JUDICIALES

Asesinato de Rogelio Souza: esperaban un botín grande pero se fueron con $5.000

La Fiscalía informó que varios días antes del hecho los cuatro se reunieron en diversas ocasiones para ultimar los detalles sobre cómo realizarían el asalto al camión, donde uno de los delincuentes trabajaba como repartidor.

El policía Rogelio Souza. Foto: El País
El policía Rogelio Souza. Foto: El País

El asalto efectuado por los cuatro delincuentes que intentaron robar un camión de bebidas la semana pasada y que ayer martes fueron acusados de participar en el homicidio de Rogelio Souza, un efectivo de 27 años, había sido planeado y llevado adelante principalmente por un compañero de reparto del propio agente. 

La Fiscalía informó que varios días antes del hecho los cuatro se reunieron en diversas ocasiones para ultimar los detalles sobre cómo realizarían el asalto al camión, donde uno de los delincuentes trabajaba como repartidor. 

El objetivo era romper el cofre con dinero que estaba en el vehículo. Si encontraban más de $ 300.000 entonces se dividiría y $ 50.000 le corresponderían al hombre encargado de entregar el camión. En caso de que hubiera menos la cifra sería de $ 30.000 para él y el resto se dividiría en partes iguales.

Finalmente concretaron que dos irían en moto con camperas de policías, otro con un marrón caminando, mientras que el cuarto ya se encontraría en el camión porque el robo se efectuaría durante su horario laboral.

A las 13:20 del miércoles 5 de junio el camión llegó al cruce de las calles en la que los tres asaltantes lo esperaban. Primero redujeron a dos integrantes del reparto mientras que, simulando también reducir a quien trabajaba como repartidor pero era en realidad uno de los delincuentes, le entregaron el marrón para que rompiera el cofre de seguridad.

Souza, que ese día cumplía 27 años, estaba en la cabina donde se encontraba el cofre. Dos asaltantes le dispararon al mismo tiempo y en total recibió seis balas en diferentes partes de su cuerpo

Los delincuentes se fueron del lugar con el dinero que le pudieron sacar al chofer, correspondiente a $ 5.000, una mochila, un carnet de policía del propio Souza, el arma reglamentaria de Souza y un celular. 

El fiscal de homicidios de primer turno, Juan Gómez, solicitó una orden de allanamiento a la vivienda del hombre señalado. En su interior, los efectivos ubicaron dos camperas del Ministerio del Interior, una de ellas perteneciente a Bomberos y la otra a la Policía. Además, el "entregador" tenía estupefacientes y armas.

De inmediato, se ordenó la detención del trabajador, que fue ubicado mientras cumplía sus tareas en el reparto de bebidas.

Se trata de un sujeto de 31 años de edad, sin antecedentes penales, que hacía cinco años trabajaba para la misma empresa de transporte de bebidas.

Uno de los relacionados con el hecho recuperó la libertad porque no se pudo probar su participación en el criminal asalto. Los otros cuatro, incluido el repartidor, quedaron presos a la espera del juicio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)