INVESTIGACIÓN

Jerarca policial robaba dinero de allanamientos; fue a la cárcel

Fue procesado con prisión por “reiterados delitos de fraude”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La cercanía con 18 de julió dificultaba movilidad de los móviles. Foto: M.I.Hiriart.

Un funcionario jerárquico que se desempeñaba en la Zona Operacional II de la Jefatura de Policía de Montevideo fue enviado a prisión luego de que se comprobara ante la Justicia que el oficial se quedaba con el dinero que era incautado en diferentes allanamientos de la jurisdicción. La Justicia estima que el policía se gastó más de US$ 18.000.

El oficial era quien tenía en su poder las llaves del cofre donde se guardaban los bienes que eran incautados en diferentes procedimientos policiales. A su vez, el cofre estaba dentro del despacho del policía.

Las autoridades del Ministerio del Interior se dieron cuenta del faltante de dinero luego de que el juez Gabriel Ohanian pidiera ante la Zona Operacional II que se depositaran en una cuenta bancaria del Banco República la suma de US$ 17.700 que había sido incautado tiempo atrás en un procedimiento policial.

El depósito se tendría que haber efectuado en la primera semana del pasado mes de septiembre.

En ese momento, luego de vencidos los plazos judiciales para el reintegro del dinero, los superiores del ahora procesado le pidieron explicaciones al oficial, quien aseguró que en realidad el dinero ya había sido debidamente depositado.

Versión.

La versión del oficial se hizo insostenible luego de que el juez presionara nuevamente porque la constancia del depósito seguía sin llegar.

Los jefes del oficial decidieron citarlo y pedirle una vez más las explicaciones, ante lo cual respondió que “había faltado a la verdad”, según surge del auto de procesamiento. Pero el policía no había dicho, hasta ese entonces, que el dinero se lo había gastado.

Los superiores decidieron pedir una nueva orden judicial para el depósito de dicha suma, que obviamente tampoco fue reintegrada en tiempo y forma.

Fue así que se elevó una orden a asuntos internos del Ministerio del Interior para que se investigue el tema.

La sorpresa fue terrible, cuando los policías procedieron a abrir el cofre donde supuestamente tendrían que estar los valores. Se percataron que el dinero ya no estaba.

Diferentes sobres que estaban rotulados con los nombres de los procedimientos que se habían llevado a cabo, y la suma de dinero incautada, estaban vacíos. En algunos habían unas pocas monedas.

De inmediato, el Ministerio del Interior decidió elevar el caso ante la Justicia.

Bola de nieve.

El policía confesó ante la jueza Fanny Canessa que el dinero se lo había gastado en el Casino.

Según el hombre, su adicción al juego lo llevó al punto de tener que robar el dinero para poder pagar diferentes deudas.

Así mismo informó que estaba en tratativas para conseguir la faltante de dinero a través de una empresa privada, para la que trabajaba paralelamente a las tareas que desempeñaba como policía.

El oficial también dijo ante la Justicia que no pensó que podía ser descubierto en su accionar, el cual se transformó “en una bola de nieve”, no teniendo idea de la totalidad del dinero que se había apropiado. Según el relato, las maniobras habrían comenzado a llevarse a cabo desde el mes de agosto.

Finalmente la jueza decidió procesar al policía por “reiterados delitos de fraude en concurrencia fuera de la reiteración con dos delitos de falsificacion ideologica de certificados publicos cometida por funcionario publico en reiteracion real”.

Sorpresa.

Diferentes policías y oficiales de la Zona II expresaron a El País su sorpresa por el procesamiento del colega en cuestión.

“Me sorprendió, no era policía que demostrara desprolijidad para trabajar, hacía bien su labor, la verdad es que no nos esperábamos esto”, indicó un jerarca del Ministerio del Interior que trabajaba junto al policía procesado.

En este sentido, el colega del oficial indicó que se trataba “de un oficial experiente que cumplía bien con la función de investigaciones que se le encomendaba”.

Otro compañero del hombre procesado aseguró que “estas cosas no pasan casi nunca en la Policía, por suerte se puede decir que son hechos aislados”. “Debemos de ser una de las únicas reparticiones del Estado que se depura a sí misma, cuando hay algo que esta mal se abre la investigación administrativa y luego si amerita se eleva el caso a la Justicia”, dijo el policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)