Un juicio interminable

BROU exige a imprenta pagar US$ 496 millones

Juicio a Alborada S.A. lleva 30 años y recibe otra intimación.

BROU prestó dinero a una imprenta de última generación y no se le reintegró la suma adecuada. Foto: F. Ponzetto
Expediente: el Banco República prestó dinero a una imprenta de última generación y no se le reintegró la suma adecuada. Foto: F. Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Se trata del segundo juicio de mayor envergadura del país. El Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU) intimó a la imprenta Alborada S.A. y a otros deudores el pago de la suma de US$ 496 millones.

El Banco República prestó en 1966 a seis empresarios la suma de US$ 1.868.000 para la compra en Estados Unidos de una máquina impresora y accesorios de última generación. Ese crédito fue refinanciado en múltiples oportunidades en el correr del tiempo, según señala el BROU en el expediente del Juzgado Civil de 12° Turno al que tuvo acceso El País.

En 1988, el Banco República inició una demanda contra Alborada S.A. con el propósito de cobrar esa deuda sin resultado alguno. La deuda con intereses siguió creciendo. Según consta en el expediente, el BROU inició otros juicios contra la imprenta en distintas sedes civiles.

Hace 15 días, el abogado Jorge Fein Sandor, en representación del Banco República, señaló a la jueza civil Inés Peralta Gadea que, al 15 de noviembre de 2018, la firma Alborada S.A. adeuda al BROU la suma de US$ 257 millones y $ 7.773 millones (unos US$ 239 millones al tipo de cambio interbancario del martes 27) por "la documentación que se ejecuta" (créditos y pagarés firmados).

Según el profesional, el Banco República se ve en la necesidad de "tomar medidas en defensa de su crédito".

En el escrito, Fein Sandor pidió a la jueza Peralta Gadea que intime y proteste judicialmente a Alborada S.A. en sus domicilios contractuales de Garibaldi 2579 (ahí funciona el diario La República), 18 de Julio 1275 y Sarandí 356 escritorio 21 al pago de la millonaria deuda en un "plazo de tres días".

El jueves 22, la jueza Peralta Gadea hizo lugar al pedido del Banco República y ordenó que se realizara la intimación a la imprenta Alborada en los domicilios contractuales señalados en el escrito de Fein Sandor.

La demanda del BROU es la segunda de mayor volumen en la historia judicial del país. El récord lo tiene el reclamo por US$ 1.000 millones contra el Estado realizado por el empresario de la construcción, Fernando Barboni, por la concesión de la estación de AFE. El Estado ganó ese juicio.

Cedulones.

El expediente judicial, iniciado en 1988 por el Banco República, consta de, por lo menos, dos cedulones presentados en Garibaldi 2579. Uno de ellos fue firmado por una funcionaria. En el segundo, el alguacil dejó constancia que allí funcionaba el diario La República y que nadie conocía a la imprenta Alborada S.A.

El expediente, de más de 1.000 folios y que refiere sobre otros juicios realizados por el Banco República, revela continuas negociaciones entre esta entidad y los seis empresarios deudores. Con el correr de los años y hasta 2016, el Banco República logró que algunos de los empresarios o sus familiares entregaran bienes en Montevideo y en Canelones para cubrir parte de la deuda.

En ninguna parte del expediente judicial consta que la demanda del BROU incluya al diario La República.

La deuda.

El 7 de junio de 1971, los empresarios firmaron un contrato de prenda industrial con el Banco República a cambio de una suma millonaria en pesos uruguayos. Como garantía, los empresarios colocaron una impresora rotativa offset para periódicos y otra maquinarias accesorias de una imprenta industrial. En ese momento, la sociedad Alborada figuraba como en formación.

En uno de los pocos escritos presentados a la Justicia, dos empresarios deudores expresaron que la sociedad Alborada se encuentra en "estado de moratoria" (aplazamiento del pago de una deuda vencida) y que, por ende, no es procedente la ejecución de sentencia. Y advirtieron que la suma que reclama el Banco República es errónea porque no tomó el tipo de cambio promedio cuando se hizo la operación crediticia y sí la cotización de años más tarde.

Una deuda que creció a pasos agigantados

En 1999, en una intimación de pago, el Banco República realizó una estimación de la deuda de la imprenta Alborada S.A. en el Juzgado Civil de 12° Turno.

El abogado del banco en ese momento, Jorge Sisti, dijo que la deuda denunciada en el expediente ascendía, al 10 de octubre de 1999 por concepto de vales, a la cantidad de $ 20 millones y US$ 40 millones por pagarés y por créditos documentarios, la suma de US$ 4 millones y por intereses, US$ 4,7 millones.

"Que pese al tiempo transcurrido, dicha deuda permanece impaga, por lo que mi mandante (Banco República) se ve en la necesidad de tomar medidas en defensa de su crédito", expresaba Sisti.

En 2003, el abogado Ernesto Lorenzo, en representación del banco, pidió que se intimase nuevamente a Alborada S.A. al pago de la deuda que, al 20 de noviembre de 2002, ascendía a la suma de $ 110 millones y US$ 67 millones, más los intereses y comisiones por concepto de la documentación (vales y pagarés) que se ejecutan en el expediente.

El abogado del BROU, Horacio Brancati, también pidió una intimación de pago a la Justicia señalando que Alborada S.A. adeudaba al 30 de abril de 2011 la suma de US$ 144 millones y $ 1.427 millones.

En 2015, la abogada Carmen Viviana Paulós, representante del BROU, señaló en su escrito que, al 19 de enero de 2015, la deuda de la imprenta era de US$ 193 millones y $ 3.031 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)