UN BALNEARIO QUE SIEMPRE CONVOCA

Inundación turística en La Barra

La primera quincena de enero fue una de las mejores del balneario en los últimos años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Panadería La Barra mutó a una rotisería con el paso del tiempo. Foto: D. Píriz

Un punto de encuentro "para los turistas", o "un lugar bastante familiar", así definen los comerciantes y residentes del balneario La Barra al sitio que se encuentra a tan solo 10 kilómetros de Punta del Este.

El enclave turístico se potenció durante los últimos años con nuevos locales comerciales y boliches nocturnos. Eso hizo que las atracciones sean múltiples y variadas, algo imprescindible, para muchos, a la hora de vacacionar.

"Yo en realidad trabajaba como oficial de la Policía en Montevideo, y me fui de baja después de haber estado 12 años al servicio, quise apostar a un nuevo emprendimiento acá en La Barra, porque se sabía que iba a ser una buena temporada", aseguró con una sonrisa Leonardo Ruiz, dueño del local Barriles, que únicamente vende cervezas artesanales.

La cervecería ubicada sobre la calle Tacoma, a pocos metros de Ruta 10, abrió hace tan solo tres semanas, pero ya Leonardo vaticina que al final de la temporada el saldo económico podría ser bueno, "o a lo sumo empataré, por ser la primera vez, el dinero que invertí en equipamiento", señaló.

El lugar está abierto desde las 10:00 hasta las 5:00 de la madrugada, y hay público de todo tipo: "viene el que está de pasada y se va a Rocha o a Punta del Este, que esos son los que compran y siguen viaje, como también tenés a los que hacen after work, que generalmente son los mozos que trabajan hasta tarde en la madrugada, y cuando salen se juntan unos cuantos y se toman algo", comentó Leonardo.

Otro de los comerciantes que notó una buena concurrencia de público es Martín Arbilla, encargado de la panadería La Barra. El comercio abrió sus puertas hace dos años y medio, "y este viene siendo el mejor período de ventas por lejos", afirmó el hombre.

Una plataforma de madera al frente del comercio, con mesas y unas cuantas sillas a su alrededor hace que la gente se quede a consumir ahí mismo; "en este último tiempo fue que ampliamos un poco lo que es la panadería y vendemos algo más de rotisería, se ha convertido un poco en restaurante", sostuvo Martín.

Un caso similar, aunque bastante más peculiar por su crecimiento, es el de Chill Out, un local de comidas que comenzó siendo un kiosco de barrio y con el paso de los años se fue reconvirtiendo, contó a El País Ante Milat, dueño del sitio que está ubicado en Los Silencios y Ruta 10.

En general, todos los comerciantes que fueron consultados por El País durante una recorrida por La Barra, coincidieron en que esta temporada ha sido de las mejores, aunque aún resta la segunda quincena.

Innovador: un nuevo local de cerveza artesanal en La Barra. Foto: D. Píriz
Innovador: un nuevo local de cerveza artesanal en La Barra. Foto: D. Píriz

Todo alquilado.

La intuición del sector inmobiliario, así como también de las automotoras que alquilan vehículos en La Barra, ha sido favorable. Todos apostaron a ir por más en este verano, previendo que ya desde septiembre del año pasado surgían llamados desde el exterior preguntando si había lugar, o si se podía reservar algún auto.

Los teléfonos por las consultas no pararon de sonar hasta último momento, incluso el mismo 24 de diciembre, cuando para muchos empresarios y comerciantes comienza la temporada.

Flavia Palomino, quien dirige la inmobiliaria Santos Dumont resaltó que "algunos quisieron esperar hasta último momento para ver si alguna casa quedaba vacía y podía haber rebaja de precios, pero la realidad es que no quedó absolutamente nada, se agotó todo. Durante la primera quincena de enero no había lugar ni para estacionar los autos", señaló Flavia, al tiempo que recordó: "la gente volvió a tomarse la quincena entera o directamente un mes, como en los viejos tiempos".

El dueño de otra inmobiliaria que prefirió mantenerse en el anonimato resaltó que "en los últimos 10 años, por lejos, esta fue la mejor temporada, se llenó de gente primero que nada porque el cambio favoreció al turismo extranjero, especialmente a los argentinos y los brasileños que son los que más van a Punta del Este, y que luego por diferentes motivos se vienen corriendo a La Barra". El empresario remarcó que también mucha gente llega en verano directamente, por lo que ofrece el balneario.

Por su parte Claudia Ruiz, dueña de la arrendadora de vehículos La Barra Rental, informó que desde que está hace 4 años con el negocio, "esta temporada fue la de mayor éxito", en los primeros días de enero ya no había autos ni motos para alquilar.

"Los alquileres en años anteriores eran de tres o cuatro días, y ahora pasaron a ser de una semana a más, se extendieron los plazos; de los doce autos y las cinco motos que teníamos no nos quedó nada; ahora hay que ver qué ocurrirá con la segunda quincena", señaló la empresaria.

Día de playa con mal tiempo.

El día nublado de ayer, por momentos lluvioso, no impidió que los turistas y residentes de La Barra concurrieran a la playa durante la tarde. Desde las 15:00 horas en adelante una ola de gente se arrimó hasta las aguas del balneario para recrearse. Había banderas amarilla y roja en la casilla del salvavidas, pero igualmente decenas de personas se animaron a darse un chapuzón. La gente que se arrimó hasta la playa también le reportó beneficios a los cuidacoches y vendedores ambulantes, quienes los días de lluvia optan por no salir, ya que generalmente hay muy poca gente transitando por las calles. Según el pronóstico meteorológico emitido por el Inumet para el este del país se espera que este miércoles la temperatura máxima llegue a los 28° C, mientras que la mínima pronosticada será de 17° C. El día se presentará otra vez algo nuboso, con nieblas y neblinas.

CON GUITARRAS O TAMBORES LOS MÚSICOS ACOMPAÑAN LAS CENAS EN LOS BOLICHES.

La vigencia de las "picadas" con música en vivo.

Si bien no es nada innovador la música en vivo en los locales gastronómicos, "es algo que continúa siendo redituable", aseguró Leonardo Ruiz, dueño de la cervecería Barriles. Cada noche en el local de cervezas artesanales se presentan nuevos y variados artistas. "Han llegado a tocar una cuerda de tambores como también dos jóvenes que narraban historias mientras tocaban la guitarra; a la gente le encanta eso, todos quedan entusiasmados y es un bonus en todos los locales", resaltó Leonardo.

La oferta gastronómica en Barriles no es variada, porque se trata de "algo rápido, una picada como para tomar algo con amigos y listo, como si estuvieras en el living de tu casa", contó el dueño del local.

Otros de los sitios que proponen música en sus instalaciones son Pura Vida y Bigote; ambos se encuentran ubicados en Ruta 10 y Las Sirenas, en lo que es el centro de La Barra. Todos tienen variedad gastronómica y trabajan básicamente durante el horario de la noche, "en el momento que la gente sale a cenar", informó Leonardo.

Para quienes quieren ir a bailar en la zona de La Barra también existen lugares a disposición, entre ellos uno recientemente inaugurado: Sofía. El sitio que cuenta con el auspicio de una marca de cerveza internacional ha estado "lleno de gente en las últimas noches", según indicó Fernando, uno de los jóvenes que se encontraba tomando un refresco a pocos metros de allí. "Vengo desde el pasado 27 de diciembre cuando se inauguró, se pone bueno", señaló.

Damián Posadas es músico, y recorre las calles de Punta del Este y La Barra, busca lugares a donde llevar su arte: "hago reggae, y me la voy rebuscando, en realidad esto no lo hago por necesidad, sino porque es una experiencia diferente", dijo el joven de 25 años que nunca antes había tocado para el público, aunque reconoció que "para festejos íntimos" siempre se anima. Ayer Damián tocó en su segundo boliche en lo que va de la semana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados