Audiencia 

Asesinato del policía: 180 días de prisión preventiva para su hermano y para el sicario

El hombre –de 46 años- había prometido $ 50.000 al sicario que contactó para que diera muerte a su hermano.

Los atacantes están detenido. Foto: Darwin Borrelli
El asesinato ocurrió el miércoles. Foto: Darwin Borrelli

En una audiencia celebrada en la tarde de este viernes la fiscal Mirta Morales imputó al hermano del policía asesinado el miércoles de esta semana –el agente se llamaba Javier De María- y al sicario que contrató para acabar con la vida de su familiar. El motivo detrás del crimen radicaba en diferencias entre los dos por una herencia que habían cobrado tiempo atrás.

En el caso del sicario –un hombre de 28 años- el delito imputado es homicidio especialmente agravado, mientras que para el hermano del policía es coautoría de homicidio. En ambos casos se resolvió 180 días de prisión preventiva.

La defensa del hermano del policía asesinado pidió una pericia psiquiátrica, dado que alega que su defendido tiene “manías persecutorias”.

El hombre –de 46 años- había prometido $ 50.000 al sicario que contactó para que diera muerte a su hermano. Según lo que se mencionó en la audiencia, después del crimen fueron a un cajero automático, de donde el hermano del policía extrajo $ 35.000 como parte del pago.

Luego de la audiencia la fiscal Morales habló en  rueda de prensa y señaló que lo que ocurrió fue “lamentable” y explicó que el motivo que llevó al hermano de la víctima a contratar a un sicario “sería un problema familiar básicamente por disputa de reparto de bienes” y que si bien los detalles aún no los sabe, el motivo “es el dinero”. 

Además, la fiscal del caso fue consultada sobre si la intención del hermano de contratar al sicario fue para asustarlo y no para matarlo. “Esto es lo que él afirma pero por lógica uno debe presumir que si contrata a alguien para que lleve consigo un arma y se enfrente a alguien, que además sabemos que era policía y que probablemente iba a estar armado, a las 14 de la tarde no iba a ser susto”.

Morales señaló que aún faltan las pericia del arma que terminó con la vida de Javier de María que  determinarán si coincide con el arma que se le encontró al sicario en el momento de su detención.

“Yo les adelanto que es altamente probable que el arma con la que lo encontramos y fue detenido en flagrancia por ese porte y tenencia no es el arma utilizada para el homicidio”, afirmó la fiscal, quien además agregó que el arma incautada en la detención “estaría vinculada posiblemente con un homicidio del 2014”.

Por otra parte Morales habló sobre si existía algún vínculo previo entre el hermano del policía y el sicario contratado. “Una de las versiones es que se conocían de antes, a mi me surge claramente que lo pasan a buscar, o sea que alquila el auto el hermano de la víctima, lo lleva al lugar, hace toda la espera con él- más de tres horas- y que luego colabora en la huida porque lo vuelve a llevar hasta lo que yo presumo cercano al domicilio del sicario”, sostuvo.

Además Morales explicó que en estos casos la pena que se puede esperar es “altísima” ya que se trata de un homicidio especialmente agravado. “La Fiscalía entiende que se dan las dos agravantes, porque una está prevista para el vínculo familiar que tienen -es el hermano y ahí el legislador agrava la figura del homicidio- pero además es especialmente agravado cuando hay una remuneración”, explicó.

La fiscal solo obtuvo las declaraciones del hermano del policía ya que el sicario se negó a declarar. En éstas  “él refiere al cansancio que tenía por el gran problema familiar basado en reparto de bienes”, dijo Morales.

Consultada sobre si el hermano de la víctima mostró arrepentimiento, la fiscal indicó: “Dijo que se arrepentía mucho, que él no quería esto”.

Si bien el arma con la que el sicario mató a la víctima no fue encontrada la fiscal aseguró que aún sin ella  "la Fiscalía se siente muy fuerte para seguir para adelante”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error