Francisco

Joya de la ingeniería y buque insignia

El Francisco, un barco de bandera uruguaya, presume de ser el ferry más rápido del mundo, el primero en ser propulsado por turbinas (similares a las de los aviones y construidas por General Electric) y el más ecológico al reducir en 98% las emisiones contaminantes al utilizar GNL.

Ostenta otros récords, como por ejemplo disponer de los waterjets de propulsión más grandes del mundo hasta ahora fabricados.

El Francisco alcanza una velocidad de 58 nudos (107 km/h), lo que le permite cruzar el Río de la Plata —en el trayecto de 200 kilómetros que hay entre Buenos Aires y Montevideo— en poco más de dos horas.

El buque es clasificado también como Ro-Pax, es decir que además de pasajeros (1.000 personas) porta carga rodada (150 automóviles), que accede al buque por sus propios medios. Para ello, dispone de rampas que funcionan como una prolongación de la red vial hacia el interior del buque.

Buquebus con su propio equipo técnico comenzó a investigar las posibilidades de equipar un ferry rápido con turbinas aeroderivadas de General Electric usando como combustible GNL.

La construcción de la nave insignia de la empresa demandó 110 millones de euros (unos US$ 118 millones) y se hizo en los astilleros de Incat, una compañía de Australia especializada en la fabricación de barcos y catamaranes de gran porte. El Francisco viajó de Australia a Uruguay en una travesía de 8.500 kilómetros que el buque completó de un tirón, siendo necesario para ello instalarle tanques de combustible extras en los espacios destinados al transporte de automóviles. Una vez en Montevideo, se realizaron los trabajos de equipamiento interior y decoración. La frutilla de la torta fue la colocación de una fotografía enmarcada del Papa argentino en su cubierta principal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados