El proyecto propone pantalla led para mensajes en colores

Intervención neoyorquina en la Torre del Gaucho

La Torre del Gaucho, de la avenida 18 de Julio, podría convertirse en un edificio intervenido con luces y carteles, bajo la estética del Times Square, zona de Manhattan reciclada durante el mandato del alcalde Giuliani.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La obra se inspira en el Time Square y está expuesta en el Centro Cultural de España.

Por ahora, en cambio, no hay más que una idea premiada con Mención de Honor en un peculiar concurso organizado por el grupo que lidera el creativo Alfredo Ghierra, que adquirió relevancia en estos meses con su candidatura de fantasía a intendente de Montevideo.

El proyecto premiado pertenece a un equipo que dirigió el joven arquitecto Federico Lagomarsino, y ya se encuentra integrado a la exhibición del Centro Cultural de España, junto a otros 44 proyectos realizados por un grupo de 120 especialistas en diversas áreas que se sumaron a la performance "Ghierra Intendente".

El objetivo del certamen era atender la situación de lo que se definió como tres íconos negativos de la ciudad: el predio en donde está instalada la gigantesca antena de Monte Carlo TV, la Torre Patria de Punta Carretas y la Torre del Gaucho.

Obra distinguida.

El arquitecto Federico Lagomarsino explicó a El País que "la Torre del Gaucho es una obra arquitectónica sólida, bien construida, pero que tiene un problema relativo: es negligente, en el sentido que está implantada en un punto de la ciudad extraordinario y sin embargo no aporta al nivel que debería, desperdicia ese punto notable de 18. Uno pasa por ahí y no se detiene a mirar el edificio, es sobrio, duro, impermeable, no seduce. Fue así que hicimos una analogía con la situación de Times Square y pensamos qué pasaría si allí hubiera una pantalla led, una interfaz para transmitir ciertas imágenes que fuesen cómplices con el ciudadano".

El proyecto propone una estructura triangular metálica reticulada, como una especie de piel, de pantalla led, y por otro lado una aplicación digital para celular. En los paneles led se transmiten los colores y señales atendiendo a los mensajes de los usuarios.

En esta interfaz digital de expresión social, rápida y en tiempo real, se previó que cada día aparezcan respuestas a un nuevo tema y que quien lo desee pueda compartir su opinión sobre cuestiones cotidianas, a veces banales, o políticas, personales, filosóficas, tecnológicas y sexuales, entre más.

"Sería como una encuesta minuto a minuto que se refleja en la pantalla, en colores, sobre qué piensa cada uno acerca del próximo intendente, o quien va a ser el campeón de América, o qué piensa de la infidelidad, qué denuncia quiere hacer...", afirmó Lagomarsino.

Si un día se pusiera en práctica la propuesta, no generaría inconvenientes para quienes ocupan las oficinas del edificio.

"Es más, funcionará como un protector cuando el sol va cayendo todas las tardes por el oeste, en la Ciudad Vieja. Y va a mantener la ventilación, porque es una estructura con huecos", agregó el creador.

En la base del concurso no se exigía un presupuesto de la obra, pero basta saber que el metro cuadrado de pantalla led ronda los mil dólares.

La idea.

Para el jurado, este trabajo "es el que se destaca por encima de los otros, en tanto logra resolver en una materialidad sutil, una fachada interactiva como nuevo envolvente del edificio". Se anota además que en la pieza "hay un correcto manejo de la escala así como una consideración por la implantación urbana del edificio. La entrega es clara, sobria y lúdica a su vez".

Alfredo Ghierra declaró a El País que si bien quedó desierto el primer premio, la solución elegida "junta varias cosas, involucrando nuevas tecnologías, y haciéndole preguntas a la gente a través de una pantalla led que abarca toda la Torre del Gaucho y, según las respuestas, cambia de color".

En principio se pensó hacer una muestra colectiva con todas las obras premiadas pero, considerando que la cantidad de proyectos "ofreció poca masa crítica", terminó descartándose la opción y exponiéndose solo la ganadora.

Un detalle criollo de la obra.


La Torre del Gaucho es un proyecto del año 1974, finalizado en 1995, ubicado en la proa en donde la avenida 18 de Julio dobla al noreste y nace la calle Constituyente. El proyecto de intervención prevé que el usuario pueda bajar la aplicación en su dispositivo móvil, participar desde estaciones situadas en diferentes puntos de la ciudad, o mediante el sitio web www.pango.com.uy de forma manual. El nombre de la obra distinguida (Pango), significa según los diccionarios gauchescos: enredo, confusión, barullo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados