JUICIO A ANCAP

Investigan sobreprecio de firma argentina a Ancap

La acusan de cobrar US$ 500.000 de más por planos de barcos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ky Chororó: poco después de su construcción, Armada modificó calado del remolcador. Foto: F. Flores

Hoy se realizará la tercera audiencia en el Juzgado de Crimen Organizado de 2° Turno que investiga eventuales irregularidades en las construcciones realizadas por la Armada de dos barcazas y un remolcador-empujador para Ancap.

Para hoy fue citado el ingeniero Ricardo Núñez, representante de la empresa argentina RN consultores, firma contratada por la Armada Nacional para elaborar los planos de las barcazas "Río de los Pájaros" y "Garzas Viajeras" y el remolcador "Ky Chororó".

Según la denuncia realizada por partidos de la oposición, el diseño del remolcador fue contratado de manera directa por la Armada sin llamado a precios. "Esta firma se la contrató por US$ 700.000, proceso en el cual aparecen varias irregularidades, lo que queda acreditado a partir del análisis de la documentación y los testimonios de las personas involucradas", expresa la denuncia.

Según información recabada por el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, la Armada pagó US$ 700.000 cuando este tipo de proyectos de ingeniería no superan los US$ 200.000. El lunes 7, la jueza especializada en Crimen Organizado, Beatriz Larrieu, y el fiscal especializado en dicha materia, Luis Pacheco, preguntaron al gerente de Logística de Ancap Eduardo Lurner si eran excesivos los costos de los planos de las dos barcazas y el del remolcador. Lurner respondió que los costos de los planos se encontraban dentro de los valores manejados por el mercado.

El mismo lunes también declaró el comandante en jefe de la Armada, Leonardo Alonso, quien señaló que Ancap pagó US$ 12.500.000 y no US$ 14.875.000 como dice la denuncia, según indicaron fuentes judiciales a El País.

Según Alonso, la diferencia entre ambos precios la asumió la Armada y no Ancap.

Ayer declararon el exfuncionario de Ancap, Ricardo Lemes, y el capitán Rubén Varela, de Nautimill S.A., empresa que arrendó en US$ 5 millones un remolcador a Ancap mientras se construía el Ky Chororó.

Perjuicio.

La construcción del Ky Chororó por parte de la Armada tuvo demoras. Una de ellas fue ocasionada por la necesidad de reducir su calado.

La empresa Kios impugnó la adjudicación a Nautimill S.A. y se presentó al Tribunal de lo Contencioso Administrativo. Este tribunal le dio la razón a la empresa privada.

Ancap y Kios llegaron a un acuerdo. El ente contrató a dicha empresa para realizar el transporte de combustible por vía fluvial y Kios desistía de su pretensión en el TCA.

La experiencia de la armada.

El gerente de Logística de Ancap, Eduardo Lurner, declaró ante la Justicia que el ente se inclinó por la Armada para la construcción de las barcazas y un remolcador para fomentar la industria naviera nacional. "La Armada tenía la experiencia porque construyó las barcazas para la ex Botnia", dijo el funcionario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)