senado

El Impuesto de Enseñanza Primaria para el campo ya se convirtió en ley

El Senado aceptó los cambios introducidos por Diputados al proyecto que restablece el Impuesto de Primaria para los inmuebles rurales y lo convirtió en ley.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Según experto del BID, las prestaciones aún no lograron mejorar aprendizaje. Foto: Archivo

La iniciativa fue apoyada por la bancada del Frente Amplio y por el sector nacionalista Alianza Nacional. El grupo que lidera el senador Jorge Larrañaga votó convencido de que los recursos obtenidos por el cobro de este impuesto irán a la escuela rural, algo que el resto de la oposición cree que no ocurrirá.

El proyecto de ley establece que al impuesto lo deberán pagar los propietarios de inmuebles rurales con explotación de predios superiores a las 300 hectáreas Indice Coneat 100.

Las gremiales agropecuarias analizaron la iniciativa y concluyeron que el impuesto afectará a pequeños y medianos productores.

Durante la breve discusión, el senador aliancista Carlos Camy adelantó el voto a favor aunque tuvo valoraciones negativas hacia el impuesto al sostener que “es un mal impuesto que no tiene en cuenta la rentabilidad del negocio” agropecuario. Y agregó que “el mensaje es malísimo para el sector”.

En definitiva, Camy anunció que Alianza Nacional votaría porque apoya “la orientación de colaborar con la escuela pública rural”.

Pero el senador blanco del movimiento Todos (sector Más País) José Carlos Cardoso adelantó que esa bancada mayoritaria en el Partido Nacional no iba a votar el impuesto porque se considera que tiene errores jurídicos, que no va directamente a las escuelas rurales y porque exonera a los emprendimientos forestales como Montes del Plata, del que se afirma que posee 258.000 hectáreas.

A su vez, el senador del Partido Independiente Pablo Mieres también anunció que no votaba porque este impuesto si bien fue una promesa de campaña del Frente Amplio, y ahora cumple con ello, va en contra del espíritu de la reforma tributaria. También le hizo objeciones de tipo jurídico.

Luego, el senador colorado Pedro Bordaberry dijo que la ley “es mala” porque debe ser interpretada y puede llegar a pensarse que es retroactiva. También criticó la exoneración de este impuesto a los sectores forestales, mientras dijo que se le cobra a los productores con 300 hectáreas. Sin embargo, Bordaberry adelantó que no se opondría a aumentar el IRA o el Imeba al sector agropecuario si así lo promoviera el Poder Ejecutivo.

Afirmó que con esta ley y este impuesto “la escuela rural no recibirá más recursos”. “Esto es un engaña pichanga”, remarcó, porque “el dinero se lo quedará Rentas Generales”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)