Cayó la banda que falsificaba libretas de conducir por $ 30.000

La Fiscalía y la Policía desbarataron una organización de falsificadores de libretas de conducir, carné de salud y carné de manipulación de alimentos.

Sede del juzgado de Las Piedras, en Canelones. Foto: Archivo El País
Sede del juzgado de Las Piedras, en Canelones. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Una organización desbaratada por la Fiscalía y la Policía de Canelones otorgaba libretas de conducir y carnets de salud y de manipulación de alimentos, y lo hacía en base a documentos de la intendencia y de la Jefatura de Treinta y Tres.

La maniobra era sencilla. Personas con problemas para renovar sus libretas de conducir porque tenían deficiencias de visión, no aprobaban los exámenes o se les habían retirado por circular en estado de ebriedad, se contactaban con un sujeto que oficiaba de nexo con la banda en Treinta y Tres.

Este individuo le trasmitía a los interesados los precios de los “servicios” de la organización: $ 30.000 por una libreta de conducir y $ 4.500 por un carnet de manipulación de alimentos, el que tiene validez en todo el país. No trascendió el costo de un carnet de salud. En cambio, una libreta apócrifa de Maldonado valía $ 15.000.

Luego de acordar los precios, los interesados debían dirigirse a Treinta y Tres. Allí los recibía el propietario de una academia de conducir olimareña. Dicha empresa contaba, a su vez, con los “servicios” de una funcionaria municipal que les daba a los interesados los resultados de la prueba escrita.

En ocasiones, los interesados eran trasladados a la Jefatura olimareña donde les hacían un certificado de domicilio para poder recibir la libreta en ese departamento. Así lo relataron a El País los abogados de dos detenidos, Marcos Pacheco y Martín Frustaci.

Pacheco explicó que, por esa razón, la fiscal de Las Piedras, María Cecilia Bonsignore, pidió a la Justicia que impute a seis detenidos por los delitos de asociación para delinquir, cohecho (coimas) y falsificación de certificado público y documento falso.

Por su parte, el jefe de Policía de Canelones, Víctor Trezza, dijo a El País que los principales integrantes de la organización eran estos seis, y entre ellos hay una funcionaria de la Intendencia de Treinta y Tres.

Trezza afirmó que no tenía información sobre que la banda tuviera vinculaciones con policías, aunque señaló que para sacar la libreta de conducir se precisa un certificado de domicilio emitido por la Jefatura. “Es posible que ese tema haya surgido en la Fiscalía”, explicó.

La organización tenía otras ramificaciones. Una psicóloga de una clínica privada, contratada por la Intendencia de Treinta y Tres, avalaba los tests psicológicos de los aspirantes captados por la banda.

Por otro lado, la academia de choferes, vinculada a un inspector de tránsito de Treinta y Tres, señalaba que el aspirante a la libreta había recibido clases de manejo. “Posteriormente, la libreta la imprimían en la misma intendencia”, dijo Pacheco.

A prisión.

Tras una larga audiencia, las seis personas, entre ellos la funcionaria municipal, fueron procesadas ayer por la Justicia de Las Piedras. Posteriormente, la fiscal pidió una prisión preventiva por 180 días para los seis imputados y las defensas reclamaron que éstos debían aguardar el juicio en libertad.

Finalmente, la Justicia decretó la prisión preventiva por 90 días para los procesados.

Frustaci dijo que los argumentos esgrimidos por la fiscal sobre que los imputados iban a obstaculizar la investigación “no son de recibo” y agregó que la prisión preventiva debe ser la última medida a adoptar según el Código de Proceso Penal.

Frustaci, Pacheco y otros abogados apelaron el fallo.

Copiaron libretas de la comuna de Maldonado

A mediados de 2020, funcionarios de la Intendencia de Canelones detectaron varias libretas apócrifas de Maldonado en manos de choferes canarios. Poco después, la comuna presentó una denuncia penal. Así se inició la investigación de la fiscal de Las Piedras, María Cecilia Bonsignore. “Las libretas incautadas eran copias de las expedidas por la Intendencia de Maldonado”, dijo ayer a El País el jefe de Policía de Canelones, Víctor Trezza. Agregó que la comuna fernandina realizó una pericia y detectó que la organización, que fue desbaratada ayer, había plagiado el plástico.

Por una libreta de conducir falsa de Maldonado, la banda cobraba $ 15.000. El precio subía en función de la categoría del documento. Es decir, si la libreta habilitaba para conducir camiones el valor subía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados