CONFLICTO EN LA EDUCACIÓN

Institución de DD.HH. respaldó a la Republicana en desalojo del Codicen

"La respuesta policial, por parte de la Guardia Republicana fue, en general, proporcional al nivel de agresión generado por algunos manifestantes", concluye un informe de la INDDHH sobre los incidentes ocurridos a principios de semana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Guardia Republicana detuvo a una decena de manifestantes. Foto: Fernando Ponzetto.

La Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) respaldó el accionar de la Guardia Repúblicana en las conclusiones de un informe elaborado sobre los violentos incidentes registrados en la noche del martes durante el desalojo del Codicen.

Para la institución fue adecuado que el Codicen y el Ministerio del Interior solicitara a la misma que observara el procedimiento de desalojo y aclara que fuera del edificio ocupado "existía un clima, generado por manifestantes que no eran estudiantes ocupantes, que presagiaba una definición violenta de la situación".

"Desde el punto de vista de la INDDHH, y sin perjuicios de nuevos elementos de juicio que permitan fundar una opinión en contrario, en el enfrentamiento con los manifestantes sobre Avenida del Libertador y alrededores, objetivamente no existió, por parte de las fuerzas policiales, un uso sistemático, masivo e intencional de la fuerza abusivo y/o excesivo y, por tanto, contrario a las normas y estándares nacionales e internacionales en la materia. No se utilizaron elementos de mayor fuerza agresiva como granadas de gas o balas de goma. La respuesta policial, por parte de la Guardia Republicana fue, en general, proporcional al nivel de agresión generado por algunos manifestantes", expresa el informe divulgado este viernes.

Pero se aclara que no significa que "no se hayan observado casos puntuales por parte de algunos efectivos policiales que mostraron, en forma innecesaria, un uso abusivo de la fuerza". La INDDHH explicó que uno de estos casos ocurrió en perjuicio del abogado de los ocupantes, el doctor Pablo Ghirardo, hecho que fue "directamente observado por la INDDHH".

En cuanto al desalojo de los estudiantes que ocupaban el Codicen, el texto informa que de acuerdo a información recogida por parte de "fuentes absolutamente confiables vinculadas a la actividad docente" y que estaban presentes en el lugar, "no se utilizó la fuerza contra los jóvenes ocupantes".

Y se agrega que durante los incidentes ocurridos en el exterior del edificio, "pudo observarse que la intervención de la Republicana no se dirigió al grupo de estudiantes ocupantes (que ya no se encontraban en el lugar), sino, como ya se señaló, se centró en el grupo de manifestantes, muchos adultos y con rostros cubiertos, que enfrentaron con extrema violencia al personal policial".

Quien actuó como observador de la INDDHH fue el presidente de la misma, Juan Faroppa, quien observó al llegar "varios automóviles con taxímetro estacionados frente a la entrada del edificio. También se encuentran presentes varias personas (jóvenes y adultos) muchos de ellos con los rostros tapados y mochilas en sus espaldas, que impedían la entrada o salida del edificio. Hasta ese momento no se había hecho presente ningún efectivo policial".

Y Faroppa agregó en el informe que "entre los manifestantes que se encontraban fuera del edificio algunos de ellos amontonaban piedras y cascotes sobre la calle Colonia. Uno de estos manifestantes portaba una gruesa cadena".

Irma Leites: "Faroppa legitimó con su presencia la represión policial"

Irma Leites, líder de la organización Plenaria Memoria y Justicia, estuvo hoy en A Diario de El País TV.

Leites sostuvo que durante la ocupación y el desalojo de los manifestantes en la sede del Codicen el pasado martes “se visualiza a la Plenaria por ausencia de otras organizaciones".

Y dijo que el Director de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo, Juan Faroppa, estuvo en el lugar y “cumplió la función de legitimar la represión de la Policía".

Diálogo previo a que comenzaran los incidentes

Guirardo, Faroppa y el subdirector de la Policía Nacional, Inspector Raúl Perdomo, dialogaron previo a que se realizara el desalojo y comenzaran luego los incidentes. 

Perdomo le entregó a Guirardo la orden de desalojo. El abogado la leyó y expresó que no se estaban cumpliendo etapas previas, "en especial la negociación entre las partes" por lo que dijo que consultaría con la asamblea estudiantil y regresaría con una respuesta".

Al regresar, Guirardo plantea a la Policía que están dispuestos a desalojar el edificio, excepto las oficinas del Codicen, "a cambio de un acuerdo firmado que les garantice una mesa de negociación el día siguiente". Esta vez es Perdomo quien debe consultar y regresar con una respuesta.

El jerarca policial regresa e informa que las autoridades no aceptaron las propuestas de negociación, por lo que Interior dio luz verde al desalojo. Faroppa le agradece a Perdomo las gestiones y le dice: "Qué le vamos a hacer. Ya no hay posibilidades de negociar. Haga su trabajo y yo haré el mío".

Momentos luego, prosigue el informe de la INDDHH, alguien grita "se están llevando a los chiquilines" y el grupo de manifestantes intenta ingresar al edificio. "Se producen forcejeos y comienza una lluvia de piedras de gran dimensión; vidrios rotos; empujones". Posteriormente esos incidentes se trasladaron a la vía pública.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados