Código del Proceso Penal

Chediak respaldó un cambio "quirúrgico" al nuevo código

“Todos los días se afectan derechos como la vida y la integridad física”, dijo.

Jorge Chediak. Foto: F. Ponzetto
Jorge Chediak. Foto: F. Ponzetto

El ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) Jorge Chediak afirmó ayer que apoya una intervención "quirúrgica" e "inmediata" del nuevo Código del Proceso Penal (CPP), ya que "todos los días" se están afectando derechos esenciales como la vida, la integridad física y la propiedad.

A título personal, Chediak respaldó las iniciativas del gobierno de modificar el Código del Proceso Penal, las que, aparentemente, cuentan con mayorías en el Poder Legislativo.

"El garantismo, que es nuestra posición filosófica, no se contrapone con un realismo muy importante que, en general, los jueces adquirimos en el ejercicio de la función. Y que todos los que tenemos cargos de gobierno tenemos la obligación de tener incorporada la ética de la responsabilidad. Estoy absolutamente convencido de que los códigos procesales son instrumentos", dijo Chediak.

Según el jerarca del Poder Judicial, si el sistema procesal penal funciona bien hay que potenciarlo y si demuestra falencias, hay que corregirlas. Chediak no emitió opinión sobre eventuales inconstitucionalidades que podría tener el proyecto del Poder Ejecutivo anunciadas por operadores judiciales, ya que integra el órgano que debe decidir en caso de impugnación de una ley o un artículo que no se adecua al marco constitucionalidad.

Semanas atrás, cuando el Poder Judicial fue convocado a la Comisión de Constitución del Senado a iniciativa del senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, Chediak y otras autoridades de la corporación fueron informados del contenido de la iniciativa gubernamental por parte de jerarcas del Ministerio del Interior. En ese momento, Chediak trasmitió su aprobación a los cambios al nuevo Código propuestos por el gobierno.

"Como pasa con todo plan teórico, la verdadera prueba de fuego del nuevo CPP es la contrastación con la realidad. Entonces las soluciones que podrían aparecer como viables y positivas en teoría, si luego al contraponerlo con la realidad demuestra que son perfectibles, hay que cambiarlas", reiteró.

Chediak recordó que la cátedra tiene razón cuando señala que para evaluar determinadas reformas procesales hay que esperar el paso del tiempo.

De esa forma actuó el Poder Judicial con la reforma del Código General del Proceso (CGP) de 1989 y que fue modificado enormemente 20 años después porque no había urgencias. "No se estaban afectando derechos esenciales en lo inmediato. Eran reformas que se hicieron en forma meditada con especialistas con todo el tiempo del mundo", sostuvo el jerarca.

En la reforma procesal penal actual "se están afectando derechos esenciales como derechos a la vida, a la integridad física y el derecho de la propiedad todos los días. No se puede esperar tiempos de cátedra para hacer la evaluación y el ajuste. Hay que hacer la evaluación y el ajuste sobre la marcha. Por eso celebro la voluntad política que están evidenciando tanto el Poder Ejecutivo como el Parlamento", dijo.

Consultado sobre los factores de la espiral de violencia que padece hoy el país, el jerarca de la corporación puso como ejemplo a los Estados Unidos, donde hubo un incremento ascendente de la violencia entre 1960 y 1992 con un pico de criminalidad "espeluznante" a fines de los setenta y principios de los ochenta en centros urbanos como Nueva York.

A partir de 1992, Estados Unidos comenzó a tomar medidas contra todos los delitos, lo que hizo descender la cantidad de crímenes y aumentar la población carcelaria.

A juicio de Chediak, Uruguay debería seguir ese camino y legislar medidas duras contra delitos que afectan a la vida y a la propiedad. No obstante, reconoció que mantener a una persona privada de libertad tiene un alto costo para el Estado.

Ley de género.

De cara a la próxima Rendición de Cuentas, la corporación estableció un capítulo en su mensaje de Rendición de Cuentas vinculado a las necesidades de la implementación de la ley integral contra la violencia de género.

Según Chediak, el Poder Judicial está afinando los números "a la baja" como lo hizo con el Código del Proceso Penal hoy vigente.

En caso de recibir los fondos para crear los juzgados el 1° de enero de 2019, el Poder Judicial precisará por lo menos dos años para poner en funcionamiento el sistema en todo el país por los tiempos que requieren los arrendamientos de locales, refacciones y designaciones de magistrados y funcionarios. Es posible que ese plazo sea menor si implementa la ley integral de género en Montevideo y luego en los restantes departamentos.

Chediak es partidario del régimen de implementación progresiva geográfica para instrumentar la ley integral de género. Por ejemplo, agregó, el CPP fue aplicado en forma progresiva en muchos países. Agregó que Uruguay integra el grupo de la minoría por implementar el nuevo código en forma simultánea en todo el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)