En el Mercado del Puerto no creen que la carne pueda producir daños severos

Informe de OMS aviva el fuego

Un martes como tantos y una escena repetida. Turistas disfrutando de los platos uruguayos, un guitarrero abrazado a su instrumento, un lustrabotas ofreciendo sus servicios, una pareja comiéndose a besos y un intenso aroma a carne asada en el Mercado del Puerto.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un mundo de aromas y sabores que representa una tradición uruguaya. Foto: M. Bonjour

El ambiente que ayer se vivía en la catedral del asado criollo no decía que apenas 24 horas antes la Organización Mundial de la Salud (OMS) había divulgado un informe que aseguraba que comer embutidos y carnes, incluso sin procesar, aumenta el riesgo de contraer cáncer.

Los clientes todavía no preguntan por el asunto pero los mozos y "vendedores al grito" ya están diseñando su "argumentario" para enfrentar la amenaza.

Sabrina está en la puerta del Mercado intentando convencer a todos los que pasan de que su "baby beef" es el mejor.

Tiene claro que en algún momento la pregunta surgirá y también lo que responderá: "Ese estudio fue realizado en países donde los animales se crían de determinada manera; aquí crecen en praderas naturales".

Renzo, el cajero de la Estancia del Puerto, tiene otros argumentos. "Acá comemos carne dos veces por día, desayunamos mate con chorizos. El personal come toda la carne que quiera. Hace 40 años que estamos abiertos y a nadie le pasó nada", afirmó.

Cada día ponen a la parrilla unos 120 kilos de carne. También ofrecen ensaladas y postres.

Un mozo del local se ofrece como testigo y aclara que hace 37 años que trabaja en el local y que come carne a discreción y que "recién ahora" tiene el colesterol y el ácido úrico "un poco alto".

Muy cerca de la caja está Jaime, un peruano de 30 años que viaja seguido a Uruguay, que mientras se devora una enorme pulpa vacuna con papas fritas escucha la conversación. Asegura que no le tiene miedo al cáncer porque se alimenta con una dieta balanceada y aclara que no come carne todos los días.

Del otro lado, atravesando el centro del Mercado, está la Cabaña Verónica, con Jorge y Raúl invitando a almorzar carnes uruguayas. "La gente no habla de ese informe, pero la mayor parte de las cosas que comemos tiene algo que hace mal", apunta Raúl.

Jorge confesó que come carne cuatro veces por semana y que no se siente mal. Dice que la clave está en el deporte y en una dieta equilibrada. Él volvió al gimnasio hace poco tiempo.

Carmen, la dueña del comercio, argumenta por el lado cultural. Menciona que hace 50 años trabaja en el rubro y asegura que para los uruguayos la carne vacuna es el centro de la dieta. "Cuando salimos al exterior volvemos desesperados por comer un plato de asado", dijo.

En una punta del mostrador está Anita, una joven chilena que trabajó como periodista en un diario de su país y que está preparando sus estudios como actriz en Buenos Aires. Acaba de terminar de almorzar un asado con ensalada; dice que estaba delicioso.

Está segura que "todo el mundo sabe que a la carne le ponen cualquier porquería". Sin embargo, puso en duda que ese problema se produjera en Uruguay.

La futura actriz aclaró que recorrió gran parte del interior uruguayo donde pudo ver cómo se cría el ganado vacuno. "Ustedes tienen un país chiquito con mucho espacio para las vacas, eso es precioso", afirmó.

Anita cree que hay algo más peligroso que la carne vacuna y apunta directamente contra los intereses de su país. "Lo que realmente hace mal es el salmón chileno", disparó la mujer. Su cultivo, según algunas fuentes, se hace con dosis de antibióticos que superan en 36.000 veces el estándar internacional.

Más pescado.

Al fondo del Mercado, lejos de la carne vacuna están los vendedores de pescado. Selva, una de las vendedoras, dice que no escuchó nada del informe de la OMS pero que un estanciero, que ayer almorzó en su negocio, le contó que las carnes uruguayas se producen en un medio natural a diferencia del resto del mundo. De todos modos, Selva cree que este tipo de información puede generar una mayor afluencia de clientes en la pescadería.

Mientras tanto, el Mercado del Puerto se prepara para una nueva temporada de cruceros. El lunes estuvo recorriendo el lugar el subsecretario de Turismo, Benjamín Liberoff.

Si bien se maneja que vendrán menos barcos que el año anterior, los comerciantes esperan que, a pesar de los anuncios de la OMS, los próximos meses sean "muy buenos" para la venta de asados.

¿Qué es la carne procesada?

El estudio de la OMS considera carne procesada "cualquier tipo de carne que ha sido transformada con sal, curación, fermentación, ahumado, para mejorar el sabor y preservar el alimento". Esto incluye salchichas, algunas hamburguesas de carne picada y también embutidos, desde el peor chorizo al mejor jamón. Este grupo también incluye embutidos hechos con sangre (morcilla), carne picada de ave o vísceras.

#InformeOMS en twitter


@luisAlvar0: Si muero por comer carne que me incineren al punto.

Luis Alvaro

@AnibalPeronace: La OMS declara la carne roja cancerígena. Las verduras tienen pesticidas. El azúcar crea tumores ¡Por Dios, las abuelas son asesinas seriales!

Aníbal Peronace

@CNNEE: ¿Cómo explicarle al Chavo que no debe comer torta de jamón porque le puede dar cáncer?

CNN en Español

@Bujaia: ¿Sabías que la carne da cáncer? ¡Qué horrible no sabía! Pasame todo lo de tu plato antes que se enfríe.

Bujaia 2.0

SABER MÁS

OPINAN LOS LECTORES


ELTAMBERITO

Con esta propaganda el kg de asado debería irse a la mitad de precio... ja ja ja ja. Pero no va a pasar. Hay que comer carnes con prudencia, evitar los procesados y balancear las dietas. Por la contaminación del aire se le atribuye 8 veces más de probabilidades de contraer cáncer que comer carne. Ni hablar de los fumadores pasivos, ni de tomar sol y alcohol.

DE LAS CUCHILLAS

Soy carnívoro y si pudiese basaría mi dieta 100% en carne (el precio me lo impide). Comer verdura y frutas con todos los pesticidas que tienen no es mejor (por suerte están igual de caras).

DANMVDEO

En resumen, comer carne PROCESADA de manera normal (no todos los días) sube el riesgo de cáncer de colon en un 1%. Y carne roja no se pudo confirmar, así que probablemente sea aún menos. Es un RIESGO RAZONABLE. No es motivo para privarse de un BUEN ASADO, unos fiambres o unos suculentos choripanes de vez en cuando. Vamo arriba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)