Artigas

Colono no pudo pagar el arrendamiento del campo y fue desalojado tras decisión judicial

Varios efectivos policiales se hicieron presentes en el lugar para garantizar la actuación judicial y cumplir con la orden de desalojo.

Foto: Luis Pérez
Foto: Luis Pérez

En la tarde de este viernes se realizó el desalojo del colono Pablo Da Luz a solicitud del Instituto Nacional de Colonización. La medida se llevó a cabo tras una orden de la jueza de Paz de Bella Unión -Artigas-, Andrea Olivera, luego de haber acordado una prórroga de tres días

Varios efectivos policiales se hicieron presentes en el lugar para garantizar la actuación judicial y cumplir con la orden de desalojo. El ganado del colono debió ser reubicado cumpliendo con la disposiciones del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y de la Dirección de Comercialización de Semovientes (Dicose). 
 
“No quiero llevar más nada, me voy como un delincuente, no le deseo a nadie lo que vivimos junto a mi señora y mis sobrinos”, dijo Da Luz a El País esta mañana mientras aguardaba la llegada de los funcionarios judiciales para hacer entrega del bien que le reclamó el Instituto Nacional de Colonización (INC).

El colono juntó sus últimas pertenencias del campo en que vivió 44 años y se fue.

Da Luz se instaló en la Colonia Eduardo Acevedo cuando en el año 1975 a su padre José le adjudicaron una fracción de campo de 400 hectáreas en el predio ubicado a la altura del kilómetro 592 de Ruta 3 General José Artigas.  El terreno se encuentra en medio del arroyo Mandiyú.

Los atrasos en el pago del arrendamiento por parte de su padre, de 85 años, hicieron que Pablo- uno de sus cuatro hijos-  asumiera la responsabilidad de encontrar un mecanismo ante el INC para mantener esas tierras y seguir trabajando al amparo de lo que produce un colono. 

 “Es lo único que sé hacer, trabajar en el campo, no conozco otra cosa y si alguien piensa que soy un delincuente y mi familia le quedó debiendo al Estado, que no se equivoque porque las mejoras que han quedado en el predio no son poca cosa y si se hace un estudio técnico deben andar con una inversión de doscientos mil dólares. Tajamares, pozos semisurgentes, alambrados, dos casas y galpones”, indicó Da Luz.

Con las primeras luces del día y ya con los minutos contados para el desalojo judicial, el colono enfiló con su ganado para un camino departamental atravesando campos. 

Un vecino de Colonia Palma le consiguió un espacio para dejar a los cerdos, que son otra parte de su capital para subsistir. 

Foto: Luis Pérez
Foto: Luis Pérez

Da Luz y su esposa pasarán a vivir en una parte del local de la Fomento de Colonia Palma, ya que son parte de esa asociación civil que les brinda una mano.

“Después tendré que armar una carpa en la calle para cuidar los ´bichos´ -en referencia al ganado- pero como pienso que no jodí a nadie voy a tener una oportunidad para volver al campo”, dijo Da Luz.

El colono explicó que: "Como el INC no logró cobrar esa deuda, se la pasó a mi padre y pretendieron que nosotros le hiciéramos juicio a esa persona a lo que mi viejo se negó rotundamente”.

Además de Da Luz, otros tres colonos de la Colonia Eduardo Acevezo están en situaciones de llegar al desalojo por parte del INC. En uno de los casos un productor lleva tres instancias de prórrogas.

Da Luz agradeció el apoyo de colonos de distintos puntos del país y de sus vecinos que se ofrecieron a acompañarlo hasta el momento del lanzamiento judicial. Sin embargo prefirió no involucrar a nadie en este asunto y asumió ante las autoridades que acataría lo que resuelvan porque se considera un hombre de paz y de trabajo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)