A ESTAR ATENTOS

El invitado menos deseado del verano ya causó tres muertes

El Ministerio de Salud aconseja no bañarse en las playas de Maldonado, Montevideo y Canelones si tiene heridas en la piel y las defensas bajas.

El MSP no informó en qué playas se han bañado los fallecidos. Foto: D. Borrelli
El MSP no informó en qué playas se han bañado los fallecidos. Foto: D. Borrelli

Justo cuando la concurrencia a las playas está en plena zafra, el Ministerio de Salud exhorta "evitar el ingreso al mar de toda persona que sufra heridas o cortes en la piel". Tres adultos mayores fallecieron, y un cuarto está "estable y hospitalizado", tras infectarse con una bacteria presente en el agua marina tibia. ¿Justo ahora?

La Vibrio vulnificus, como se llama la bacteria en cuestión, es un visitante bastante frecuente en verano, cuando el agua supera los 20°C y hay cierta salinidad. Pero como dicen los médicos, no se enferma quien quiere, sino quien puede.

Los cuatro casos graves que el Ministerio de Salud registró en enero, eran personas mayores de 70 años, con las defensas bajas y heridas en las piernas. Habían ingresado a distintas playas de Montevideo, Canelones y Maldonado, y al no contar con una piel sana como protección, sufrieron una infección que se fue agudizando con el correr de las horas.

"Si usted es una persona sana y joven es poco probable que haga un infección grave", explicó Julio Medina, profesor titular de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas. A lo sumo tendrá algunas molestias, vómitos o fiebre; y en todos los casos "se cura con antibióticos".

Los primeros síntomas suelen aparecer a los dos o tres días. La clave, según los médicos, es identificar si la infección es producto de esa bacteria para recurrir al "gran abanico de antibióticos que pueden usarse", señaló Medina.

El problema de identificación del caso, explicó Medina, es que "puede que haya un médico que no se dé cuenta que la infección en las partes blandas (piel de las piernas, por ejemplo) se deba a esta bacteria".

La literatura científica ha descrito a esta bacteria, por primera vez, en 1976. El Golfo de México, que tiene agua tibia y salada, "es donde anualmente se reportan más casos", dijo el infectólogo Eduardo Savio.

En Uruguay recién hay publicaciones desde 2001, y en los últimos veranos suelen haber unos cinco infectados. Cerca de la mitad de ellos mueren.

A nivel internacional el contagio suele darse por el consumo de mariscos crudos. En Uruguay, donde los frutos de mar no son parte de la dieta habitual, la infección tiende a activarse por el contacto cutáneo.

Si bien no hay estudios epidemiológicos que muestren si se está ante una mayor frecuencia de la presencia de la bacteria, los técnicos coinciden en que "es probable" que sucedan fenómenos así porque la temperatura del agua y la salinidad pueden variar.

Ambiente.

Esta bacteria tira por la borda aquella frase que repetían las abuelas de antaño: "Mhijo, vaya a la playa que el agua salada cura todo".

También es falso pensar que las aguas de las costas uruguayas son siempre frías. De hecho Uruguay es uno de los dos lugares en el mundo con mayor variación de la temperatura oceánica, explicó el oceanógrafo Gustavo Nagy.

Pero hay más factores. El semanario Búsqueda informó que el 2017 fue el año más cálido en Uruguay desde que hay registros. Es de suponer que la variación climática en la superficie, también tenga su correlación en el agua marina —sobre todo en la superficie, donde se baña la gente.

Algunos científicos van más allá y manejan la hipótesis de que la llegada de cruceros y barcos de carga podrían alterar la presencia de bacterias.

Dicen que el cólera (vibrio cholerae) llegó a Sudamérica, más concretamente a Perú, por la descarga de aguas de lastres de los barcos. Es que aquellos buques de gran porte, cargan y descargan agua para mantener el equilibrio. Y si bien las descargas deben ser a determinada distancia de la costa, no siempre su cumple.

Pero aún no hay estudios que confirmen la hipótesis de que en Uruguay puede haber más bacterias Vibrio vulnificus a causa de los barcos.

La Intendencia de Montevideo, por su parte, está intentado encontrar la bacteria para aislarla y luego cultivarla. Según la directora de Salud de la comuna, Analice Berón, "esto puede llevar unos días y no siempre se logra".

Las muestras se están obteniendo de las playas porque, hasta el momento, no se ha comprobado la presencia de la bacteria en ríos o arroyos —donde el agua es menos salada.

Prevención.

"Uno tiene más riesgo de salir a la calle y que ocurra un accidente de tránsito a que ocurra esto (una infección por Vibrio vulnificus)", dijo en conferencia de prensa la directora general de la Salud, Raquel Rosa. Y como el fenómeno es individual, la mayor precaución la tienen que tener las personas mayores, aquellos que tienen heridas en la piel (llagas, quemaduras, cortes), enfermedades hepáticas (sobre todo las generadas por alcoholismo) y las defensas bajas.

Los infectólogos aconsejan higienizarse bien luego del ingreso al agua, también lavar los frutos de mar y cocinarlos antes de consumir. Los tiempos de cocción recomendados para los ostiones y las almejas son tres a cinco minutos (si está hervido); cuatro a nueve minutos (si está cocido al vapor); 10 minutos frito y 10 minutos cocido al horno, señala la revista oficial de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Quienes manipulan los moluscos deben usar ropa protectora y si ponen sus productos a la venta, deben lavarlos bien y evitar la contaminación cruzada por los jugos.

Como la presencia del organismo es fluctuante, las autoridades no quisieron detallar en qué playas ocurrieron los casos graves de este enero. El País supo que uno de los fallecidos se había bañado en Costa Azul, Canelones. Pero salvo un caso, que fue tratado en Maldonado, el resto fueron derivados a hospitales de Montevideo.

Hay veda de mejillones en Maldonado y Rocha.

La Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) mantiene el alerta por marea roja para mejillones. Esto implica que no se pueden extraer, comercializar ni transportar este producto si procede de las aguas de Maldonado o Rocha.

No hay impedimento para el consumo de pescados, calamares y camarones. Incluso, esta vez, hay exoneración para la extracción de almejas — entre la desembocadura del Canal Andreoni y el Arroyo Chuy— y de berberechos en Rocha. Eso sí: la Dinara recomienda la cocción de los productos antes de consumirlos.

La marea roja es una concentración de microalgas que son tóxicas para el consumo humano. El nombre se debe a que algunos de estos organismos, en gran cantidad, tiñen el agua. Pero no siempre ocurre el fenómeno.

Los moluscos, como los mejillones o las ostras, funcionan como filtro del agua y acumulan los microorganismos. Por eso al consumir estos frutos de mar es que se ingiere una alta concentración de tóxicos.

A los cinco o diez minutos de consumir mejillones contaminados, la persona comienza a sentir sensaciones extrañas en la boca, manos o pies. Puede haber vómitos, diarrea y dolores de cabeza, que ceden con el correr de las horas.

Las muertes por marea roja son infrecuentes. Cuando suceden, por lo general, están asociadas a un problema neurológico que deriva en una parálisis respiratoria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)