LEGISLACIÓN LABORAL

Industriales están solos en pedido de reformas

Cosse ve los cambios en Brasil como ”un pésimo ejemplo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El gobierno y los sindicatos dejaron claro que no habrá cambios. Foto: F. Flores

Por si no había quedado suficientemente claro, el gobierno insistió ayer en que no se plantea de ninguna manera implementar una reforma laboral en Uruguay para ponerse a tono con la brasileña. Mientras tanto, la central sindical y la Cámara de Industrias se siguen enviando mensajes por elevación. La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, señaló incluso que la reforma laboral aprobada por el Parlamento brasileño (cuya vigencia comenzará en noviembre) es un "pésimo ejemplo". Cosse sostuvo, en declaraciones a Radio Uruguay, que el país "ha llevado adelante una política democrática e inclusiva", porque entiende que el "elemento de redistribución de la riqueza más importante es el salario". Por ese motivo, el gobierno ha buscado deliberadamente la mejora "sistemática" de los salarios reales.

"Me parece un gran paso atrás si pensáramos en cosas similares" a lo ocurrido en Brasil, enfatizó la ministra.

La postura del gobierno coincide con la del Pit-Cnt que reaccionó airado luego de que el presidente de la Cámara de Industrias, Washington Corallo, plantease que Uruguay tiene que "aggiornarse", estudiar los cambios en Brasil y "flexibilizar las relaciones laborales". Corallo había argumentado que, en caso de no hacerlo, Uruguay corre el riesgo de "perder competitividad" y la capacidad de "seguir recibiendo nuevas inversiones".

Vía Twitter, Corallo le respondió al director del instituto Cuesta-Duarte del Pit-Cnt, Milton Castellano, que había dicho a El País que sus comentarios estaban "fuera de lugar" y eran "oportunistas". "¿Está mal alertar y pedir estudiar hacia dónde esta yendo el mundo del trabajo? ¿Está mal alertar sobre pérdida de puestos y competitividad ?", se preguntó. "¿Está mal pedir la venida de especialista y realizar un debate sobre relaciones laborales entre todos los actores de Uruguay? Por favor, sensatez", agregó el empresario.

Marcelo Abdala, secretario general del Pit-Cnt le contestó que los empresarios "sueñan con la negociación colectiva individualizada, es un planteo jurásico".

Por su parte, Pablo Ferreri, subsecretario de Economía, dijo en un evento organizado por ADM que si bien "no quisiera hacer juicios de valor sobre iniciativas legales de otros países", "el avance (de la sociedad) debe ser para todos, si no, no es avance". Para Ferreri es preferible intentar avanzar en la reducción de costos para las empresas y en "mejores condiciones educativas para agregar más valor". El ministro de Trabajo, Ernesto Murro, había sido enfático al advertir que "este gobierno no va a hacer lo mismo que hace Brasil".

La reforma laboral brasileña, a la que se opone la izquierda de ese país y las centrales sindicales, determina que los acuerdos a nivel de empresas entre trabajadores y empresarios prevalecerán sobre normas legales previas. Además, permite extender la jornada laboral a 12 horas y fraccionar en tres partes las licencias de los asalariados, entre otras modificaciones. Según Murro, "si vale más un acuerdo individual entre un trabajador y un empresario que una ley o un convenio, retrocedimos dos o tres siglos".

También el canciller Rodolfo Nin Novoa hizo comentarios adversos sobre la reforma laboral brasileña, lo que llevó a que el gobierno de Michel Temer convocase al embajador uruguayo en Brasilia, Carlos Amorín, para que explicase la posición del gobierno del presidente Tabaré Vázquez. No se trató, sin embargo, de una queja, aseguró Nin Novoa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)