TRES AÑOS DE PRISIÓN

Abogado le dio droga a un recluso durante una audiencia para que la entre a la cárcel

Un abogado fue hallado culpable de suministrarle droga a un recluso durante una audiencia judicial para que la ingresara a la cárcel de Mercedes.

Patrullero para traslado de reclusos. Foto: Archivo El País
El recluso fue llevado desde la cárcel de Mercedes hasta el juzgado. Cuando volvió tenía marihuana en su campera. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Aquella tarde el móvil policial de la cárcel de Mercedes partió como muchas otras veces hacia el Juzgado Letrado de la ciudad para trasladar a un recluso a una audiencia judicial. El preso se había puesto una campera para abrigarse, se subió al vehículo y recorrió junto a los efectivos esos siete kilómetros que separan el establecimiento de la sede judicial.

Luego de unos pocos minutos los policías y el recluso llegaron a la sala donde el hombre iba a ser juzgado. Ahí lo esperaba su abogado. Al finalizar la audiencia el recluso intercambió unas palabras con su defensor, un abogado de 60 años, y luego se volvió a repetir el procedimiento: los efectivos le colocaron las esposas, lo subieron nuevamente al vehículo y lo derivarlo hasta el centro donde estaba recluido.

Llegaron a la Unidad N°24 (cárcel de Mercedes) cerca de las 17:00 horas. Antes de que entrara a su celda, los funcionarios de la cárcel lo revisaron y registraron como es habitual con cada recluso que sale del centro. En ese momento vieron que en el bolsillo interno de la campera que el hombre llevaba para abrigarse había una bolsa. Dentro de esta, según se constató en el pesaje posterior, había 49,6 gramos de marihuana. La Policía avisó a la Fiscalía de 1° Turno de Mercedes y se indagó al recluso para determinar cómo había conseguido la droga. Según un documento judicial al que accedió a El País, el hombre dijo que la marihuana se la había dado su abogado dentro de la sala donde se llevó a cabo la audiencia.

“Me lo dio para que lo trajera el doctor. Me dijo que no iba a pasar nada, que no me iban a revisar. Me dijo que antes de fin de año liberaba a mi señora (que estaba en prisión) y que en un año me sacaba a mí con medida sustitutivas”, indicó el recluso al ser indagado. Por otra parte sostuvo que su defensor le dio indicaciones de que la marihuana la debía dejar abajo de un banco en el vestuario del baño ubicado en un pabellón de la cárcel y que ahí “alguien la iba a levantar”.

Al ser indagado sobre en qué momento el abogado le había dado la bolsa con la droga, el recluso respondió: “Dentro de la audiencia en un momento que la funcionaria se distrajo escribiendo. Al finalizar la audiencia sale la funcionaria y nos quedamos conversando con el abogado en la puerta donde me dice todo lo anterior”, dijo haciendo alusión a donde debía dejar la bolsa con marihuana.

Sentencia judicial.

La audiencia judicial en el que el abogado le dio a su defendido la bolsa con marihuana para que la ingresara a la cárcel de Mercedes (Soriano) sucedió el 16 de agosto de 2019.

Luego de un proceso abreviado el recluso fue condenado a la pena de 15 meses de prisión efectiva que deberá cumplir una vez que venza la causa por la cual está preso.

El delito por el cual la Justicia lo condenó fue el de suministro de estupefaciente agravado en grado de tentativa.

Por otra parte se llevó adelante un juicio oral para determinar la condena del abogado que le entregó la droga al recluso para que la ingresara de forma clandestina al centro penitenciario. Una reciente sentencia del Tribunal de Apelaciones adoptada por unanimidad, a la que accedió El País, condenó al abogado a tres años de prisión efectiva. El fallo quedó ejecutoriado el pasado 8 de julio al vencerse los plazos para interponer recursos.

Según expresa el documento firmado por los ministros Sergio Torres, Alberto Reyes y Graciela Gatti existe la prueba suficiente para que se condene al hombre.

Los ministros exponen que “no hay motivo para dudar de la versión incriminatoria del recluso en perjuicio de quien al comienzo era su abogado defensor”. En ese sentido argumentan que al hombre privado de libertad “no le generaba ganancia alguna inventar una historia semejante para inculpar gratuitamente a quien en el trance representaba su tabla de salvación”.

Por otra parte sostienen que en su testimonio, al cual describen como espontáneo preciso, detallado y con coherencia, que los hechos sucedieron tal cual lo expresó el recluso. Por otra parte se hace hincapié en que cuando el recluso salió de la cárcel hacia la sede judicial no llevaba droga. Durante la audiencia la única persona que estuvo a solas con él recluso fue su abogado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados