GONZALO MUJICA

"Si José Mujica vuelve a ser presidente, hago las valijas"

El ex diputado mujiquista y ahora astorista Gonzalo Mujica, es partidario de instalar dentro del oficialismo el debate por candidaturas presidenciales hacia el 2019. Según dijo, su candidato es Pablo Ferreri, el subsecretario del Ministerio de Economía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"La teoría de la ofensiva de la derecha es una falacia peligrosa". Foto: Archivo El País

Lo que no quiere es que otra vez se instale la candidatura del expresidente José Mujica. “No quiero que empiecen a aparecer pintadas anónimas de Pepe 2020”, advirtió. En este momento de desaceleración económica “el país no soportaría” otra administración de Mujica, sostiene.

—¿Qué desafío debe afrontar Javier Miranda como presidente del Frente Amplio?

—Miranda tiene un hito claro que es el nuevo congreso ideológico que está propuesto para noviembre, que es un congreso que de una forma absolutamente incomprensible se le llama "ideológico". El Frente Amplio no puede discutir ideología porque no tiene ideología, puede discutir acuerdos programáticos. ¿Qué vamos a discutir? ¿Si existe la materia solamente o hay seres sobrenaturales? ¿Vamos a discutir si el materialismo histórico es una ciencia que permite comprender el desarrollo de las sociedades humanas o hay otras formas posibles? Eso es una discusión ideológica y el Frente Amplio asume que está integrado por gente de distintas ideologías. De lo que se trata es de construir los contratos políticos que nos mantienen unidos, y el primer contrato es el del programa. Creo que uno de los grandes desafíos de Miranda es que en ese congreso fijado se ponga en cuestión el programa del Frente Amplio a la vista de lo que son varios fracasos de los gobiernos de izquierda en América Latina.

—¿El programa del Frente Amplio está desactualizado?

—Deberíamos ser bastante menos ambiguos en el tema de la inserción internacional y más precisos en cuanto a las políticas salariales, transformando en permanentes las pautas que tenemos marcadas ahora. También ser más precisos con el gasto social del Estado y con respecto a las siguientes fases de crecimiento. Los crecimientos que tenga la economía uruguaya no pueden ser tratados igual que en 2002, donde había que gastar mucho porque el país había quedado al borde de un abismo. Sin hablar de algunas cuestiones que han demostrado que no han resuelto los problemas, como la participación social de los funcionarios en algunos organismos, que no contribuyó a resolver ningún problema. Creo que no va por ahí la cosa.

—¿Cómo observa este perfilismo de algunos funcionarios de gobierno que, según se advierte en el Frente Amplio, ya están pensando en sus candidaturas hacia el 2019?

—Si vamos a hablar de candidaturas hablemos. A mí lo que no me sirve es que los que se quieren perfilar largan su nombre y cuando yo quiero opinar me contestan: "Es muy temprano para hablar de candidaturas". Los que dicen que es muy temprano para hablar de candidaturas son los que mandan hacer artículos de prensa para que cuando los demás empecemos a hablar ya estén instaladas, y eso es un juego político que no voy a aceptar callado la boca.

¿A quién se refiere?

—A todos los que se mencionan como posibles candidatos para el 2019, que son mencionados porque ellos mismos buscan que se los mencione y después dicen que es temprano para hablar de candidaturas. Hay que cortar desde ya con eso, hay que empezar a hablar de esos temas. Lo que vengo planteando es la necesidad de una renovación programática porque el programa que tenemos es disfuncional con las necesidades del país. Sería absolutamente incongruente que un nuevo programa de izquierda sea representado ante la opinión pública por los mismos que durante años representaron al viejo programa, que creo debe ser abandonado.

—¿De quién está hablando?

—Me refiero a Danilo Astori a José Mujica y a Tabaré Vázquez. Ellos fueron abanderados de un programa de izquierda, el cual considero que poco a poco está quedando disfuncional. Para ser más concreto, creo que si el astorismo no es capaz de mirar y promover la figura del subsecretario de Economía, Pablo Ferreri, como un hombre joven que puede instalar una verdadera revolución programática, y si el mujiquismo no es capaz de pensar en el diputado Alejandro Sánchez, realmente lo que se demostraría sería un anquilosamiento espantoso, una falta de audacia y desinterés por el futuro. Esto no lo digo porque crea que Ferreri y Sánchez representen la misma dirección de programa; creo que están en direcciones opuestas pero son alternativas de novedad.

—¿Ferreri tiene que ser el candidato del astorismo para las elecciones del 2019?

—Estoy convencido que sí, así como pienso que el MPP tiene que decidirse de una vez por todas a presentar a la opinión pública a Alejandro Sánchez como candidato.

—Sánchez acaba de perder la elección por la presidencia del Frente Amplio.

—Viene de una derrota porque el MPP no lo respaldó. Era el candidato y no lo respaldaron, tuvieron una actitud esquizofrénica. Lo promovieron y después no lo apoyaron. Sánchez no es mi opción, pero en todo caso creo que él puede representar una evolución del programa de la izquierda y Ferreri la opuesta. Si ellos dos logran una síntesis será mejor para todo el Frente; pero las dos fuerzas principales de la izquierda deberían hacer una propuesta de renovación y no seguir postulando en 2019 a los dos mismos candidatos que vienen presentado hace 20 años. Si yo voy a esperar que abajo de Danilo y abajo de Pepe aparezca alguien, me voy a morir esperando. Esto es una decisión política que hay que tomar. Si el Frente no es capaz de salir de la tríada Vázquez, Astori y Mujica lo que demuestra es el comienzo de una decadencia.

—Mujica ha dicho que quiere a Astori como candidato.

—Es un doble juego lo que hace, porque sabemos que no es porque tenga afinidad con Danilo, sino porque la presentación de Danilo como candidato lo valida a él. No quiero que el propio Pepe dentro de un año empiece a decir que la gente lo para por la calle para que sea candidato de nuevo; porque yo esa película ya la vi. Tampoco quiero que empiecen a aparecer pintadas sin firma que digan "Pepe 2020". Entonces vamos a no jugar a la mosqueta con la opinión pública. Además, en lo personal, si Pepe es presidente ya estoy armando mis valijas.

—¿Por qué motivo?

—Porque ya viví una presidencia de Pepe. No quiero dos, ya vi lo que es el desorden administrativo y la discrecionalidad en la utilización de los recursos públicos. No quiero más de eso; yo creo que en un momento de caída de la economía el país no soportaría una cosa de esas. Porque tuvimos suerte de que eso pasó en un momento de crecimiento.

—¿La candidatura del vicepresidente Raúl Sendic quedó descartada?

—El problema de Raúl es la situación que tiene creada. En realidad ni Raúl mismo puede saber a esta altura cómo se van a desarrollar los acontecimientos a nivel de la Justicia. No podemos pensar en Raúl hasta que eso no quede claro, y ni el propio Raúl puede pensar en su futuro hasta que no sepa cómo saldrá. Raúl está en la misma situación en que quedó Fernando Lorenzo hace dos años cuando tenía un juicio pendiente y la posibilidad de ser declarado culpable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)