El canciller no ocultó sus diferencias con la mayoría de los grupos del FA

Interpelación por TISA: Nin enredado por Bordaberry

La interpelación se la ha hecho al Frente Amplio para marcar las diferentes posiciones, que las tenemos". La frase pertenece al canciller Rodolfo Nin Novoa, que ayer fue interpelado en el Senado por el colorado Pedro Bordaberry por la decisión del gobierno de bajar a Uruguay del TISA a instancia del Frente Amplio, a pesar de que el presidente Tabaré Vázquez, el ministro de Economía, Danilo Astori, y el propio Nin Novoa querían sumarse a las negociaciones de este acuerdo de liberalización del comercio de los servicios.

El canciller resumió en su frase las casi nueve horas de interpelación, donde cayó en una "trampa" de Bordaberry que le presentó 28 preguntas elaboradas a partir de advertencias que habían hecho senadores del gobierno sobre el TISA.

"Esta es una interpelación atípica, la oposición está de acuerdo conmigo y quiere que me vaya", dijo el canciller, que en las semanas previas había lanzado en forma irónica: "me van a interpelar los que piensan igual que yo".

La interpelación comenzó con una firme intervención del canciller que procuraba cerrar filas con el Frente Amplio, pero con el paso de las horas las diferencias con la mayoría de los sectores de la coalición de gobierno fueron apareciendo naturalmente. "Es irrelevante la opinión de quien habla, porque nuestra opinión fue ampliamente difundida y es inconducente reiterarla hoy. A lo largo de mi carrera me ha tocado impulsar conceptos que no sean después los sostenidos por mi fuerza política y no debe verse en ello nada patológico o traumático en el hecho de quedar en minoría. Eso es la esencia misma y la normalidad de la democracia", aseguró.

Apoyado en la teoría del sistema de partidos como pilar de la democracia, Nin Novoa preguntó por qué es "cuestionable" la decisión del presidente Vázquez de pedirle opinión a su fuerza política. "¿No es prueba de una sociedad democrática eso?", preguntó.

"Saludable" y "legítima" es la consulta al Plenario del Frente Amplio, aseguró Nin Novoa. "La decisión de salir del TISA fue adoptada por el gobierno atendiendo a una representación de un órgano, como lo es el Plenario, que fue elegido por 140.000 afiliados", acotó.

Luego Nin Novoa procedió a contestar las 28 preguntas de Bordaberry. "¿Estima el canciller que este tratado avasalla las soberanías nacionales de países como el nuestro? ¿Fue un papelón la salida de las negociaciones? ¿Uruguay debe participar del tratado Transpacífico (TPP) y de tratados de libre comercio? ¿Conoce el ministro los fundamentos que llevaron al Frente Amplio a tomar la decisión de retirarse de las negociaciones?", fueron algunas de las interrogantes que parecían inocentes y hasta repetitivas.

Nin Novoa fue breve pero conciso en sus respuestas. "Negativo" respondió a la pregunta acerca de si la no presencia de Brasil y China en el TISA constituyó un obstáculo para que Uruguay participara. Sobre los acuerdos de libre comercio, dejó en claro que su posición es la de "vincularse a las grandes corrientes de comercio del mundo. El 50% del comercio se desarrolla a través de tratados de libre comercio".

"Los TLC no son ni buenos ni malos por sí solos, hay que analizarlos y lo que no deberíamos es negarnos a participar de ellos", aclaró.

El canciller dejó la puerta abierta para la participación de Uruguay en el TPP. "Nos tenemos que acercar a los movimientos, ver qué es lo que se está discutiendo. Se está evaluando la participación. La embajada de Estados Unidos nos hizo un informe de adelanto y estamos trabajando en esto", admitió.

El canciller negó que existiera "secretismo" en torno al TISA como señalaron algunos sectores del Frente Amplio. "Las negociaciones son reservadas, pero no secretas", explicó.

Nin Novoa no se mostró arrepentido de haber reconocido ante un grupo de empresarios que la salida de Uruguay del TISA sería un "papelón".

"Lo dije y no me retracto", aseguró.

"Más fuerte, no lo escuché", replicó Bordaberry.

"¡Que no me retracto, me pareció que podía ser un papelón y no me retracto!", gritó el canciller.

Pero su respuesta más polémica tuvo que ver con los fundamentos en los que se basó el Frente Amplio para pedir el retiro del TISA. "No las conozco, no participé de ello", concluyó.

Bordaberry no la dejó pasar. "Escuchaba atentamente, con mis problemas auditivos que tengo que pedir que repitan a veces. Usted dice soy hombre de partido y ni siquiera sabe por qué su partido decidió eso y sigue siendo ministro. De repente le erré y tendría que haber interpelado a la ministra de Turismo, que fue la que anunció la salida del TISA. Es el colmo del yo no fui", afirmó Bordaberry. "Se tiene que ir para la casa", remató.

Luego, con mucha picardía, Bordaberry comenzó a enumerar una a una las preguntas a Nin Novoa, y reveló que las preparó en base a declaraciones del vicepresidente Raúl Sendic y los senadores frenteamplistas Constanza Moreira, Eduardo Lorier y Leonardo De León. La sorpresa fue grande en el oficialismo.

Con la intención de embretar al Frente Amplio, Bordaberry anunció una moción de apoyo al canciller y a la política de celebrar tratados de libre comercio y del TPP. "Vaya que sería importante para el canciller que se fuera hoy del Parlamento con el apoyo de todos los partidos políticos. Estoy seguro que el oficialismo acompañaría", aseguró Bordaberry.

Pero como respuesta recibió la risa del frenteamplista Rafael Michelini.

Después de la intervención de Bordaberry, Nin Novoa se retractó y aceptó que se equivocó cuando dijo desconocer los argumentos por los que el Frente pidió el retiro del TISA. "En realidad conozco los fundamentos, los tengo acá. Lo que no los comprendo y no los comparto", admitió, y se dedicó a leer algunos de los argumentos que figuraban en declaraciones de diferentes sectores de la coalición de gobierno.

Por su parte, Luis Lacalle Pou (Todos) fustigó los criterios de "amiguismo" e "ideología" con los que el gobierno maneja la política exterior.

"Los senadores no nos podemos interpelar".

Mientras el senador colorado Pedro Bordaberry daba a conocer de qué senadores del Frente Amplio eran los comentarios en que basó cada una de las preguntas con las que interpeló al canciller Rodolfo Nin Novoa, la bancada oficialista trató de evitar que se expusieran las diferencias. "Me resulta extraña la interpelación. Los senadores no nos podemos interpelar", opinó el frenteamplista Rubén Martínez Huelmo.

Sus compañeros de bancada Daniela Payssé y Rafael Michelini salieron en defensa del canciller. "Rodolfo Nin no tiene una opinión descolgada. Que nadie tenga duda de que Rodolfo tiene palabra, pero en las cosas que no son de principio no lo deja al presidente solo. Esto hace a la interpelación irrelevante", aseguró Michelini.

Por su parte, las frenteamplistas Mónica Xavier y Constanza Moreira defendieron el trabajo del Frente Amplio antes de tomar la resolución de solicitar el retiro del TISA. "Cuando escucho hablar con desprecio de los comités de base, les digo: ¡Señores, esa es la democracia!", dijo Xavier.

"Hay que ver la dimensión del animal por el que lloramos. Hay que ver qué exporta Uruguay por servicios para poder lamentar la salida de Uruguay del TISA", opinó Moreira.

Por su parte, Ernesto Agazzi calificó de "aceptables" las explicaciones del canciller, y criticó a la oposición por aferrarse a las declaraciones de Nin Novoa y del ministro de Economía, Danilo Astori, los dos que estaban a favor de continuar negociando el TISA. "Nadie mencionó la opinión de otros ministros, no hay que mencionar dos, hay que mencionar a todos y nosotros hablamos con todos", sentenció Agazzi, dejando en evidencia las diferencias existentes dentro del gabinete.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)