NUEVAS EXIGENCIAS

La Intendencia tendrá "tolerancia cero" con el local bailable Coyote

Será clausurado definitivamente ante cualquier disturbio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fachada del boliche Coyote, donde ocurrieron los incidentes. Foto: Francisco Flores.

Durante el mes de febrero las puertas del boliche bailable Coyote volverán a abrir. Pero esta vez no será en su clásico local del barrio Reducto, sino que se instalará por un mes en la Ciudad Vieja, más específicamente en las calles Juan Carlos Gómez y Rincón, donde funcionaba la discoteca La City.

Ese tiempo será utilizado por los dueños de Coyote para comenzar a realizar los trámites de las nuevas exigencias que le impuso la Intendencia de Montevideo para que pueda volver a funcionar en su establecimiento de siempre. Entre los requerimientos, la comuna les exige un nuevo plan de seguridad, que abarque más allá de la puerta del local, "con el objetivo de que preste otro tipo de garantías", explicó el prosecretario de la IMM, Christian Di Candia.

Asimismo le solicitaron un nuevo plan de limpieza, un nexo vecinal, —es decir una persona debidamente identificada con nombre apellido y un teléfono que pueda estar a disposición de los vecinos, así como también que la venta de entradas se haga de forma anticipada. "De esa forma se evita que sucedan las aglomeraciones de gente en la puerta", indicó el prosecretario. Por último, la comuna le exigirá al boliche que abra una sola vez por semana, los sábados. El proyecto, de acuerdo a Di Candia es "piloto".

"Una vez que el boliche vuelva a abrir, luego de transcurrido tres meses, nos reuniremos junto con los vecinos en una mesa de convivencia y evaluaremos cómo han resultado las nuevas medidas. Si funciona, seguirá abierto en esas condiciones, sino tendrá que cerrar", contó Di Candia y agregó que la tolerancia "será cero", por lo que ante cualquier problema se clausurará definitivamente.

"El propietario del lugar está tramitando una nueva viabilidad de uso que implique todas estas restricciones. Mientras no termine estos trámites no va a poder volver a abrir", expresó Di Candia.

Polémica.

Los gritos, las peleas, los disturbios en la puerta del local bailable Coyote, eran moneda corriente los fines de semana. Según explican los vecinos de la zona "siempre pasaba lo mismo". En la madrugada del lunes 10 de octubre de 2016, los problemas pasaron a mayores, y un joven de 19 años terminó muerto de un disparo. Esa fue la razón que llevó a la comuna a clausurar el boliche.

Ese día, inspectores de la IMM habían advertido que el tope de capacidad del lugar estaba casi colmado, por lo que no debían dejar ingresar más personas.

Aquellos que ya habían comprado las entradas y querían ingresar, comenzaron a empujar hacia la puerta. Fue allí cuando efectivos de seguridad del lugar —según vecinos— salieron a la vereda armados y comenzaron a disparar hacia la esquina de San Martín, donde había un grupo de chicos. Uno de ellos fue herido y otro murió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)