DESPLIEGUE EN LA AGUADA

IMM salió a fiscalizar las motos con escape libre

Inspectores controlaron todo tipo de infracciones; en la mayoría de los casos, no llevaban chalecos.

Antes de aplicar la multa, el motociclista tiene 10 días para arreglar el caño de escape. Foto: Ariel Colmegna
Antes de multar, el motociclista tiene 10 días para arreglar el caño de escape. Foto: Ariel Colmegna

A un costado de la calle, en la rotonda de General Flores y Batlle y Ordóñez, un grupo de inspectores estaba apostado en la mañana de ayer. El objetivo: controlar si los motociclistas llevaban casco, si tenían las luces encendidas, libreta de conducir y de propiedad y si llevaban chalecos reflectivos. Algunos de los funcionarios, además, sostenían en su mano un sonómetro para controlar que los ruidos de las motos no superaran los decibeles permitidos.

Mariela Baute, directora de Tránsito de la IMM, que estuvo presente durante el procedimiento, sostuvo que "fueron pocos" los casos de birrodados que superaban el límite de los 100 decibeles. "Cuando constatamos esa infracción, lo que hacemos, antes de ponerle una multa, es darle al conductor un plazo de 10 días para que se presente en la Intendencia con el caño de escape reparado. Si no lo hace, se le aplica la multa que es de 10 Unidades Reajustables ($ 10.200)". En caso de que en otro procedimiento se detecte que ese vehículo está en las mismas condiciones o no hizo la reparación, directamente se le retira la moto.

Según explicó Baute, el mayor número de denuncias por ruidos molestos de motos se dan en la noche o en la madrugada, cuando no hay casi sonidos en las calles. "Muchas veces sucede que tomamos la medición del ruido y no superan los 100 decibeles, pero igual molesta el escape por el silencio que hay en las calles, aunque nosotros no podemos sancionar si no se sobrepasa ese nivel", dijo.

Los chalecos.

A media hora de haber comenzado el operativo, cada uno de los ocho inspectores había detenido a más de 10 motociclistas. Ninguno se negó ante la seña de los agentes. Primero les solicitaban los documentos, los cotejaban con las matrículas y luego se les preguntaba: "¿Y el chaleco reflector?".

La mayoría intentaba dar una excusa para zafar del momento: decían que se lo habían robado hacía poco, que se les había caído por la calle o que se lo habían olvidado.

Cuando el inspector se dirigía hasta una caja que tenían en la vereda y agarraba un chaleco para entregárselo de manera gratuita, y procedía a darle una pequeña charla sobre la importancia de llevarlo puesto, los motociclistas se sinceraban y admitían que nunca habían comprado el chaleco o no sabían que era obligatorio utilizarlo.

"A pesar de que todo el año pasado trabajamos este tema, hemos visto mucha gente sin el chaleco reflectivo", dijo Baute. Y agregó: "Lo que buscamos es su seguridad y la del resto ya que una persona que usa chaleco es 17 veces más visible que una que no lo usa".

Deliveries.

Otra de las denuncias que recibe comunmente la IMM es sobre los deliveries que en muchas ocasiones cometen infracciones: pasan con luz roja, no utilizan todos los sistemas de protección exigidos y circulan a altas velocidades. Baute explicó que la Unasev está trabajando "directamente con ellos", realizando cursos de capacitación.

"Los tienen identificados y saben cuáles son las empresas que los han contratado, pero lo que tiene ese trabajo es que no es permanente: hoy una persona es delivery y mañana no, por lo que es difícil tenerlos controlados", sostuvo.

"Nosotros criticamos mucho a los motociclistas pero también nos quejamos cuando la comida llega tarde o fría. Yo estoy segura de que ninguno de nosotros cuando llega la comida con un delivery nos fijamos si tiene casco o si tiene chaleco. Nos molestan, pero al mismo tiempo los necesitamos", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)