TENSIÓN REGIONAL

La interna del Mercosur al borde del escándalo

Venezuela irá a reunión de cancilleres, no la dejarían entrar.

Los cancilleres del Mercosur tendrán una reunión hoy en Buenos Aires que puede ser tensa porque, si bien no fue invitada, anunció su presencia la ministra venezolana de Relaciones Exteriores, la combativa Delcy Rodríguez, que quiere plantear su disconformidad con la decisión del bloque de suspender a su país.

La decisión fue tomada porque Venezuela no habría internalizado toda la normativa que se comprometió a adoptar cuando ingresó al Mercosur en el año 2012.

La reunión de Buenos Aires es el puntapié inicial de la presidencia rotativa del bloque por parte de Argentina. En los últimos meses tuvo una conducción colegiada transitoria porque Argentina, Brasil y Paraguay se opusieron a que Venezuela asumiera la presidencia pro tempore. Uruguay defendía el derecho venezolano a asumir la presidencia, pero quedó solo en su posición y al final abandonó la presidencia que ejercía sin traspasarla al gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Por su parte, la Cancillería uruguaya reiteró en un comunicado ayer que Venezuela tiene derecho a seguir participando con voz en los diferentes órganos e instancias del Mercosur, después de que el pasado 2 de diciembre el país caribeño quedara suspendido. "Uruguay reitera su posición relativa al derecho de Venezuela a seguir participando en los diferentes órganos e instancias del bloque con voz", se expresa en el comunicado. Uruguay sí aceptó a comienzos de este mes que Venezuela fuera suspendida en su derecho a voto.

El comunicado hizo mención al "extenso, respetuoso y constructivo" diálogo que en la noche del pasado lunes mantuvieron los presidentes de Uruguay, Tabaré Vázquez, y de Venezuela, Nicolás Maduro, para "intercambiar perspectivas respecto a la situación" del país caribeño en el Mercosur. La charla se produjo por videconferencia y duró una hora.

Venezuela pidió, en paralelo, que se active el Protocolo de Olivos del Mercosur para la solución de controversias, algo que fue apoyado por Uruguay. La tesis de Venezuela es que el gobierno de Nicolás Maduro incorporó la gran mayoría de las normas que debía internalizar y que solamente no lo hizo en el caso de aquellas disposiciones que contradecían las leyes del país. Maduro y Rodríguez sostienen que la suspensión de Venezuela se explica por razones políticas porque los otros socios del Mercosur tampoco han incorporado gran cantidad de normas.

Ambos son habitualmente muy duros con el gobierno brasileño de Michel Temer que ha liderado la ofensiva contra Venezuela. Rodríguez ya generó momentos incómodos en Montevideo cuando acusó a los representantes de los gobiernos de Brasil y Paraguay de procurar evitarla ocultándose en los baños del Palacio Santos, sede de la Cancillería uruguaya. Maduro percibe que la posición de Uruguay no es tan adversa a su gobierno como la de Argentina y Brasil y por eso apuesta a que Vázquez actúe como una especie de "puente" que permita el reingreso de Venezuela al bloque, algo que quizás disminuiría la imagen de aislamiento internacional de su gobierno, que lidia con una gravísima crisis económica signada por el desabastecimiento y una elevada inflación.

Los cancilleres del Mercosur comenzarán a debatir el plan de acción del primer semestre de 2017, periodo en el que Argentina ejercerá la presidencia del bloque, que asumirá el 1º de enero sin que se celebre la tradicional cumbre presidencial.

Canciller venezolana asegura que participará de la reunión.

Delcy Rodríguez es hermana de Jorge Rodríguez, actual alcalde del municipio Libertador de Caracas y exvicepresidente de Venezuela. Ambos, hijos del asesinado militante comunista Jorge Antonio Rodríguez (murió a manos de la policía en 1976), están considerados fervientes chavistas. Rodríguez no se muestra muy diplomática en sus ataques a los otros países del Mercosur, aunque siempre pone cuidado y exceptúa a Uruguay de sus críticas más duras. Antes de viajar a Buenos Aires escribió en Twitter que "ni la intolerancia burócrata ni modales dictatoriales de funcionarios del Plan Cóndor impedirán que Venezuela ejerza sus derechos soberanos. En las próximas horas saldré a Argentina para la reunión de Cancilleres de Mercosur. Venezuela es Estado Parte conforme a los tratados".

La alusión al Plan Cóndor (como se conoció a la coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur) tiene que ver con la acusación que se le suele hacer a Eladio Loizaga, canciller paraguayo, de haber colaborado con la dictadura del general Alfredo Stroessner.

Además, el gobierno de Venezuela es muy crítico del brasileño Michel Temer y criticó duramente la destitución de la exmandataria Dilma Rousseff. Tanto Rousseff como las administraciones kirchneristas de Argentina defendieron al fallecido Hugo Chávez y luego a Maduro, su sucesor. Pero el tablero político cambió en la región.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados