Es el único gravamen que Vázquez se comprometió incluir

Impuesto al agro es ley; votaron FA y Larrañaga

El Impuesto de Enseñanza Primaria, el único que el presidente Tabaré Vázquez en la campaña electoral se comprometió a incorporar, es desde ayer ley.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gobierno estima que 14.000 de los 44.700 establecimientos rurales del país pagarán nuevo impuesto.

El Senado aceptó los cambios introducidos por Diputados al proyecto. La iniciativa fue apoyada por la bancada del Frente Amplio y por el sector Alianza Nacional del senador Jorge Larrañaga, que votó convencido de que los recursos obtenidos por el cobro de este impuesto irán a la escuela rural, algo que el resto de la oposición cree que no ocurrirá.

El proyecto de ley establece que al impuesto lo deberán pagar los propietarios de inmuebles rurales con explotación de predios superiores a las 300 hectáreas Índice Coneat 100.

Las gremiales agropecuarias analizaron la iniciativa y concluyeron que el impuesto afectará a pequeños y medianos productores.

Durante la breve discusión, el senador aliancista Carlos Camy adelantó el voto a favor aunque tuvo valoraciones negativas hacia el impuesto, al sostener que "es un mal impuesto que no tiene en cuenta la rentabilidad del negocio" agropecuario. Y agregó que "el mensaje es malísimo para el sector".

En definitiva, Camy anunció que Alianza Nacional votaría porque apoya "la orientación de colaborar con la escuela pública rural".

Por su parte, el movimiento Todos liderado por el senador Luis Lacalle Pou, a través del senador José Carlos Cardoso, adelantó su votó contrario al impuesto porque se considera que tiene errores jurídicos, que no va directamente a las escuelas rurales y porque exonera a los emprendimientos forestales como Montes del Plata, del que se afirma que posee 258.000 hectáreas.

A su vez el senador del Partido Independiente Pablo Mieres también votó en contra, porque este impuesto si bien fue una promesa de campaña del Frente Amplio, y ahora cumple con ello, va en contra del espíritu de la reforma tributaria impulsada por el ministro de Economía, Danilo Astori, en el primer gobierno de Vázquez (2005-2010). Mieres también le hizo objeciones de tipo jurídico.

Luego, el senador colorado Pedro Bordaberry (Vamos Uruguay) dijo que la ley que instala el Impuesto de Primaria "es mala" porque debe ser interpretada y puede llegar a pensarse que es retroactiva. También criticó la exoneración de este impuesto a los sectores forestales, mientras dijo que se le cobra a los productores con 300 hectáreas. Sin embargo, Bordaberry adelantó que no se opondría a aumentar el Impuesto a la Renta Agropecuaria (IRA) o el Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios (Imeba) si así lo promoviera el Poder Ejecutivo.

Bordaberry afirmó que con este impuesto "la escuela rural no recibirá más recursos". "Esto es un engaña pichanga", remarcó el senador colorado, porque "el dinero se lo quedará Rentas Generales".

El gobierno calcula que la recaudación del impuesto rondará los US$ 18 millones y que lo pagarán los propietarios de alrededor de 14.000 establecimientos rurales de los 44.781 que existen en el país.

Hoy la mayor parte de lo que recauda el impuesto (alrededor del 90%) proviene de los inmuebles urbanos y suburbanos. En 2014, la recaudación por el Impuesto de Primaria en inmuebles urbanos y suburbanos fue de unos US$ 64 millones, el 60% en Montevideo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados