Justicia

Condenan a Alfredo Silva al pago de $ 2 millones

Incurrió en conjunción de interés personal y público, dice fallo.

Alfredo Silva en el juzgado de Bartolomé Mitre. Foto: Agustín Martínez
Foto: archivo El País

Alfredo Silva no era un funcionario más de ASSE, sino que integraba su Directorio y ese organismo aprobó la contratación de la cooperativa de limpieza "Buena Estrella", que era a su vez asesorada por el propio Silva. Esa fue una de las conclusiones de la jueza especializada en Crimen Organizado, Beatriz Larrieu, para condenar al exdirector de ASSE y ex secretario general del gremio de Salud Pública (FFSP) por el delito de conjunción del interés personal con el público.

En la sentencia, fechada el 11 de mayo de este año, Larrieu dice que quedó probado que el ex dirigente gremial dio datos reservados a directivos de la cooperativa "Buena Estrella" que permitieron que esta ganara licitaciones de servicios de limpieza en varios centros asistenciales públicos.

Larrieu entendió que Silva favoreció indebidamente a la cooperativa. "Entiende la suscrita que tanto el asesoramiento previo como posterior a la constitución de Buena Estrella —extremo sobre el cual declararon numerosos testigos— realizado por Silva, demuestra una connivencia con la asociación, cuando su calidad de director de ASSE le impedía intervenir de cualquier manera en una empresa que iba a contratar con el organismo", dice la jueza.

Con su resolución, la magistrada ratificó el procesamiento de Silva resuelto en 2011 por el entonces juez de Crimen Organizado, Néstor Valetti, el que le tipificó el delito de conjunción del interés personal y público.

Larrieu dictaminó, además, que el exjerarca y ex dirigente gremial debía pagar una multa en Unidades Reajustables equivalente a $ 2.136.000 (US$ 73.452 al tipo de cambio promedio de 2018). Hasta que no pague, Larrieu no levantará a Silva el embargo genérico dispuesto en el procesamiento.

La sentencia de Larrieu también condena al exdirigente del gremio de la salud, Hebert Tejeira, alias "Toshiba", como autor de un delito de tráfico de influencias. En 2011, el juez Néstor Valetti procesó con prisión a Tejeira por los delitos de cohecho (coima) y conjunción del interés personal y público.

Según la sentencia de Larrieu, quedó probado que Tejeira, "aprovechándose" de su calidad de dirigente del gremio de Salud Pública y específicamente encargado de los trabajadores de empresas tercerizadas que prestaban servicios en la salud, "recibió retribuciones monetarias" de directores de varias de esas empresas a cambio de sus gestiones ante el Departamento Económico Financiero de ASSE para acelerar el pago de las facturas por los servicios contratados.

Horas extras.

La cooperativa "Buena Estrella" surgió tras el desmantelamiento de Clanider, una empresa que brindaba servicios de seguridad y limpieza en el Hospital Maciel. Clanider estaba vinculada a la pareja del entonces senador del Frente Amplio, Eleuterio Fernández Huidobro, hoy fallecido.

Durante el proceso de constitución de "Buena Estrella", los exempleados de Clanider recibieron el asesoramiento de Silva y Tejeira para la creación de la asociación civil con la finalidad de mantener las fuentes laborales.

Para ello, los funcionarios que en definitiva integraron la directiva de "Buena Estrella", tuvieron varias reuniones en el despacho de Silva en ASSE donde se encontraban con este y con Tejeira para organizar y diseñar la creación de la asociación. Luego de constituida la asociación "Buena Estrella", Silva y Tejeira continuaron en contacto con esos directivos "proporcionándoles" información de los llamados a licitación en distintas dependencias de Salud Pública, expresó Larrieu. Agregó que, de esa manera, Silva y Tejeira facilitaban que "Buena Estrella" se presentara a los llamados con propuestas de precio adecuadas para lograr ser contratada.

En el juzgado, la tesorera de la cooperativa, María A., explicó quién daba órdenes en la empresa: "Nosotros no hacíamos nada que no pasara antes por Silva y Tejeira".

Denuncia de empleada generó investigación

El 8 de diciembre de 2011, la funcionaria de la cooperativa "Buena Estrella", Laura de los Santos presentó una denuncia penal contra los representantes legales de la asociación y contra jerarcas de ASSE a cargo del contralor de la misma.

La denunciante señaló que desde el 2010 y por compra directa, la cooperativa tenía a su cargo la limpieza del Hospital Maciel bajo el régimen de facturación de 18.000 horas. Y denunció que existían maniobras con la facturación de las horas trabajadas. Tras la investigación policial, el entonces fiscal del caso, Gilberto Rodríguez, planteó en su dictamen que en el período comprendido entre el 1° de enero de 2011 al 31 de julio de 2011, se autorizó a 22 empleados de la cooperativa, entre ellos encargados y supervisores, a que registraran su asistencia en el reloj biométrico del Hospital Maciel cuando, al mismo tiempo, desarrollaban cursos de capacitación teóricos fuera del centro asistencial y los prácticos a su vez los realizaban dentro de su horario de trabajo "en forma ilegal".

Según la Fiscalía, el ilícito se configuraba pues la contratación de la cooperativa "Buena Estrella" no preveía en los pliegos respectivos la exigencia de cursos de capacitación, indicándose que solo se pagarían las horas efectivas de los servicios de limpieza.

De esta forma, señaló el fiscal Rodríguez, la cooperativa realizó una "sobrefacturación" que indujo a error a ASSE.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)