Ayer se reunió con Vázquez y almorzó con varios políticos y expresidentes

Juan Carlos de España pidió conocer la chacra de Mujica

Él que viene de España quiere venir a mi casa. ¡A mi casa! A mí, cuando fui a España, me llevaron a La Zarzuela. No sabés lo que es La Zarzuela, una estancia en la puerta de Madrid, con venados y todo, una cosa infernal", contó José Mujica a El País el miércoles pasado, durante la entrevista que se publicó ayer. "Si dará vueltas la vida, para un lado y para el otro. Y uno se lleva sorpresas", agregó el presidente saliente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El rey Juan Carlos con el futuro presidente Tabaré Vázquez. Foto: @CasaReal

Con 77 años y sin mandato institucional alguno (porque abdicó a favor de su hijo Felipe en junio de 2014), el rey emérito Juan Carlos viajó a Uruguay para representar a España en la ceremonia de traspaso de mando presidencial y no quiso perderse de conocer la chacra que ha ilustrado las tapas de varios medios prestigiosos del mundo. De acuerdo a la agenda oficial de Juan Carlos, la visita será hoy a las 17 horas.

Aunque a Mujica no le convence el asunto de que haya reyes en el mundo, comentó a El País que "ahora, de viejo", le encontró cierto sentido. "Ayer tuve que ir a lo de don Juan de Anchorena. Es el único que queda que lo conoció (al fundador del Parque Nacional). Tiene una estancia. Fui de Montevideo para allá, tuve una comida con él (...) Hay que ir y venir de Colonia, son cinco horas. Son cosas protocolares. ¡Si no fuera presidente no iba! El presidente se tiene que comer… Es la única utilidad que ahora después, de viejo, le he encontrado a las monarquías".

Si no puede ver el video haga click aquí

Abrazo.

Don Juan Carlos se reunió ayer de mañana con Tabaré Vázquez en el hotel Four Points, donde el presidente electo montó su despacho desde la campaña electoral hasta ahora. Vázquez tuvo el gesto de ir a recibirlo al ascensor y las cámaras de video registraron la calidez del abrazo entre ambos apenas se vieron.

Esta es la tercera vez que el rey emérito Juan Carlos visita Uruguay. La primera fue en 1983, durante la dictadura. En aquel momento el rey se reunió con los líderes de los partidos políticos en un gesto de respaldo a la institucionalidad democrática. La segunda fue durante el primer gobierno de Vázquez, en noviembre de 2006, en ocasión de la XVI Cumbre Iberoamericana de presidentes y jefes de Estado que se celebró en Montevideo.

Juan Carlos y Vázquez se vieron las caras al menos una vez más, justamente en la Cumbre Iberoamericana de 2005 que se realizó en Madrid.

El encuentro de ayer duró aproximadamente una hora. Participaron también el próximo canciller, Rodolfo Nin Novoa, el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Manuel Gracia, el embajador español en Uruguay, Roberto Varela, y su par uruguayo en España, Francisco Bustillo.

Al salir de la reunión Juan Carlos expresó su satisfacción por estar de visita "nuevamente en este hermoso país" en representación de su hijo Felipe.

Luego partió a la Embajada de España y a eso de las 13 horas recibió a un grupo de políticos de distintos partidos, entre los que estaban Mariano Arana, Belela Herrera, Carlos Baráibar, Didier Opertti, Sergio Abreu, Julio María Sanguinetti, Jorge Batlle, Luis Alberto Lacalle, Carlos Julio Pereyra y Antonio Mercader.

Amigos.

Abreu contó a El País que hace 20 días lo llamaron de la embajada para invitarlo y le explicaron que el rey quería "reunirse con sus amigos" uruguayos durante su breve estadía.

Algunos de los citados fueron miembros de Cancillería y por eso tuvieron contacto con el rey. Otros habían conocido a don Juan Carlos aquella vez que vino en 1983. La cuenta de Twitter de la Casa Real de España compartió una foto en la que se ve a Sanguinetti, Batlle y Pereyra observando y señalando un cuadro que atestigua el momento. Sanguinetti contó a El Observador que los "sobrevivientes" de aquel encuentro se sacaron otra foto conmemorativa.

Antes de comer, el rey leyó unas palabras muy protocolares en las que expresó su alegría por el encuentro, especialmente con tres expresidentes. Cuando terminó de pronunciarlas quiso brindar, pero en las copas solo había agua. Más tarde brindaron con vino y champagne, y más de una vez. En el almuerzo sirvieron gazpacho, lomo y de postre una crema.

Juan Carlos insistió con la importancia de que hubiera tres exmandatarios sentados a su mesa y valoró que por eso Uruguay es "un ejemplo de convivencia democrática". "Sí, hasta ahora. Hay que ver qué pasa con Mujica", intervino Lacalle y todos se rieron.

El almuerzo fue todo camaradería, anécdotas y bromas. Se habló de cómo debían ser las reuniones de autoridades iberoamericanas, con qué frecuencia y contenido; se mencionó el terrorismo como una amenaza latente en el mundo. No se tocó el tema de Venezuela ni nada concreto acerca de Argentina. En palabras de Abreu, "no se habló de nada que fuera de un contenido que ingresara en la delicadeza de los temas".

Juan Carlos apenas contó alguna anécdota y dijo palabras formales. No reveló nada sobre su encuentro con Vázquez y no tuvo ninguna apreciación sobre la presidencia de Mujica, aunque sí le dedicó un brindis a su salud y otro al éxito del nuevo presidente.

Fue muy cariñoso y también tuvo abrazos para cada uno de sus "amigos" uruguayos. Abreu le regaló un libro escrito por él y Baráibar una revista con fotos de su visita durante la dictadura. Algunos encontraron "muy bien" al rey emérito, que necesita un bastón para caminar. Otros, en cambio, lo notaron "muy envejecido".

"Me une al Uruguay una vieja relación de afectos compartidos que alcanzó un punto muy alto cuando tuve ocasión de visitar este país en difíciles momentos de desencuentro de la familia uruguaya", dijo Juan Carlos según consignó Casa Real. "Afortunadamente aquellos tiempos han quedado atrás en la historia y el país ha retomado, con más vigor que nunca, su compromiso ya centenario de profundizar la vigencia de las instituciones democráticas y el respeto de los derechos humanos", agregó.

Si no puede ver el video haga click aquí

La banda de Mujica está en el MPP en una vitrina

La banda presidencial que llevó José Mujica en su asunción se conserva en la sede del Movimiento de Participación Popular (MPP), en la calle Mercedes. "Creo que la banda mía está ahí, en una vitrina del MPP", dijo el presidente saliente a El País en un momento de la entrevista que se publicó ayer. "Yo no quería banda", agregó y tampoco "tanta ceremonia" formal. El Pabellón Nacional que recibió el viernes en su acto de despedida en Plaza Independencia lo donará a la escuela de oficios agrarios que funcionará frente a su casa a partir de mañana lunes. "Habrá que conseguirle un mástil", avisó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)