JUSTICIA

El Estado indemnizará a enfermero en US$ 310.000

La Justicia lo acusó de matar pacientes terminales en 2012.

Datos dan cuenta de necesidad de cambios en rumbo de sistema sanitario. Foto: Archivo
El juez Ohanian entendió que el Estado debía resarcir al enfermero. Foto: F. Ponzetto

El pago del equivalente a US$ 288 por cada día de prisión indebida deberá pagar el Estado, según lo dispuesto por la Justicia de lo Contencioso Administrativo, por el encarcelamiento del enfermero Marcelo Pereira acusado de cometer cinco asesinatos de enfermos terminales en 2012. Junto con Pereira, también fue remitido el enfermero Ariel Acevedo y la nurse Andrea Acosta.

En 2015, los tres acusados fueron absueltos por la jueza Dolores Sánchez y el fallo fue ratificado por un Tribunal de Apelaciones un año más tarde.

La sentencia, emitida ayer por el juez de lo Contencioso Administrativo de 1° Turno, Gabriel Ohanian y consignada por El País, condenó al Poder Judicial al pago de $ 6.450.000 por daño moral por los 1.075 días que Pereira estuvo en prisión en forma indebida. Además, la Justicia deberá abonar el equivalente a tres años de sueldo que Pereira percibía en una mutualista y en un hospital de ASSE.

"El señor Marcelo Pereira resultó absuelto por Sentencia Ejecutoriada, es decir que la presunción de inocencia se mantuvo inalterada durante el proceso y el Estado no pudo colectar durante el sumario penal elementos de prueba que permitieran arribar a la certeza razonada de su culpabilidad respecto de los homicidios que se le imputaron en el acto de apertura (procesamiento)", expresa el fallo de Ohanian.

Por concepto de honorarios del abogado de Pereira, Humberto Teske, el Poder Judicial deberá pagar el equivalente a US$ 25.000. El total de la indemnización que deberá abonar el Poder Judicial si no apela el fallo es por US$ 310.000.

"Esta cifra, que sobrepuja notoriamente antecedentes jurisprudenciales de este mismo sentenciante, guarda relación con el grado de aflicción padecido por el actor, que primario absoluto, licenciado en enfermería, fue imputado de varios delitos de singular gravedad ontológica, todo lo cual le importó graves daños de tipo moral", señala Ohanian.

En su dictamen, Ohanian recordó que Pereira reclamó al Poder Judicial y al Estado el equivalente a US$ 2 millones por sufrir una prisión indebida. Es decir, el equivalente a US$ 1.000 por cada día de prisión.

El magistrado actuante señaló que no coincidía con los requerimientos del enfermero por daño moral y consideró que, en las sentencias, los magistrados no debían cuestionar pedidos de procesamientos porque la propia Justicia ya se había expedido al absolver a los dos enfermeros y a la nurse.

Como lo adelantó El País, en su demanda presentada el año pasado, el enfermero Pereira pidió que se condenara al Poder Judicial a pagar US$ 386.000 por concepto de prisión indebida; US$ 773.104 por daño moral; lucro cesante, US$ 797.385, y de honorarios profesionales, US$ 70.000. El reclamo totalizó US$ 2 millones.

El caso, que se denominó como "los Ángeles de la Muerte" en 2012, tuvo una repercusión nacional e internacional.

Libertad.

El 25 de febrero de 2015, la entonces jueza Letrada de 1ª Instancia en lo Penal de 10° Turno, Dolores Sánchez absolvió a los enfermeros imputados de cometer numerosos homicidios especialmente agravados en el año 2012, cuando la sede estaba a cargo del magistrado Rolando Vomero. Con excepción de la nurse Acosta, los enfermeros Pereira y Acevedo aún se encontraban en prisión cuando fueron absueltos.

En su fallo, la magistrada señala que "de la prueba testimonial se nota dos grupos: uno a favor de los encausados y otros en contra, con un denominador común: nadie los vio hacer nada a ningún paciente". Enseguida agrega: "Nadie los vio efectuar ningún procedimiento inusual, ni dar muerte a paciente alguno, ni en el Hospital Maciel ni en la Asociación Española se notó aumento significativo de muertes en los CTI donde estos trabajaban".

En marzo de 2016, el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 1º Turno, confirmó la sentencia de Sánchez.

Los magistrados dictaron la absolución de los tres acusados argumentando que no se pudo probar plenamente que estas personas hayan cometido un ilícito y explicaron que en este caso "la prueba técnica es la más apta—por no decir la única— para determinar la causa de muerte y existencia de concausas, que puedan haber incidido en la muerte de los pacientes".

Madre de Pereira

"Oí cosas horribles"

El 6 de septiembre de 2017, la madre del enfermero Marcelo Pereira declaró en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 1° Turno que vivió una pesadilla con el encarcelamiento de su hijo. "Cuando salía a la calle escuché cosas horribles de mi hijo y del otro enfermero. Las personas decían: qué horrible estos enfermeros asesinos, andá a saber de qué familia vienen, quién es la madre, qué clase de gente es...". La declaración de la progenitora de Pereira, a la que tuvo acceso El País, señala: "Yo no podía decir que era su madre. Mi hijo sufrió un daño moral por algo muy injusto. Tuvo un daño psicológico impresionante".

Luego que Pereira salió de la cárcel no trabajó más de enfermero que "es lo único que sabe hacer". Hoy hace changas repartiendo vino en un camión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos