Pasó cuatro días tirada en el piso del comedor de su casa

Indagan círculo familiar de anciana asesinada

El sábado por la tarde, María Julia Pereyra (88) fue a la panadería de Basilio Araújo y León Pérez. Compró bizcochos y se fue. "No se olvide Julia que mañana no viene el lechero", le dijo el empleado del local. "Después vengo", respondió la mujer, pero nunca más volvió.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Antes de morir la mujer afirmó que una pareja había entrado a su casa en el Cerrito. Foto: A.Colmegna.

Entró a su casa y no la vieron hasta que el miércoles, la sacaron en una ambulancia, luego de pasar casi cuatro días tirada en el piso de su casa, luego de haber sido brutalmente golpeada por desconocidos.

Los vecinos se mostraron consternados por esta situación, más aún cuando ayer a primera hora, se enteraron que la mujer falleció en un centro asistencial, donde permanecía internada.

"El domingo, cuando no vino a buscar los bizcochos como todos los días, supe que había algo mal y empezamos a llamarla", dijo una vecina que prefirió no ser identificada para esta nota.

"Nos contactamos con una de sus sobrinas para ver si sabía algo, pero nunca respondió. Recién ayer (el miércoles) tuvimos novedades. Yo me di cuenta que algo había pasado cuando vi la cuadra llena de patrulleros", afirmó Andrea, vecina de la mujer fallecida.

Varios de los residentes de la zona, explicaron que, en primera instancia, había surgido el rumor de que la mujer, además de haber sido golpeada salvajemente, también había sido violada. Aunque este punto no pudo ser corroborado aún por la Policía, los resultados de la autopsia que se realizará hoy, arrojarán luz sobre el mismo.

La mujer vivió un año en casa de un familiar por temas de salud, pero hace 15 días decidió volver a su hogar, que había sido incendiado por personas no identificadas.

Investigación.

La Policía sigue varias pistas y los primeros indagados son integrantes del círculo familiar de la mujer asesinada.

Cuando una ambulancia se llevó a la mujer al centro asistencial donde finalmente falleció, logró hablar con uno de los efectivos policiales que llegó hasta el lugar. Allí, le manifestó que una pareja había ingresado a su casa y la habían querido robar. La mujer no llegó a identificarlos, pero lo que sí sabe la Policía es que la puerta de entrada de la humilde vivienda, estaba trancada por adentro.

Si bien la mujer no tenía hijos, sí tenia varios sobrinos, alguno de los cuales vivieron en la zona del Cerrito.

"Ella no tenía plata en la casa porque había pasado algunos problemas con alguno de sus sobrinos", afirmó Carla, una vecina quien señaló que la mujer vivía en el barrio desde hacía muchos años.

Justamente, ese sobrino, un hombre de 35 años con antecedentes penales por abuso sexual, es el principal sospechoso, ya que durante el tiempo en que vivió frente a la casa de la mujer, la golpeó para que le entregara dinero.

Este hombre debió irse del Cerrito de la Victoria, ya que fue denunciado por una vecina por un intento de violación de su hija de 14 años.

Los propios vecinos recuerdan que el hombre es consumidor de pasta base y que producto de deudas por el consumo de esta droga, él y su madre, años atrás recibieron una fuerte golpiza. "Él ni siquiera quiso hacer una denuncia en ese momento", afirmó Carla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados