267 INTERVENCIONES

Aglomeraciones de fin de año terminan con seis procesados

La Policía actuó para disolver reuniones en Maldonado, Rocha y Canelones.

Decenas de personas se congregaron en la rambla de la Playa Mansa (Punta del Este); dos personas fueron detenidas por incidentes. Foto: Fernando Ponzetto
Decenas de personas se congregaron en la rambla de la Playa Mansa (Punta del Este); dos personas fueron detenidas por incidentes. Foto: Fernando Ponzetto

La Policía, Bomberos y la Armada realizaron 267 intervenciones entre la noche del 31 de diciembre pasado y la madrugada de ayer por aglomeraciones de personas y fiestas clandestinas.

Una de las grandes congregaciones de individuos, que se judicializaría más tarde, ocurrió a las 5:45 horas de la víspera en el balneario Salinas, Canelones. Unas 300 personas se juntaron para escuchar música a todo volumen.

Efectivos policiales concurrieron al lugar y pidieron que se retiraran. La mayoría de los asistentes a la fiesta callejera obedecieron. Quedaron unos 50. Los policías seguían exhortando a que se dispersaran en el marco de las medidas contra la pandemia resueltas por el gobierno.

Sin embargo, la respuesta de los presentes fue con pedreas, botellazos e insultos. En un momento, esas personas comenzaron a reñir entre ellos. La situación era cada vez más tensa y así lo informaron oficiales a la Fiscalía de Atlántida, cuya jurisdicción incluye a Salinas.

En ese instante, la Policía volvió a exigir a los violentos que se dispersaran. Ello conllevó a nuevos forcejeos. Fueron detenidos en el lugar cuatro hombres y una mujer.

Posteriormente, una joven de 20 años concurrió a la Seccional 22° de Salinas molesta por la detención de su pareja, según informó a El País el vocero de la Jefatura de Canelones, Alejandro Ferreira.

Totalmente ofuscada, la chica comenzó a tirar piedras a un policía que custodiaba la puerta de la comisaría. También fue detenida.

En la tarde de ayer, la fiscal de Atlántida, Mirna Busich, procesó a cinco detenidos por desacatos especialmente agravados y atentados.

También fue formalizada la investigación penal contra la joven por los delitos de atentado especialmente agravado y lesiones graves.

Busich dijo a El País que todos los procesados enfrentarán una medida cautelar de arresto domiciliario por 90 días, ya que eran primarios y personas con trabajo.

La fiscal explicó que el desacato se configuró luego de que la Policía ordenó a las 50 personas que se retiraran del lugar para evitar que los incidentes terminaran en una riña generalizada, y los imputados se mantuvieron en el lugar. El atentado, en tanto, se constituyó cuando los formalizados tiraron piedras y botellas contra los efectivos. “No fueron procesados por no acatar las medidas contra el Covid, sino por no cumplir una orden de la Policía cuando ocurría una riña”, explicó.

También hubo aglomeraciones de público en otros puntos de Canelones. La Policía logró disuadir concentraciones de cientos de personas en las ramblas de La Floresta y Costa Azul, y en la plaza de Los Cerrillos. En todos los casos, los policías lograron que los presentes se dispersaran.

Maldonado

En la rambla de Piriápolis, la Policía detectó una concentración de público de hasta 400 personas.

En la intersección de la Rambla de Los Argentinos y calle Sierra, la Policía procuró disgregar una aglomeración.

El semanario La Prensa de Maldonado consignó que jóvenes agredieron a los efectivos con botellas y todo tipo de objetos respondiendo los agentes con munición no letal para disipar aglomeraciones.

No hubo lesionados.

Por otra parte y por causas que se tratan de establecer, dos contenedores se prendieron fuego en la Avenida Piria y Salta, debiendo trabajar personal de Bomberos con dos unidades.

En Punta del Este también hubo una gran concentración de personas en la Rambla Playa Mansa y calle 25.

Los policías procedieron a exhortar “al creciente público” a que se dispersara recordando que el gobierno había prohibido las concentraciones callejeras en el marco de la emergencia sanitaria. Agotadas las medidas disuasivas, la Policía procedió para disolver la aglomeración, y detuvo a un mayor y un menor de edad por arrojar objetos contra los efectivos.

La Fiscalía ordenó que quedaran en libertad. Declararán el próximo lunes.

En La Barra se generó una aglomeración de unas 200 personas en la madrugada de ayer, informó la Policía. Al llegar los patrulleros, se dispersaron.

Por su parte, la Prefectura realizó un operativo a la altura de la Parada 3 de Punta del Este, tras observar a un grupo de personas.

El vocero de la Armada, Pablo González Cambón, dijo a El País que fueron detenidos dos individuos y se requisó una pistola marca Glock. Se sospecha que el caso podría estar vinculado al tráfico de drogas. La Fiscalía pidió a la Prefectura que buscara en el lugar más armas.

La Paloma

En el balneario rochense de La Paloma, unas 500 personas, cuyas edades oscilaban entre 15 y 20 años, se congregaron en la Avenida Nicolás Solari, a beber y escuchar música con volumen elevado.

El vocero de la Policía de Rocha, Raúl Silvera, confirmó a El País que se dio una gran concentración de personas en ese punto. Sin embargo, agregó, se exhortó a que se retiraran y así lo hicieron.

Montevideo

El jefe de Policía de Montevideo, Mario D’Elía dijo a El País que ocurrieron muy pocas aglomeraciones de personas en la capital. Agregó que la Policía intervino en reuniones de entre 15 y 20 personas, las que se dispersaron ante la solicitud de los efectivos.

piriápolis

El infierno de “la ramblita”

Hace 10 años que “la ramblita” (Rambla de los Ingleses desde Prefectura hasta el Puerto) dejó de ser un paraíso. Este 31 de noche no fue la excepción. Los vecinos que allí residen ya no saben a quién acudir. A algunos de ellos solo les queda tomar “tortas” de pastillas para poder dormir por las noches. Decenas de jóvenes se juntan en el lugar a beber alcohol o consumir drogas hasta la madrugada. Escuchan música a todo volumen e incluso cierran las calles con sus autos a jugar partidos de fútbol. Hacen sus necesidades en los patios. Los vecinos dicen que esperaban que, con el cambio de gobierno, hubiera una modificación de su situación. Pero todo sigue igual. “Parece que las autoridades atienden en épocas electorales”, ironizó un vecino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error