Grupo de trabajo generará protocolo de actuación para este tipo de casos

IMM sanciona a municipales por vender y consumir droga

la Intendencia de Montevideo resolvió ayer despedir a un funcionario procesado por venta de estupefacientes y sancionar a otros tres por el consumo de drogas en un Centro Comunal Zonal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Un empleado municipal fue procesado por vender drogas.

También ayer, el intendente Daniel Martínez aprobó la creación de un grupo de trabajo que tendrá como cometido elaborar un protocolo de actuación "para el caso de detección de funcionarios que consuman sustancias que puedan afectar su desempeño laboral y/o causar perjuicio de cualquier naturaleza a esta Intendencia".

La resolución aclara que este protocolo se realizará "a la luz de la nueva ley de responsabilidad penal empresarial" y tomando en cuenta "la eventual modificación de la normativa departamental".

El tema fue puesto sobre la mesa en junio por la División Administración de Personal de la comuna, que sugirió se integre a la discusión la Asesoría Jurídica y el Servicio de Salud y Seguridad Ocupacional. Durante la pasada legislatura, ediles del oficialismo y de la oposición le reclamaron a la Intendencia un protocolo de actuación para este tipo de casos.

Procesado.

La Intendencia dio por concluido ayer un sumario administrativo que inició en noviembre de 2013 y solicitará a la Junta Departamental de Montevideo la anuencia para destituir a un funcionario por la causal de "ineptitud moral para el desempeño del cargo". El 5 de septiembre de 2013 la Justicia de Cerro Largo dispuso el procesamiento con prisión de este trabajador de la División Limpieza de Montevideo por el delito de "suministro de estupefacientes".

En mayo de 2014, la ex intendenta Ana Olivera amplió el plazo de instrucción del sumario, con suspensión preventiva y retención total de haberes, hasta tanto el funcionario recobrara su "libertad ambulatoria", dado que entonces se encontraba recluido en la cárcel departamental de Cerro Largo.

Tomando en cuenta los antecedentes y el hecho de que el funcionario reconoció su participación en el delito, la Intendencia tomó finalmente la decisión de removerlo de su plantilla. Durante muchos años, al menos en entre 2001 y 2006, el funcionario gozó de un régimen de "tareas aliviadas" en la Unidad Región Este de la División Limpieza, "no pudiendo realizar tareas que demanden esfuerzos de su columna lumbar, ni permanecer mucho tiempo de pie, ni levantar pesos, ni realizar esfuerzos de flexoextensión", según una resolución de IMM. En 2007, pasó a desempeñar funciones de "atención al público y de apoyo".

Sancionado.

El intendente Martínez también aprobó ayer el inicio de tres sumarios administrativos, sin suspensión preventiva, a dos funcionarios del Centro Comunal 11 y una funcionaria del CCZ 10 por consumir drogas durante el horario de trabajo. Según la resolución, los tres admitieron el hecho y no se pudo probar que vendieran estupefacientes.

La Unidad Sumarios sugirió la instrucción del sumario administrativo, "autorizando a realizar la denuncia penal en caso de corresponder".

El consumo de drogas entre municipales fue objeto de debate durante la pasada legislatura. En abril de 2014, los ediles de la Junta Departamental de Montevideo rechazaron la destitución de tres funcionarios con problemas de adicción a las drogas y alcohol, y reclamaron a la Intendencia un protocolo que incluyera un seguimiento a los empleados con estos problemas.

Desde la Intendencia se argumentó que los funcionarios tienen un seguro de salud y que es allí donde deben ser tratados los problemas de adicción, posición que fue respaldada por ediles de la oposición.

El entonces director del Departamento de Gestión Humana y Recursos Materiales de la IMM, Jorge Basso —hoy ministro de Salud Pública—, defendió la actuación de la comuna al pedir las destituciones. Dijo que hay "casos marginales y raros de ver" en que las dificultades imposibilitan reinsertar a los funcionarios que previamente faltaron muchos días y que "esos son los motivos por lo que se promovieron las destituciones".

Espirometrías a los funcionarios

La administración del intendente Carmelo Vidalín viene realizando de forma rutinaria controles de alcoholemia a los choferes de las distintas reparticiones municipales en la capital y el interior de Durazno. En el lanzamiento de la Semana de la Seguridad Vial, el jefe comunal duraznense dijo que "este ejemplo debe empezar por casa" y que su intendencia "está practicando espirometrías en forma diaria a los choferes y maquinistas en los horarios de cumplimiento de su función". Añadió que "hasta el momento los mismos han dado buenos resultados" y que espera "que así continúe para seguir experimentando el orgullo de ser municipal". En 2014, de 528 muertes por accidentes en todo el país, seis se registraron en Durazno. (Víctor Rodríguez).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados