lola luna chomnalez

Intendente de Rocha pidió perdón por polémico comunicado en caso Lola

Desde el municipio habían afirmado que el crimen era un caso de "violencia entre familias argentinas"

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Artigas Barrios. Foto: Archivo El País.

Luego del polémico comunicado emitido ayer, en el que se aseguraba que el crimen de Lola Chomnalez respondía a un caso de "violencia familiar argentina", el intendente de Rocha, Artigas Barrios, pidió disculpas a la familia de la víctima.

"Poco importa donde nació, dónde vive, a qué círculo pertenece, quién perpetró esta barbaridad, lo que importa es que no quede impune y esa es misión reservada a la Justicia uruguaya. De ninguna manera podemos adelantarnos a los resultados de su trabajo", expresó Barrios, quien calificó como un "error" el comunicado publicado ayer por su secretario de Comunicación, Mario Barceló.

"En este caso soy responsable de no haber ejercido, con la eficiencia a la que estoy obligado, el control de las publicaciones oficiales de la Intendencia, por ello, asumo la obligación de pedir disculpas ante la familia de Lola, ante sus amigos/as, ante la sociedad argentina, ante los uruguayos/as y especialmente ante los rochenses", expresó Barrios desde el sitio oficial de la comuna.

El primer comunicado

A continuación, el texto firmado por Barceló.

Además de la amargura de la muerte, otra muerte violenta de mujer y mujer joven, el episodio protagonizado por estas familias argentinas en nuestros lugares nos da espacio para reflexionar.


El Turismo es una de las actividades humanas que más implicancias económicas tiene para las sociedades emisoras de viajeros, para aquellas que son receptoras y para los protagonistas de los viajes y las vacaciones. El paso del visitante por nuestros lugares nos deja resultados económicos, nos da nuevas infraestructuras entre otros asuntos.


Pero también, cuando viene un visitante y llega con sus valijas con ropa, libros, equipos de comunicación, también viene con las otras valijas, a veces solo bolsos, otras veces solo pequeños paquetes de sueños, ansiedades, conflictos. Nuestras comunidades turísticas, como ocurre en forma intensa en estos últimos años, reciben y comparten toda esa presencia.


En este episodio de violencia familiar en familias argentinas en este lugar excepcionalmente bello de nuestra costa, sobre todo nos duele la muerte de una mujer, una mujer joven y en circunstancias que revelan crisis de un modelo cultural.


Acá, en nuestros lugares de Rocha tenemos episodios de violencia familiar que se han suscitado. Probablemente y por desgracia, otros sucederán.


Pero acá estamos embarcados sistemáticamente (y particularmente Barra de Valizas es ejemplo de ello) en un cambio cultural que nos permite lucir con orgullo los primeros pasos de una educación en valores muy fuerte. Solo en Barra de Valizas la comunidad está cohesionada por seis grupos y organizaciones locales, se aplican siete programas puntuales además de los institucionales del año en los asuntos sociales más diversos.


Por eso... respiramos mejor, más tranquilos ahora en medio de la desgracia y el dolor por la muerte de Lola, la muchacha argentina. Porque no fue inseguridad local ni violencia local ni fragmentación social local la que generó este episodio.


¿Cuál es el otro desafío que nos planteamos?


Darnos más cohesión social, más derechos y prevención, más educación.


No se trata de poner un blindaje simplista y aislador en un proceso de libertades.


Por el contrario, más solidez y flexibilidad cultural, libre juego con fuerza de valores para que se produzca el otro efecto: además de quedar el inevitable residuo cultural del modelo que sigue el visitante que llega, también se produzca en el visitante que se va de retorno la experiencia vital de nuestros paisajes amigables y nuestro modelo de desarrollo humano que lenta pero seguramente por acá nos va cambiando la vida..

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)