Una imagen difícil de revertir

IMM pretende recaudar 50% más por multas de tránsito

La oposición critica el “afán recaudador” y el perjuicio para los inspectores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Edil blanco Diego Rodríguez advierte que la medida perjudica la relación entre inspectores y la gente.

El proyecto de Presupuesto Quinquenal de la Intendencia de Montevideo, que se encuentra a estudio de la Junta Departamental, plantea como objetivo de la administración incrementar la recaudación por multas de tránsito. En los últimos años, la IMM ha obtenido por infracciones vehiculares cifras que rondan los US$ 10 millones. La previsión de la administración Martínez es aplicar en este año un 50% más de multas que en 2015, según se desprende de la sección "Objetivos y Metas" del nuevo Presupuesto.

Para el edil nacionalista Diego Rodríguez Salomón, esto "es para llegar al famoso déficit cero que prometió el intendente Daniel Martínez a poco de asumir al frente de una intendencia quebrada. Esta promesa de campaña la hace a costa de todos los contribuyentes. La Intendencia no ha hecho absolutamente nada más que pedir préstamos millonarios y deja establecido claramente que el próximo presupuesto es netamente recaudador. No lo digo yo, está expresado en el texto del Presupuesto Quinquenal".

"Esto, después, genera un rechazo de la gente hacia los inspectores de Tránsito. Y la culpa no es de ellos, es de la administración que los obliga a salir a fiscalizar y a matar a los conductores, porque la meta es aumentar 50% las multas con respecto a la anterior administración. Esto es recaudación dura y pareja. Y obviamente que de esto en campaña electoral, el intendente no habló", agregó el legislador.

El edil del sector "Aire Fresco" señaló que en la comparecencia del director de Tránsito de la IMM, Pablo Ferrer, a la Junta Departamental, se habló de la figura del "usuario responsable" como objetivo.

"Obviamente acá no están enfocados al usuario responsable, porque no están enseñando, sino que están multando. Esto es recaudación dura y pareja. Y obviamente que de esto en campaña electoral el intendente no habló", se quejó Rodríguez. Y agregó: "Siguiendo este ritmo de 150% de recaudación por multas en un año, la Intendencia habrá aumentado un 250% en 2020 con respecto al año 2015. Es un disparate".

La visión de la IMM.

Por su parte, el director Pablo Ferrer señaló que la fiscalización de las infracciones de tránsito "lamentablemente está muy por debajo de lo deseable".

El jerarca entiende que asegurar un mayor cumplimento de la normativa obliga a incrementar la cantidad de sanciones a los conductores.

Ferrer dijo que esto es imprescindible para mejorar la circulación en la ciudad y admitió que con la creación del Centro de Movilidad, que ya fue licitado, habrá un aumento de la vigilancia (por cámaras) y por tanto de la cantidad de infracciones que se constaten.

El director explicó que "la realidad es que las infracciones de tránsito son muy numerosas y la capacidad de fiscalización viene bastante rezagada. El principal problema que hoy tenemos es que estamos frente a una situación en la cual la sensación de fiscalización es baja. Yo diría que ese es el principal motivo por el cual se cometen más infracciones".

"Me animo a decir que no hay ningún conductor que no cometa al menos una infracción de tránsito cotidianamente; y en eso involucro a todos los que estamos acá. Eso creo que es grave. Entonces, el tema no es que sancionemos: el tema es que las infracciones no existan. No hay nada que deseemos más que llegar a multas cero. Seguramente, para llegar a multas cero tengamos que aplicar millones de multas en el camino", comentó el director.

El jerarca aseguró, de todos modos, que no se trata de "un objetivo de la División Recursos Financieros", sino "de la División Tránsito", desestimando la acusación de que la medida persigue un afán recaudador.

"Esperamos avanzar en cuanto a que la sensación de la fiscalización se incremente y eso ayude a que el respeto de la normativa sea mayor", dijo el jerarca, quien considera que existe "una situación de alarma respecto al bajo cumplimiento de las normas de tránsito".

"Como un policía".

En tanto, la directora de Movilidad Urbana de la comuna, Beatriz Tabacco consideró que el inspector está para sancionar cuando una norma de tránsito no se cumple. "Creo que la función del inspector no es muy distinta a la del policía: el policía no está para educarnos en portarnos bien, está para llevarnos presos si nos portamos mal". Sostuvo.

De todos modos, Tabacco recordó que la IMM tiene, desde hace años, un programa de educación vial para niños.

Agresiones a inspectores que hacen la fiscalización.

La semana pasada, Adeom emitió un comunicado en el que señala que en los últimos meses se dio "una sucesión de hechos de violencia" contra los inspectores de la Intendencia.

"No pretendemos caerle simpáticos a todo el mundo, sabemos que la naturaleza de nuestra tarea hace que esto sea casi imposible, pero muchas veces nos encontramos con reacciones que van más allá de un simple disgusto o un intercambio de puntos de vista", señalan los inspectores en el comunicado de Adeom.

Inspectores denuncian falta de controles a los taxistas.

El presidente del Comité de Base de Inspectores de Tránsito de Adeom, Daniel Siri, indicó que "no se está haciendo casi ningún control" de los vehículos con taxímetro por parte de la Intendencia de Montevideo.

En el programa "No toquen nada" de Océano FM, Siri agregó la pasada semana que se hizo un planteo a la dirección de Tránsito de la comuna para que se mejore el servicio que ya existe, que se revise si todos los taxímetros están en condiciones, si tienen cinturones de seguridad adecuados y las tarifas vigentes.

Según el dirigente sindical, en la actualidad los inspectores de tránsito están limitados a controles de ese tipo durante eventos masivos, cortes de calles y puntos en donde van a instalarse cámaras de vigilancia.

Siri comentó además que los controles y la fiscalización de taxímetros y del transporte escolar se llevan a cabo apenas de manera esporádica. Consultado en la noche de ayer por El País acerca de si las omisiones también alcanzaban a remises y ambulancias, Daniel Siri explicó que no puede hacer más declaraciones a propósito del tema. Los sindicalistas que integran el Comité no lo facultaron para continuar hablando con los medios de comunicación. Decidieron además que sea el director de Tránsito de la Intendencia, Pablo Ferrer, quien se expida sobre el problema planteado.

Este jerarca comunal había dicho en la misma emisora de radio que se cumple con inspecciones anuales obligatorias de las plantas de fabricación habilitadas y de todos los vehículos que circulan. El servicio encargado de ese contralor también verifica que el taximetrista presente la documentación requerida, es decir: la libreta profesional y el registro en el BPS. El director de Transporte, Máximo Oleaurre, dijo a El Observador que se prevé aumentar las penas a los taximetristas que no se presenten a las inspecciones obligatorias anuales y será posible disponer la suspensión o caducidad de los permisos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados