ENERGÍA SOLAR

Instalan varios cargadores de celulares en plazas del este

Funcionan con paneles solares y cuentan con enchufes para los usuarios de Android o de Apple.

Batería: en una hora se completa la carga total de un teléfono. Foto: Andrés Rubio
Batería: en una hora se completa la carga total de un teléfono. Foto: Andrés Rubio

En verano y en vacaciones, cuando los turistas más tiempo están fuera de sus casas, el uso intenso de los celulares causa un rápido agotamiento de la batería. Andrés Rubio, un casi ingeniero industrial de 29 años, pensó que distintos lugares de la vía pública podrían ser Estaciones para recargarlos gratis y con energía solar.

"Estaba aburrido en la oficina en 2015, me gustaban mucho las energías renovables y vi que podía haber una oportunidad con el tema de los celulares. Y empecé a buscar algo que me guste y le guste a la gente", contó a El País.

La tecnología funciona con un panel solar, no depende de la energía eléctrica, y no importa si es verano o invierno: siempre se puede cargar. Andrés Rubio montó una suerte de armario, que tiene seis lockers con dos enchufes: uno para quienes deseen cargar teléfonos Android y otros para quienes tengan iPhone.

Cada uno de los lockers cuenta con una llave. El usuario se acerca, abre la pequeña puerta y enchufa su celular. Al igual que en la electricidad, demora una hora en cargarse en su totalidad.

En Uruguay, en donde hay 2.330.000 smartphones según el Grupo Radar, hubo instalaciones en Atlántida, La Barra, La Paloma, Cabo Polonio y Punta del Este. Junto a su socio Nicolás Rodríguez han pensado esta iniciativa que, aseguran, tiene decenas de usuarios por día.

Ambos emprendedores le pidieron permiso a la alcaldía de Punta del Este para instalar también el sistema en la Plaza de los Artesanos.

Allí, desde las 7 de la mañana hasta las 23:00 horas, está el dueño de un kiosco de revistas que se transformó en el administrador de las llaves. Cuenta con alguna de repuesto por si alguien se la olvida y, según contó, llega a hacer alguna propina por ayudar a la gente a explicarle la operativa.

Sitios y dólares.

En La Barra el sistema fue instalado en un comercio. "La idea es que mientras estás sentado en unas mesas de afuera puedas cargar tu celular", comentó Rubio.

La tecnología también fue colocada en otros lugares como en festivales, dentro del LATU, en eventos y hasta en peluquerías. "Una vez lo pusimos en un evento en Kibón y los lockers se usaban todos. Si hay gente quieta durante 15 minutos, lo usan. No es para un lugar donde hay tránsito", comentó Rubio. Este sistema, extendido en algunas ciudades del mundo, demandó una inversión de más de 15.000 dólares desde 2016, cuando empezaron a realizar prototipos. El invento tuvo apoyo de la Agencia Nacional de Innovación e Investigación (ANII).

Es un equipo "caro de hacer" y "caro de transportar". De todas formas, Rubio prefirió no vender el servicio en los lugares públicos. "Si yo cobro 20 pesos por usarlo, probablemente la gente no lo use", conjeturó.

Recién ahora los socios están logrando recuperar parte de lo invertido, y eso a raíz de que hay empresas interesadas en adquirirles o alquilarles el sistema. "Ahora estamos remontando", indicó Rubio.

Cuando comenzó le pidió una mano a un estudiante de Arquitectura para que lo ayudara a pensar el diseño. Hoy cuentan con un fletero y conocidos que les fabrican los productos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)