AMBOS AUTORES A PRISIÓN

Asesinato en Tacuarembó: dictamen fiscal revela cómo madre e hijo planearon el crimen

La mujer, que vivía en Tacuarembó, se comunicó con su hijo, que residía en Montevideo y juntos idearon cómo iban a llevar adelante el homicidio.

Fiscalía General de la Nación. Foto: Marcelo Bonjour
Policía y Fiscalía lograron capturar a los culpables. Foto: Marcelo Bonjour

En la mañana de ayer la Justicia imputó a una mujer de 42 años y su hijo de 21, por el homicidio de Denys Sebastián Rodríguez, de 30 años, en Tacuarembó.

La fiscal Elizabeth Fros solicitó la medida cautelar de prisión preventiva para ambos por un lapso de 180 días, mientras prepara una acusación fiscal final. En su dictamen, Fros da detalles de cómo madre e hijo planearon el crimen. Fue por eso que solicitó a la Justicia la imputación de ambos por ser presuntos autores de un delito de homicidio especialmente agravado por la premeditación. La Justicia hizo lugar al pedido. Según argumentó Fros, la mujer planeó el crimen de su expareja y contactó a su hijo para que lo ayudara a consumar el homicidio.

La mujer, que vivía en Tacuarembó, se comunicó con su hijo, que residía en Montevideo y juntos idearon cómo iban a llevar adelante el crimen.

El pasado 9 de octubre el joven de 21 años salió desde su casa de Montevideo rumbo a Tacuarembó. Cuando llegó a la ciudad se subió al auto de su madre y juntos partieron hacia a la casa de la víctima.

Rodríguez había ido esa noche a un cumpleaños y cerca de las 00:30 horas volvió a su casa. Pero cuando estaba a punto de entrar recibió un mensaje de voz de su expareja. El hombre llevó su celular a su oído. Del otro lado escuchó la voz de ella diciéndole para encontrarse en ese mismo momento. Rodríguez, entonces, decidió no entrar a su casa y esperar que la mujer lo pasara a buscar por la puerta.

La víctima se subió al auto y recorrió varias zonas de la ciudad de Tacuarembó con ella, hasta que frenaron en el lugar donde iban a matarlo: el barrio Godoy.

Adentro del vehículo de la mujer estaba su hijo escondido en el piso de la parte trasera y tapado con un sobre de dormir para que la víctima no se diera cuenta.

Cuando el auto frenó, el hijo de la mujer sorprendió a Rodríguez desde atrás y comenzó a ahorcarlo con un cinturón. Luego de unos minutos la víctima logró zafarse y salió del auto. Pero la lucha continuó. El atacante le pidió a su madre que bajara del auto y lo ayudara. La mujer, entonces, accedió al pedido de su hijo y logró “introducir sus dedos en los ojos de la víctima y propinarle varios puntapiés en el cuello dándole finalmente muerte”, según relató la fiscal Fros en su pedido de formalización.

Luego de matarlo, ambos colocaron el cuerpo de Rodríguez dentro del sobre de dormir en el que se había escondido el hijo de la mujer. Luego lo trasladaron a un lugar lejano para enterrarlo. El cadáver de la víctima fue hallado a la altura del kilómetro 186 de la Ruta 31, pasando el puente de Tacuarembó chico sobre un camino transversal.

Quien guió a la Policía al lugar donde estaba enterrado el cuerpo fue el propio hijo de la mujer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados