunas de todos los estadios y canchas de fútbol del país.

Ante esta situación, el especialista indicó que planteó una denuncia ética ante el Colegio Médico del Uruguay por plagio de su proyecto y que prepara una denuncia civil contra varias personas, entre ellas, representantes de la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular, y otros actores de los que prefirió no otorgar mayores detalles. Uno de los implicados sería el presidente de la comisión, el también médico personal del presidente Tabaré Váz-quez, Zelarayán. En el estudio de abogados del deportólogo, se informó a El País que "se están estudiando y evaluando las responsabilidades".

Por su parte, Zelarayán dijo a El País que el proyecto fue presentado hace años a la Comisión Administradora del Field Oficial (CAFO) y negó que tras mantener una reunión en febrero con Melo, se iniciaran en marzo las negociaciones para aplicar el mismo sistema en el Centenario: "Que vaya a los tribunales, con quien tienen que hablar ustedes es con la CAFO", agregó el médico.

"Con CAFO tenemos una relación de años, cuando él vino esto estaba andando hace tiempo. Esta gente se piensa que está adentro de un mundo nuevo", añadió Zelarayán, quien explicó que el proyecto para tener ambientes protegidos con desfibriladores estaba a estudio hace al menos unos 15 años.

Iniciativa.

Melo defiende que su propuesta es mucho más abarcativa que la implementada en el Centenario. Tiene co-mo objetivo que los propios jugadores de fútbol sean quienes reanimen y establece un complejo dispositivo con cálculos que permitieron conocer el tiempo que demoraría un rescatista para atender en un paro cardíaco ya sea en la propia cancha o en alguna de las tribunas. Según explicó el deportólogo a El País, el proyecto había sido respaldado por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y por Etchandy, quien le manifestó que el proyecto debía extenderse a todos los deportes del país. Pero a los días de haberlo presentado, se le comunicó que no se seguiría con su instrumentación. El deportólogo que no se dio por vencido, presentó el trabajo a Zelarayán en febrero de este año; según el médico al mes se le comunicó que ya había negociaciones para aplicar un plan de similares características solo en el Centenario. La propuesta de Melo implicaba tener dos equipos de rescate con cuatro rescatistas en la tribuna Olímpica, un equipo en la Ámsterdam y en la Colombes y otros dos en la América.

Cifras.

En Uruguay la mortalidad por enfermedades cardiovasculares bajó un 15% en el período entre 2005 y 2015. "En el Uruguay, del 2005 al 2015, la mortalidad (provocada por las enfermedades cardiovasculares) bajó un 15%, una cifra por encima del promedio en Latinoamérica", informó Zelarayán en setiembre del año pasado. Agregó que "la mayor reducción se produjo en los pacientes de menos de 69 años, lo que es muy auspicioso. Esto nos hace augurar que vamos a cumplir con los objetivos sanitarios nacionales al 2020 y de la Organización Mundial de la Salud al 2025", concluyó. Según los médicos, el fútbol es uno de los deportes de mayor riesgo para quienes sufren alguna cardiopatía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)