LAS FLAQUEZAS DEL MINISTRO DEL INTERIOR

Se inició el proceso de censura a Bonomi, que será descartada

En extensa sesión, la mayoría frenteamplista del Senado apoyó explicaciones del ministro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Interpelación a Bonomi. Foto: Fernando Ponzetto.

Fue una "interpelación rara", según la definición del ministro del Interior Eduardo Bonomi. Y le asistió razón. El Senado inició un nuevo proceso pedido por la oposición para censurarlo —el tercer intento en seis años de gestión— en la interpelación del senador colorado Pedro Bordaberry.

La moción de censura la anunció en sala el senador blanco Jorge Larrañaga, pero fue firmada por todos los blancos, los colorados y el senador Daniel Bianchi, quien responde a Edgardo Novick.

Se discutirá el lunes 31 en una sesión especial del Senado. El Frente Amplio fijó la misma hora en la que Diputados debatirá la formación de una comisión investigadora sobre los negocios con Venezuela con el fin de diluir la atención sobre este asunto que incluso divide a su bancada en la Cámara Baja.

Más allá del esperado debate sobre la gestión del gobierno en materia de seguridad, el cruce de las cifras de rapiñas y homicidios y los planes futuros, buena parte de la instancia estuvo dominada por la situación de inseguridad en el fútbol y los vínculos de la diputada Susana Pereyra (MPP), esposa de Bonomi, con los barrabravas de Peñarol en la tribuna Ámsterdam del Estadio Centenario.

Hubo prácticamente ocho horas de intercambio entre Bordaberry y Bonomi, sin intervención de otros senadores, donde el tema casi excluyente fue la situación del fútbol.

El involucramiento de la diputada Pereyra surgió en cuanto Bordaberry presentó las 47 preguntas que le hizo al ministro, dos de las cuales referían a ella y su relación con los barrabravas aurinegros.

Bonomi no contestó, sino que lo hizo el subsecretario Jorge Vázquez. Respondió que si bien "sí consta" que ella es fanática de Peñarol, "no le consta al ministerio que utilice ese vínculo con los barrabrava para que la apoyen electoralmente, ni que coree consignas contra la Policía, y ha demostrado el respeto a la Policía y su compromiso con la gestión". Sobre las escuchas telefónicas que mostrarían la connivencia de la diputada con los barrabrava, Vázquez sostuvo que es "un asunto de la Justicia".

En relación a la acusación a su esposa, Bonomi dijo que hay referentes de la barra de Peñarol en los partidos Nacional y Colorado. El senador blanco Luis Lacalle Pou le pidió nombres. Bonomi lo dio: uno de los líderes de la barrabrava de Peñarol, conocido como "Jorgito", es Jorge Rivero Pereyra, que fue candidato de la lista 6 del Partido Nacional en Canelones, y en las municipales fue candidato de la lista 1030 de Vamos Uruguay en el Partido Colorado, reveló el ministro.

Para Bonomi el problema de los barrabrava es claro. Dijo que se trata de "delincuentes que tratan de refugiarse dentro de las hinchadas con un sentido de pertenencia futbolístico y utilizarlo para el delito organizado. Ese es el problema del fútbol. Y se asume así o no lo solucionamos".

El subsecretario Vázquez sostuvo que el pedido de entregar entradas a los barrabrava fue de la Asociación Uruguaya de Fútbol y que fue el ministerio quien dijo haberlas entregado para que la AUF no quedara como violando el convenio.

Según Bordaberry, la diputada Pereyra declaró que "íbamos con una barra de amigos del Frente a un partido y estaba Jorgito. Le dije ché, ¿me dejás entrar? Sí le respondió. Pero mirá que vengo con veinte. Pasan los veinte porque son amigos de Susana, dijo. ¿Por qué no dice nada el ministerio de esa amistad de Jorgito Rivero Pereyra con la diputada esposa del ministro? No, Jorgito Rivero es malo cuando va en una lista del Partido Nacional o el Partido Colorado, pero es bueno cuando hace pasar a su amiga y veinte amigos a los estadios. Tengo las pruebas", dijo.

El monstruo.

"Lo que pasa en el fútbol es culpa del ministerio. Después de 2009 se arrepintió de darle entradas a las barras y trató de ir para atrás, pero ya habían creado el monstruo. ¿Ahora quién lo para? Ahora se la agarran con los clubes, pero el engendro de la violencia está en el ministerio. Y no quiere entrar (la Policía) a los estadios porque es un espectáculo privado", argumentó el interpelante.

Citó declaraciones de Pereyra a CX 30 donde ella misma reconoce que (lee): "los días difíciles voy a la Ámsterdam porque si voy cambian los ánimos de los dos lados, de los hinchas y de la Policía". Bordaberry apuntó: "Va a calmar los ánimos de la Policía, ¿cómo queremos solucionar los problemas si la diputada esposa del ministro va a calmar los ánimos de la Policía junto con la barra?".

Pereyra dijo en esa entrevista que en la Ámsterdam "hay un autocontrol que lo ejercen los referentes de la barra". Pero en la sesión de ayer, el subsecretario Vázquez la contradijo al responder a una de las preguntas de Bordaberry: "No me consta el autocontrol de la barra", dijo.

Bordaberry siguió leyendo la entrevista donde ella dice: "mi esposo no cuestiona mi presencia en la Ámsterdam". "Le preguntan si llevó barras a votar (en la interna del Frente Amplio en 2014)", leyó el senador, "y responde llevo a los que conozco", relató el senador.

Con el enemigo".

"Recordó que ella admitió que (lee): "todos me miraban (en la Ámsterdam) porque me sé todos los cantos. Y los cantaba con ellos con la camiseta de Peñarol puesta, y algunos que aludían a la Policía como ese que dice aunque nos corra la policía. Yo los cantaba y me miraban y se reían", leyó Bordaberry.

"El ministro del Interior pretende controlar los barrabrava y en medio de los barrabrava está su señora gritando contra la Policía que él dirige. Es una barbaridad. ¿Cómo quiere que no haya desmanes?", preguntó. El ministro "duerme con el enemigo", subrayó.

Señaló que en el expediente judicial del caso de los barrabrava se menciona el nombre de algunos de sus integrantes. Pero él dio el apodo de uno: "le dicen el Bin Laden (...) Esa es la barra, los que cantan contra la Policía, los que van a votar", apuntó. "Está probado que los barras llaman por teléfono a la señora del ministro a pedirle gestiones cuando detienen un bus que viaja al exterior. Entre ellos mencionan que ella les advierte de algunas acciones. Según reconocen varios dirigentes de fútbol, la señora hace gestiones cuando la Policía va a detener. El nepotismo de la sicóloga queda chiquito al lado de esto", analizó el senador.

Bonomi defendió la actitud de su esposa al señalar que él no tiene nada que ver con sus idas a los partidos porque está claro que ella es de Peñarol. "Y yo soy de Wanderers y bolso positivo, además. Entre los dos prefiero a Nacional, no a Peñarol. El hecho de que (ella) sea hincha de Peñarol, es hincha de Peñarol, y si quiere ir a ver a Peñarol que vaya a ver a Peñarol. Eso no significa que defienda a los barrabrava".

Es un "hombre de la casa".

La extensa sesión del Senado comenzó a las 10:00. En esos momentos la relación fue caballeresca, pero con el transcurso de las horas el clima se fue poniendo áspero. De todos modos, el ministro Eduardo Bonomi es un "hombre de la casa", como se dice en el lenguaje parlamentario, porque a pesar de su cargo de ministro, en el gabinete tiene una banca en el Senado desde 2010 que por ahora no ocupa. Si dejara el Ministerio del Interior volvería a ocupar el escaño.

CONTRAPUNTO.

Uruguay, país seguro y pacífico - La forma de medir el dato.

El ministro Bonomi dijo que Uruguay es el segundo país más seguro y pacífico de América Latina, según un estudio internacional. Pero Bordaberry replicó diciendo que el ministro "se basó en un índice global de paz que mide conflictos armados entre naciones", desacreditando el dato. Bonomi insistió en la validez de la información afirmando que "no es cierto que Uruguay tenga una situación fuera de control. Hablemos en serio", repitió. Y dijo que la validez es porque "se trata del índice que miran las empresas para invertir".

Esclarecimiento de delitos - Un problema metodológico

Bordaberry afirmó que "de cada diez homicidas en el Uruguay, escaparon cuatro" y que "la tasa de esclarecimiento de los delitos es muy baja, nueve de cada diez delitos en el Uruguay no se aclaran". Bonomi dijo que no es así y que la metodología de cálculo del senador es incorrecta. Agregó que Uruguay no está tan mal porque en el FBI no se aclara el 60% de los delitos y en nuestro país el 36%. Bordaberry "mira Internet y los recortes de diario. ¿Qué seriedad tiene?", preguntó.

Policías por habitante - La relación con el mundo

Bordaberry sostuvo que "Uruguay cuenta con una de las tasas más altas de policías en el mundo. La ONU recomienda 250 policías por cada 100.000 habitantes. Uruguay tiene 876, Argentina posee 222, Brasil 178, Chile 318", dijo. Pero Bonomi aclaró que en realidad hay 421 policías cada 100.000 habitantes. "La tasa es la mitad de lo que dicen. No somos el país con más policías del mundo", precisó. El jerarca señaló que "hay que comparar con los policías que están en la calle". Dijo que muchos administrativos "tienen el estatuto de policía" pero no lo son.

PLANIFICACIÓN AL DETALLE.

La táctica del Frente y el gobierno.

La interpelación fue minuciosamente preparada por el Poder Ejecutivo y el Frente Amplio, cuyos detalles se ajustaron el lunes 24 en una reunión de la bancada en el Senado, según pudo saber El País de fuentes legislativas. La táctica del ministro Eduardo Bonomi fue, usando una analogía futbolística, defenderse con la pelota. Es decir, responder con ataques al senador colorado Pedro Bordaberry. Así de entrada, tras escuchar las primeras apreciaciones del interpelante, Bonomi habló de "desinformación e impericia" en el manejo de los números, alentando lo que definió como "el relato del miedo" por parte de la oposición. Y apeló reiteradamente a la frase "hablemos en serio", justamente el mismo hashtag con el que el Frente Amplio fue haciendo el relato de la interpelación en las redes durante toda la jornada. La Secretaría de Comunicación Institucional del gobierno también fue aportando en su sitio web tramos de las intervenciones del ministro, lo mismo que la página oficial del Frente Amplio, con cifras y láminas sobre distintos delitos. Bonomi informó en la sesión que en lo que va de 2016 "las rapiñas bajaron en todo el país un 3,1%, en Montevideo un 4,5%, en Canelones la baja fue del 1,1%". Y añadió que en toda la zona metropolitana las rapiñas bajaron un 4,1% en lo que va del año. Respecto a los homicidios, el ministro dijo que desde el retorno de la democracia subieron en cuatro de los seis períodos, y que solo bajaron en los gobiernos de Jorge Batlle (2000 a 2005) y de Tabaré Vázquez (2005 a 2010). En Montevideo, los homicidios bajaron un 11% entre 2015 y lo que va del 2016. Respondiendo a una de las preguntas Bonomi dijo que subió 4% la participación de menores en homicidios en 2015 respecto a 2014. En rapiñas aclaradas la participación de menores es del 30%. Bonomi aseguró que en el Comcar el bloqueador de teléfonos celulares "funciona parcialmente", pero en Libertad y la cárcel de Canelones lo hace bien.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º