49° CUMBRE DE PRESIDENTE DEL MERCOSUR

Instaron a Maduro a que adhiera al pacto democrático

Venezuela es el único socio que no ha ratificado el Protocolo de Protección de los Derechos Humanos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Macri: la de ayer fue su debut en una cumbre de presidentes. Foto: AFP.

Como pocas veces en anteriores cumbres, los presidentes del Mercosur se comprometieron ayer a respetar las instituciones democráticas, los derechos humanos y las libertades fundamentales, en una declaración en la que instaron a Venezuela a adherirse a estos principios.

En la 49a cumbre del Mercosur que se cerró en Asunción, Paraguay, donde Uruguay recibió la presidencia pro témpore del bloque, el único ausente fue precisamente el venezolano Nicolás Maduro, que evitó así cruzarse con el flamante presidente de Argentina, Mauricio Macri, que igual aprovechó su debut en un escenario internacional para demandarle al régimen chavista la liberación de líderes opositores.

Los objetivos del Mercosur "se orientan a profundizar la integración y el desarrollo de los pueblos, la consolidación de la democracia, la plena vigencia de las instituciones democráticas y el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales", sostiene la declaración de los presidentes.

El "Protocolo de Asunción sobre Compromiso con la Promoción y Protección de los Derechos Humanos del Mercosur" está vigente desde hace 10 años. Solo falta la ratificación por parte de Venezuela, que se incorporó al bloque en 2012.

Una muestra de los nuevos vientos que soplan en la región fue el pedido de Macri para la liberación de los presos políticos en Venezuela, un planteo impensable hace unos meses.

"Quiero pedir aquí expresamente por la pronta liberación de los presos políticos en Venezuela, porque en los Estados parte no puede haber lugar a persecución política por motivaciones ideológicas o por pensar distinto", afirmó Macri.

"Creo que llegó la hora amigos de pedirle un poco más a la democracia, en el siglo XX superamos (la) dictadura y dijimos nunca más a los gobiernos militares", indicó. Macri destacó la flexibilidad y capacidad de adaptación del Mercosur y anunció que estos son "tiempos de cambios cada vez más rápidos y más profundos".

Enfrente tenía a la canciller venezolana Delcy Rodríguez, que representó en esta cumbre a Maduro, quien no asistió por "compromisos internos". Y como era de esperar la reacción chavista fue inmediata. Rodríguez acusó a Macri de hacer "injerencismo", y mostró fotos de personas armadas que, según dijo, fueron tomadas en las "manifestaciones pacíficas" de 2014. La canciller le dijo a Macri que al pedir la liberación de los políticos detenidos está defendiendo la "violencia política" y se manifestó dispuesta a debatir con él sobre derechos humanos con "sinceridad y franqueza" y "sin doble moral".

Rodríguez acusó a Macri de haber anunciado que va a "liberar a responsables de torturas de la dictadura" en Argentina y de haber imputado a la a presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, de "llamar a manifestaciones".

"Si vamos a hablar de derechos humanos de forma franca como pide Macri, tenemos que hacerlo sin doble moral", sentenció.

La oposición venezolana cifra en más de 75 los presos políticos, entre los cuales están Leopoldo López, líder de Voluntad Popular, condenado a casi 14 años de cárcel por la violencia desatada después de una manifestación convocada por él, y Antonio Ledezma, alcalde de Caracas.

“Dictaduras de los mercados”

Ausente el venezolano Nicolás Maduro en la cumbre, el discurso del “eje chavista” quedó en manos del presidente de Bolivia, Evo Morales, que lejos de proponer abrir el bloque regional planteó afianzar las alianzas internas. “Estamos en una economía global con tendencia a la desaceleración y al lento crecimiento y nuestras economías sufren (...). Hoy más que nunca el proceso de integración exige a nuestros pueblos y gobiernos una mirada más amplia y un compromiso político más amplio”, dijo Morales.

Emplazó a consolidar un “comercio interno continental” que “proteja nuestras economías de las dictaduras de los mercados mundiales”.

“La integración continental es el futuro inmediato e imprescindible, nuestra mejor contribución contra el caos internacional”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados